La factura electrónica ahorraría a las pymes entre 6 y 10 euros por documento, según Datisa
07/05/2013
Datisa, compañía española especializada en el desarrollo y comercialización de software ERP, ha puesto de relieve que el coste de emitir una factura en papel, sumando el sello, el sobre, el papel timbrado, la tinta, el tóner, el tiempo que dedica la persona que debe hacer estas tareas, etc. asciende a 3,50 euros, mientras que el coste de la emisión de una factura electrónica rondaría los 0,15 euros.

Fuente:  http://www.rrhhpress.com 

Además, según Datisa, recibir una factura impresa también es significativamente más caro que hacerlo en formato digital. Según este fabricante español de ERP, recibir la factura convencional, gestionarla, teclear la información que contiene, validarla, etc. implica unos costes de aproximadamente 7,88 euros, mientras que el coste de la efactura es escasamente de 0,02 euros, que, seguramente, será lo que se le abone al proveedor.

Por otra parte, pocas empresas se plantean que, para que los ahorros derivados de la utilización de la factura electrónica alcancen un volumen crítico y repercutan realmente en la mejora de sus procesos, la expedición y recepción de las facturas digitales debe realizarse de manera integrada con su sistema de gestión, sea éste un programa financiero-contable, un programa comercial, de facturación o una herramienta ERP global.

Los beneficios van de la mano de la integración

Desde Datisa se apunta que las empresas deben tener en cuenta que las principales ventajas del uso de las facturas electrónicas vienen de su integración automática en el flujo de la gestión empresarial, de modo que los datos de las mismas puedan reaprovecharse de forma automatizada en todos los niveles de la organización, ya sea a nivel de compras, almacén, proveedores, contabilidad, tesorería, etc.

Para que dicha integración sea efectiva, hay que tener en cuenta dos aspectos. Por un lado está la emisión de facturas, donde se trata de conseguir que una vez homologado el sistema, éste sea capaz de generar la factura electrónica en lugar de la impresa, utilizando cualquiera de las normas y formatos existentes.

Por otro lado, si entre el programa de recepción de facturas electrónicas y los sistemas de gestión de la empresa no existe una integración, los datos podrían introducirse de manera manual, pero la organización ya no se estaría beneficiando de las principales ventajas de la factura electrónica en cuanto al aprovechamiento de la información.

“Lo idóneo es que los datos de la efactura puedan incorporarse automáticamente al sistema de gestión de la empresa, a través de un proceso de registro y contabilización automática de facturas, con conciliación automática de albaranes”, asegura Natalia Pomar, directora de negocio de Datisa.