Ciudadanos 2.0. By Rafael Chamorro
Ya he comentado que creo que lo más interesante que está pasando en la Administración Electrónica en los últimos años es la discusión que sobre la misma se produce en la blogosfera. Y no quiero ser injusto, tengo muchos compañeros y amigos en los tres niveles de Administración y muchos en empresas privadas trabajando para el sector público.

Me consta el enorme esfuerzo y trabajo que se está haciendo en la AEAT, en la Seguridad Social, en el Catastro, en el Ministerio de Fomento, en Sanidad, en Agricultura, etc. Igualmente se están haciendo cosas exgtraordinariamente interesantes en la Junta de Andalucía, en Extremadura, en la Comunidad Valenciana, en el Gobierno Vasco, en el Ayuntamiento de Madrid, y en otros más pequeños como el de Jun, el de Hospitalet, etc.

Y por citar algunas empresas que trabajan mucho con la Administración, se pueden resaltar excelentes proyectos realizados por Everis como CIRCE, otros hechos por Indra, Accenture, Getronics, T-Systems etc.. y también por empresas más pequeñas pero con un alto grado de profesionalidad como Renacimiento, Doc on Time, Garben... Y no nos olvidemos del papel de las Asociaciones, como la AEC, la AUI, ASTIC, etc.

Yo mismo he sido Subdirector de Tecnologías en el Ministerio de Fomento dos años y medio y gracias a muchos estupendos profesionales de la Subdirección y las empresas que nos han apoyado, se están realizando proyectos de los que estoy muy orgulloso, aunque algunos todavía les falte un amplio recorrido para poder terminarse (contratación electrónica, factura electrónica, geoposicionamiento, mapas de carretera por Internet, nuevo web, movilización de programas, correo electrónico corporativo, etc.)

Hay literalmente miles de personas intentando hacer una Administración mejor y muchos de ellos dejándose sus mejores años profesionales analizando problemas, proponiendo ideas e intentado sacar proyectos adelante. Internamente gracias a los funcionarios y laborales, y por fuera gracias a las empresas, muchos de cuyos trabajadores tienen auténtica ilusión por mejorar la Administración. Entre los primeros lectores de este blog se han encontrado desde siempre amigos y compañeros que trabajan en la empresa privada pero que sienten que la mejora de la Administración es un reto al que quieren contribuir.

Sin embargo, a pesar de lo anterior, hay una serie de problemas que ni los funcionarios ni las empresas privadas pueden solucionar. Y estos problemas están perfectamente estudiados y trasmitidos a los políticos que sucesivamente pasan por los puestos claves para poder solucionarlos. No son problemas fáciles, hace falta mucha energía y decicación para resolverlos. Y sobre todo no dan brillo, poca gente aparecerá en el periódico por decir que ha mejorardo la coordinación interna en un Ministerio.

Estos problemas, que no por enunciarlos se resuelven son conocidos, como la excesiva burocratización; el exceso de personal con poca formación y motivación en la plantilla (casi nunca por culpa del propio funcionariado, que ha visto como durante años ha sido tratado con poco respeto); la falta de procedimientos modernos; el anteponer las leyes al beneficio común; la lentitud; la falta de carrera profesional. Y desde el punto de vista meramente técnico: la falta de procedimientos comunes, de estándares; la no reutilización del software creado; la falta de visibilidad en el escalafón de la informática; la excesiva dependencia de terceros; la baja formación de los directivos en nuevas tecnologías, etc. .

Todos estos problemas, que he enunciado sólo como ejemplos y no de forma exhaustiva, provocan que toda la ilusión y el trabajo realizado, que es mucho en ambos aspectos, no consigan transformar la Administración, sólo ir poniendo parches y avanzando a trompicones. Porque los que tienen que cambiar la Administración, sólo tienen cuatro años para hacerlo (el tiempo entre elecciones) y el cortoplazismo se imponen. Prefieren aprobar una Ley diciendo que todo se hará a hacerlo realmente. Y no porque no sean bienintencionados, que lo son en general, sino porque hace francamente un esfuerzo muy importante para modernizar la Administración y cambiarla, y en general ese trabajo puede provocar muchos problemas, quebraderos de cabeza y puede conseguir que se aparezca en el periódico, pero con tintes negativos. Porque se teme al fracaso y se prefiere el brillo de los premios, las reformas de forma y no de fondo y el esquivar los problemas en lugar de resolverlos.

