La crisis impone avanzar en la Administración electrónica
21/07/2010
El sector público español cuenta con punteras herramientas tecnológicas en relación con otros países de la UE, sin embargo, su utilización aún es baja entre pymes y ciudadanos

Fuente: www.cincodias.com     Fecha: 21.07.2010

Las empresas y ciudadanos españoles cuentan ya con potentes herramientas para comunicarse a través de internet con la Administración, sin embargo, la utilización de las nuevas tecnologías debería ser mucho mayor. Esta es una de las principales conclusiones del debate que organizó ayer CincoDías.com y T-Systems sobre el desarrollo de la e-Administración.

El encuentro, que pudo seguirse a través de la página web de este periódico, pivotó sobre la crisis económica y sus efectos sobre la llamada Administración electrónica. Todos los participantes coincidieron en que el deterioro económico evidencia aún más si cabe la necesidad de extender el uso de las nuevas tecnologías en la relación entre ciudadanos y empresas con el sector público. "La Administración electrónica no sólo supone más eficiencia sino también una reducción de las cargas burocráticas", apuntó el director general para el Impulso de la Administración Electrónica, Fernando de Pablo.

Sin embargo, ahora el reto pasa por ofrecer mejores servicios tecnológicos en todos los eslabones del sector público en un entorno de caída de los ingresos tributarios y de recortes presupuestarios. "Para hacer más o lo mismo con menos se debe elevar la eficiencia", opina Joan Monrabà, director general de Sector Público y Sanidad para España y Portugal de T-Systems, quien considera que aún existe un importante margen de mejora. "La calidad de un país se mide por la calidad de su Administración Pública", sentencia.

La voz más crítica durante el debate fue la de María Josefa Montejo, asesora de Cotec: "En España hay 17 millones de ciudadanos que tienen el DNI electrónico, ¿y quién lo está utilizando? Resulta que no saben para qué usarlo. Y cuando lo saben requieren de un ordenador, internet y un cacharrito para aprovechar el DNI electrónico", denunció. Montejo defiende que una de las principales obligaciones del sector público pasa por realizar una "labor evangelizadora" para ayudar a los ciudadanos a utilizar las nuevas tecnologías.

Las utilidades del DNI electrónico monopolizó buena parte del debate. "La e-Administración es una revolución silenciosa. Hay procedimientos que son más impermeables y que tardan más", aseguró Cristina Pérez, directora general de Función Pública, quien resaltó que "ante la crisis, la utilización de nuevas tecnologías entre la administración y el sector privado es una prioridad".

Sebastián Muriel, director General de Red.es, incidió en que el DNI electrónico es una herramienta ideada a largo plazo y explicó que Alemania no empezará a utilizarlo hasta noviembre. Mientras que en Estados Unidos o Rusia no tienen ni tan siquiera DNI. De Pablo recordó que la empresa española Indra será una de las seis multinacionales que implantará en Chile una nueva cédula de identidad y el pasaporte electrónico.

En cualquier caso, los participantes del debate convergieron en que la utilización de las nuevas tecnologías en las gestiones administrativas aún es baja. Sin embargo, el director general de Impulso a la Administración Electrónica avanzó que 90.000 contribuyentes recurrieron este año al DNI electrónico para presentar su declaración de la renta. Si bien la cifra es relativamente pequeña -se presentaron más de 18 millones de declaraciones- es diez veces mayor a la registrada en el ejercicio anterior.

Menos trámites burocráticos

Actualmente, el DNI electrónico permite realizar trámites burocráticos a través de internet sin necesidad de desplazarse a ningún organismo público ni de realizar las típicas y engorrosas colas. La utilización de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) no sólo supone un ahorro en tiempo sino también en dinero. "En los programas de reducción de cargas administrativas, buena parte tiene un componente tecnológico y de administración electrónica. El desarrollo de esas medidas supondría un ahorro de 10.000 millones de euros", apuntó Fernando de Pablo.

La cuota de utilización de las nuevas tecnologías por parte de las grandes empresas españolas para relacionarse con la Administración es altísima y se equipara a países punteros en este ámbito como Finlandia. Sin embargo, es cierto que la legislación obliga a menudo a las empresas con una gran cifra de negocio a relacionarse sólo por vía telemática con organismos como la Agencia Tributaria. "En el caso de las pymes hay un amplio campo de mejora", apunta De Pablo, quien defiende que la Administración Pública debe recurrir a un "marketing activo". Montejo, de Cotec, hace un planteamiento mucho más ambicioso: "A mí me gustaría que la Administración fuera como Apple, que cuando saca el iPod ya se forman colas en las puertas de las tiendas". Y, en la misma línea que De Pablo, Montejo sostiene que el marketing "no debe ser horizontal" y debe realizarse de forma segmentada, dirigiéndose al colectivo de ciudadanos que se pretende que utilicen una determinada herramienta electrónica.

