Un 43% de empleados públicos de diputaciones y ayuntamientos utilizan smartphones y tablets como herramienta de trabajo
27/06/2014
Aytos, compañía española especializada en soluciones para las Administraciones Públicas, ha dado a conocer los resultados de un sondeo efectuado entre sus clientes sobre hábitos de trabajo y manejo de las nuevas tecnologías en las sedes municipales y diputaciones.

Fuente:  www.rrhhpress.com

El estudio, que contó con la participación de interventores, responsables-directores de contabilidad y responsables de informática, mayoritariamente, pone de relieve que prácticamente el 100% de los puestos de trabajo están informatizados, contando el 69,9% con ordenador de sobremesa y un 5,8% con portátil en exclusiva. Por otra parte, el 24,2% de los encuestados afirma que compatibiliza las dos opciones y dispone de ambas alternativas según sus necesidades.

Dispositivos móviles

En cuanto al empleo de smartphones y tablets como herramienta de trabajo fuera de las dependencias, un 43% reconoce usarlo habitualmente. El 69% utiliza aplicaciones específicas de movilidad y acceso remoto, mientras que el restante 31% se centra exclusivamente en las tradicionales funciones de voz.

Sobre el uso dado a los teléfonos móviles en el ámbito privado, las llamadas de teléfono constituyen el 80% de la funcionalidad utilizada. Le sigue en importancia la navegación por Internet y la gestión del correo electrónico, con más del 70% en ambos casos. La siguiente actividad más común es la toma de fotos o vídeos, con un 62%. A más distancia se encuentran el acceso a redes sociales (47,5%), la banca online (37,8%), las gestiones profesionales (31%), las compras online (12,6%) y un resto sin determinar (3,8%). Estos datos demuestran, según Aytos, la versatilidad de estos dispositivos de mano y la constante suma de nuevas aplicaciones.

Sin embargo, aunque el empleo de dispositivos específicos que facilitan la movilidad del personal y deslocalizan el puesto de trabajo está en aumento, pues permiten mantener las prestaciones y disponibilidades del trabajador en servicio, aumentando así su rendimiento, aún hay una notable brecha entre el uso de ordenadores portátiles y teléfonos inteligentes, que alcanza a la mitad de los empleados públicos del sondeo, y el incipiente de las tabletas electrónicas, que apenas llega al 17,6%. Sin embargo, las tabletas combinan lo mejor de ambos: son más ligeras que los portátiles y más potentes que los teléfonos.