La administración Electrónica obliga a todos los pueblos a tener internet a finales de año
14/04/2009
Los ayuntamientos deberán ofertar diversos servicios a través de su página web

Fuente:   www.lasprovincias.es   Fecha:  14.04.2009

Todos los municipios de la provincia de Castellón, por alejados que estén, deberán disponer de internet antes de que acabe el año. La ley obliga a los ayuntamientos a habilitar lo que se conoce como 'Carpeta Ciudadana', un servicio a través del cual cualquier vecino podrá gestionar la documentación municipal a través de la red.

 Los municipios del interior de Castellón están preparados para subirse al carro de las nuevas tecnologías. El diputado de Bienestar Social, Rubén Ibáñez, aseguró que "casi el 100% de los pueblos, de facto prácticamente todos, tienen internet. Quedan algunas pedanías pero ya les estamos informando para que puedan ponerse al día".

"La administración electrónica es un proyecto ambicioso de modernización que está a punto de iniciarse. Para ello será necesario que todos los municipios tengan lo mismo", comentó Ibáñez.

Parte del mérito de que las poblaciones más alejadas de la provincia ya dispongan de un servidor fue el programa Internet Rural, fruto de un convenio firmado en noviembre de 2003 entre el Gobierno y la Diputación de Castellón. El programa se puso en marcha en 2004 y estuvo funcionando hasta 2007. En el momento de la rúbrica, un total de 60 municipios decidieron sumarse a la banda ancha, quedándose fuera 24 poblaciones "por propia voluntad", manifestó Ibáñez.

A esos 60 municipios que se adscribieron a Internet Rural hay que sumarle las 51 localidades que ya contaban con ADSL. Entre ambas sumaban el 82,2% de los municipios de la provincia.

"Se trata de un programa muy bueno que vertebra toda la provincia a través de las nuevas tecnologías. Son las autopistas para los pueblos de interior", comentó Ibáñez.

Desde 2008 la Diputación asume en solitario los gastos de los 60 telecentros que formaban parte del programa y aquellos que se han sumado a la oferta con posterioridad.

Los más reticentes a disponer de internet tendrán que claudicar porque para 2010 todos los ayuntamientos deberán ofertar a través de su página web una serie de servicios como datos de empadronamiento, recibos tributarios, datos personales, calendario fiscal y otra serie de consultas útiles para el ciudadano del siglo XXI.