Joan Monrabà puso como ejemplo de éxito a la Agencia Tributaria como organismo proactivo. Un ejemplo de ello es el borrador de la renta, donde es la administración quien envía los datos al ciudadano y éstos o bien lo confirman o lo modifican. El director general de Sector Público y Sanidad para España y Portugal de T-Systems reclamó que sea el sector público el que se comprometa a informar al ciudadano. Así, por ejemplo, si un administración aprueba una subvención para familias numerosas, Monrabà considera que debe ser el sector público quien informe a los beneficiarios. Para el directivo de T-Systems, las políticas futuras que se adopten deben tener claro que "las TIC no son un fin en sí mismo sino un medio para facilitar la vida a las empresas". Y, en el caso de los ciudadanos, la e-Administración debe dar respuesta a hechos cotidianos, desde ir a la universidad, hasta denunciar el robo de la cartera o agilizar los pasos a seguir para cobrar una pensión o la prestación por desempleo. Si bien los participantes apuntaron que existen muchos ámbitos de mejora, Sebastián Muriel, de Red.es defendió que "el compromiso del Gobierno de España en el desarrollo de la TIC es absoluto" y recordó que en los últimos seis meses de presidencia europea, España ha sacado adelante la estrategia de granada, que marca las bases para avanzar hacia una Europa digital. De Pablo, por su parte, apuntó que el próximo campo de batalla será facilitar los trámites administrativos a nivel europeo.

Muriel incidió en que el último Consejo de Ministros aprobó el Plan Avanza 2, que establece los objetivos hasta 2015 en nuevas tecnologías. Uno de las prioridades pasa por lograr una "Administración sin papeles" en los próximos cinco años. Además, se abre la puerta al desarrollo de la TIC verdes, es decir, poner en marcha nuevas tecnologías que, además de suponer un menor coste en términos de tiempo y dinero también impliquen un ahorro energético.

Cuatro millones de kilos menos de papel

De Pablo, para ilustrar la importancia de la utilización de medidas ofreció datos del efecto de publicar el BOE, en formato exclusivamente electrónico. Desde 2008, cuando se editó el último BOE en papel, "se ha logrado un ahorro de 2.000 millones de hojas al año y de cuatro millones de kilos de papel".

Con todo, los contertulios apuntaron que debe mejorarse la formación de los funcionarios en el ámbito de la TIC. Cristina Pérez, directora general de Función Pública, a respuesta de un lector que envió una pregunta a través de la web, aseguró que el Gobierno ofrece ayudas y cursos para formar a los empleados públicos que trabajan en ayuntamientos. Montejo elogió el trabajo que realiza la Asociación Profesional del Cuerpo Superior de Sistemas y Tecnologías de la Información de la Administración del Estado para formar al resto de funcionarios.

Los ayuntamientos, el eslabón débil

Si bien existe cierto consenso en que la Administración General del Estado goza de herramientas tecnológicas de primer orden para agilizar los trámites burocráticos, la situación de los entes territoriales levanta más dudas. En este sentido, los ayuntamientos representan el eslabón más débil. El director general de Impulso a la Administración Electrónica, Fernando de Pablo, reconoció que el Gobierno tiene una gran responsabilidad en extender las nuevas tecnologías en el ámbito local. De hecho, apuntó que es en los pueblos pequeños donde más sentido tiene desarrollar e incentivar el uso de las TIC. "La Administración General del Estado debe dar soporte a los pequeños ayuntamientos que no tienen ni tecnología, ni presupuesto ni recursos humanos adeudados para impulsar la e-Administración", señaló De Pablo.

María Josefa Montejo, asesora de Cotec, considera "fundamental la coordinación entre las distintas comunidades autónomas". No sólo para ganar en eficiencia sino también para alcanzar economías de escala que permiten reducir costes.

La directora general de Función Pública, Cristina Pérez, señaló que el "si bien España es un Estado complejo, al ciudadano le debe resultar irrelevante dirigirse a una u otra administración". En este sentido, Joan Monrabà, director general de Sector Público y Sanidad para España y Portugal de T-Systems, defendió que el "límite competencial" de cada administración no debe restar eficiencia en el impulso de los servicios ligados a las nuevas tecnologías de la información.

Sebastián Muriel, director general de Red.es, puso como ejemplo de éxito el sistema sanitario español. A pesar de que hay 17 comunidades con las competencias transferidas, "cualquier persona puede moverse por todo el país y tener acceso a su historial clínico electrónico".

Monrabà, si bien reconoció que el conjunto de Administraciones Públicas han mejorado mucho, defendió que existe margen para elevar la eficiencia. Por ejemplo, "eliminado duplicidades que suponen un gasto superfluo".