Por eso creo que son tan importantes las aportaciones de la blogosfera pública, ya muy numerosa, porque aunque parece que nadie nos escucha no es así. Al hacer una búsqueda en Google sobre eGovernment, Administración Electrónica, MAP, Tecnimap, modernizacón administrativa, etc. aparecen cada vez más las opiniones de funcionarios, laborales, estudiosos del tema, directivos interesados en la modernización de la Administración y esto provocará más tarde o más temprano que ya no se puedan esquivar los problemas. Al hacer balance de la legislatura se verá que por supuesto ha habido brillos, pero también muchas sombras: muchos problemas siguen igual y algunos se han agravado innecesariamente, como la falta de confianza en las leyes que da modificarlas para legislar para una persona en concreto (cambiar los decretos de estructura de los Ministerios para nombrar a alguien determinado). Y no sólo eso, ahora ya es muy fácil que cualquiera busque lo que prometió Jordi Sevilla en el Tecnimap de Murcia a través del Plan Conecta y compruebe 3 años más tarde que es lo que se ha realizado o sigue igual. Y por no insistir con este Gobierno, que por supuesto ha tenido también muchos aciertos, lo mismo se podría decir el Plan de Choque sobre Administración Electrónica presentado por el PP en mayo de 2003. Si no se han cumplido totalmente ni uno ni otro no ha sido porque no se haya puesto voluntad para hacerlo, es porque hay problemas de base que nadie ha querido arreglar. Y por eso es importante que cada vez haya más personas que debatan, aporten ideas como las 1001 de Própolis y Carlos Guadián, que dediquen su tiempo a reflexionar sobre la mejora de las Administraciones o que simplemente tengan algo que aportar.

Cada vez será más difícil que los politicos intenten hacer lo fácil y esquivar lo difícil. Porque afortunadamente los ciudadanos ahora podemos ayudarles, aportando ideas, pero también recordarles de manera directa que los compromisos son para cumplirlos, no para aparecer en prensa, y que no será aceptable que los problemas parezcan arreglados mediante su mero enunciado. Hay que hacer lo que da brillo, pero también arreglar los problemas. Entre todos podemos y los políticos deberían tener unos excelentes aliados en los trabajores públicos, no compitiendo por su espacio, y en los ciudadanos. Por eso, creo que la blogosfera pública, está empezando a tener la capacidad de poder empezar a cambiar las cosas para mejorarlas.

11 comentarios:

Carlos Guadián dijo...

Rafa totalmente de acuerdo con que cada vez más la blogosfera pública empieza a tener capacidad de poder incidir en que algunas cosas cambien ya que cada vez más, tal como dices, somos más los que discutimos, hablamos, aportamos, leemos e intentamos mejorar lo público. Espero sinceramente que seamos muchos más y que realmente todo vaya por buen camino.

Saludos,

10:29 AM  
ocortes dijo...

Un post largo pero muy acertado. Efectivamente yo también creo que cada vez somos más los que estamos por la labor de mejorar lo público como forma de prestar un mejor servicio a los ciudadanos. Como todo en nuestro sector será un proceso lento, muy lento, y muy incremental pero el camino ya se ha iniciado.

12:54 PM  
bang dijo...

La administración en la que trabajo dispone de un plan formativo con un área de nuevas tecnologías.
He presentado una propuesta de curso sobre Web 2.0 pero la comisión sindicatos-empresa que valora las propuestas ha decidido que es demasiado 'etérea'... Gracias por confirmarme que no es así y por animarme a que, dentro de unos años, cuando hablemos de Web 3.0, pueda por fin presentar el curso sobre la 'versión' anterior.

12:57 PM  
Anónimo dijo...

bang, el problema es que muchas veces quien manda en la organización no tiene claras cuáles deberían ser las prioridades para mejorar la gestión y, en consecuencia, mucho menos aún les preocupa la formación necesaria para "ver más allá de los expedientes del día a día". Si se quiere realmente afrontar los retos que plantean las TIC para la modernización administrativa los primeros que deberían formarse son los directivos, muchas veces anclados en pautas y hábitos decimonónicos.

5:50 PM  
Anónimo dijo...

Hay un par de afirmaciones en tu larga (pero muy interesante) reflexión relacionadas con el papel del Derecho que, dada mi condición de jurista, no puedo dejar de comentar:

- "el anteponer las leyes al beneficio común"

En un Estado de Derecho el beneficio común sólo se puede conseguir dentro de la Ley, de manera que si la Ley es la que falla entonces lo que procede es cambiarla. El problema, desde mi punto de vista, es el excesivo conformismo que los estudiosos de los aspectos jurídicos de la e-Administración han mostrado. Más aún: a veces las garantías jurídicas existen, pero NO SE CUMPLEN, de manera que son simplemente papel mojado. Pero no porque sean difíciles de cumplir sino, simplemente, porque se desconocen o, lo que es peor, se desprecian.

- "Prefieren aprobar una Ley diciendo que todo se hará a hacerlo realmente". Ciertamente, es una gran verdad. De hecho, la Ley 11/2007 ha criticado en su preámbulo que la Ley de Procedimiento Administrativo de 1992 era el problema que dificultaba el desarrollo de la e-Administración en España. ¡Eso no es verdad, más bien es una mentira colosal! El problema es que, como bien indicas, no ha habido voluntad por hacer cosas serias, salvo excepciones. Más aún, en mi opinión la Ley 11/2007 no ha aprovechado las posibilidades que a estos efectos ofrece la tecnología y ha consagrado un modelo administrativo esencialmente "burocrático" pero, eso sí, de corte tecnológico: ¿dónde están en esta Ley la transparencia, la participación, la personalización de los servicios...? Pues sólo entre los principios generales, pero no en la regulación que se ha introducido.

En todo caso, sí hay algo muy positivo en la nueva Ley: que al reconocer derechos, luego se pueden exigir, aunque sólo para la Administración del Estado, ya que el legislador ha sido tan timorato que luego ha abierto una puerta a las CCAA y los Municipios (sobre todo a los grandes) para justificar que no se cumple la Ley por razones presupuestarias.

En fin, que para este viaje no hacían falta estas alforjas...

6:31 PM  
Rafael Chamorro dijo...

Para aclarar lo que quiero decir en lo de anteponer las leyes, es que parace que lo más importante es hacer una ley, no el resultado de la misma. Está sin duda mal explicado por mi parte. Es la creencia que al hacer una Ley el problema queda arreglado. Asi paso con la LSSI y vuelve a pasar con la Ley de Administración Electrónica.

8:54 PM  
Rutilio Alonso dijo...

Rafael,

No hemos compartido una vision comun en estos ultimso post, pero este. Bufff, es muy bueno, solo quiero dejar mi firma y darte las gracias por el tiempo que has dedicado a escribirlo.

10:44 PM  
Iñaki Ortiz dijo...

Rafael, cuando te pones la bordas. Por mi parte, dos orejas, rabo y vuelta al ruedo. Y que Dios te oiga eso de que: "la blogosfera pública, está empezando a tener la capacidad de poder empezar a cambiar las cosas para mejorarlas".

12:13 AM  
Félix Serrano dijo...

Sobre la posible influencia de la blogosfera, estoy totalmente de acuerdo, pues aporta un elemento de transversalidad y de debate que ha faltado mayormente en las AAPP. Hacen falta ideas nuevas y nuevas formas de aportar ideas.

Es un nuevo camino, junto con otros, de abordar el servicio público, aunque todavía estamos empezando.

"el anteponer las leyes al beneficio común"...

Mi opinión es que "se utilizan las leyes como excusa para no buscar el beneficio común".

En mi experiencia muchas veces se hace uso de la interpretación de la ley, falseando su espíritu, no para el beneficio común sino para los intereses personales de personas o círculos de poder.

Claro que las leyes son necesarias, pero más necesario es interpretarlas en un sentido abierto y no cerrado o restrictivo, y sobre todo buscando el mayor beneficio social resultante.

12:27 AM  
Rafael Chamorro dijo...

Muchas gracias por vuestros comentarios. Estoy seguro, ya lo comentado más veces, que todo este debate generara sin duda sus frutos.

12:41 AM  
Anónimo dijo...

Sin duda, el simple hecho de que participemos en tu blog, Rafael, es indicativo de nuestro interés por tus opiniones. Precisamente, al menos en mi caso, el respeto de tus cualificadas y fundamentadas opiniones, es lo que me lleva a participar. ¡Me sumo al agradecimiento por compartir tu tiempo con nosotros! Precisamente, debo confesar que, en algún momento, he estado tentado de montar un blog, pero el esfuerzo necesario me ha echado para atrás... En fin, algún día me lo plantearé en serio.

9:28 PM  

Publicar un comentario en la entrada