Plan Avanza arranca con graves defectos, según Asociación Profesional del Cuerpo TIC de la Administración del Estado
21/02/2006
El trabajo realizado y consensuado por el sector durante el año 2005, apenas se ha aprovechado para poner en marcha el plan.
  • El plan ha arrancado sin indicadores que midan su avance, sin un control coordinado de actuaciones, y sin establecer mecanismos que permitan su constante actualización.
  • Apenas un año y medio después del comienzo de la legislatura, el Ministerio de Industria cambia al máximo responsable del plan y nombra en su lugar – a pesar del compromiso firme del Secretario de Estado de Telecomunicaciones, Francisco Ros – a una persona ajena a la carrera funcionarial, politizando un puesto que debería ser de consenso y ver garantizada su independencia del poder político.

Madrid, 20 febrero 2006.- La política llevada a cabo en los últimos diez años por los diferentes gobiernos para la promoción de la Sociedad de la Información, ha arrojado unos resultados muy preocupantes para España. El Plan Avanza, a pesar de haber sido previamente consensuado entre el sector a través del trabajo de la Oficina Técnica y de la Ponencia del CATSI, ha salido descafeinado en su borrador final y no ha previsto los mecanismos necesarios para poder realizar un seguimiento razonable del mismo. Además, temas como la necesaria coordinación entre las Administraciones Públicas y los Ministerios (Industria, Turismo y Comercio, y Administraciones Públicas), no han sido previstos en el mismo.

Las cifras hablan por sí solas: los indicadores de la Sociedad de la Información europeos muestran que, si en el año 2003 nos separaban 12 puntos de la media de la Unión Europea (UE), en el año 2005 nos separan 17 puntos. Ello significa un incremento de 5 puntos negativos en dos años. Si en la UE la media de hogares con acceso a Internet es del 53 %, en España es del 36 %, sólo delante de Grecia y Portugal. Es más, según algunas fuentes, Portugal ha adelantado ya a España.

La Administración General del Estado, y en concreto el Ministerio de Industria, es la responsable de poner en marcha y apoyar las actuaciones precisas para que nuestro país no siga estando en el furgón de cola de Europa. Pero esta situación resulta ya endémica y nuestros gobiernos parecen haberse acostumbrado a la misma sin mayor problema y sin decidida voluntad de salida.

El colectivo que agrupa a los funcionarios del Cuerpo Superior de Tecnologías y Sistemas de la Información (ASTIC) de la Administración General del Estado (AGE) ha venido denunciando estos hechos ante los sucesivos responsables políticos, ofreciendo su colaboración para intentar subsanar repetidos errores e incluso aportando soluciones concretas para paliar los déficit acumulados. No se ha obtenido una respuesta eficaz.

El gobierno del PSOE, que conocía estos hechos, ha continuado con la misma política que el gobierno del Partido Popular, y no ha sido capaz de realizar los nombramientos directivos adecuados para subsanar la situación citada.

La Dirección General para el Desarrollo de la Sociedad de la Información fue creada por el gobierno del Partido Popular en el año 2000, incluyendo competencias variopintas que van desde las ayudas de I+D+i relacionadas con la tecnología hasta la regulación de la televisión, unificando funciones hasta entonces desperdigadas en varios Ministerios. Desde su creación han ocupado el puesto cinco Directores Generales distintos. El primero de ellos tuvo que ser nombrado, dos veces, porque el Tribunal Supremo consideró que la excepción que permitía ocupar una plaza por un no funcionario era una burla a la LOFAGE. Esta ley profesionalizaba la Administración y separaba, claramente, los ámbitos políticos del funcionarial, de manera que la gestión de los servicios públicos estuviese en manos de los garantes de la independencia política: los funcionarios profesionales.

El PSOE, que siempre ha hecho bandera de lo público, y ha defendido la profesionalización de la Administración y el mérito y capacidad como forma de provisión de los puestos públicos, decidió en el año 2004 volver a exceptuar la provisión de la Direcciones Generales en algunos casos y, en virtud de ello, acaba de nombrar a una persona ajena a la función pública para el puesto de Director General de la Sociedad de la Información. El Gobierno actual considera, por tanto, que ninguno de los miles de funcionarios de las Administraciones Públicas está capacitado para el puesto y recurre a una persona ajena al funcionariado para cubrir el mismo, a pesar del compromiso en firme, en su día, del Secretario de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información, e incluso, del bajo perfil profesional del nuevo director en los temas que gestiona la Dirección General.

ASTIC es la Asociación Profesional del Cuerpo Superior de Sistemas y Tecnologías de la Información de la Administración del Estado. Sus miembros son profesionales que dirigen y gestionan las Unidades y proyectos relativos a los Sistemas de Información y las Comunicaciones de las Administraciones Públicas. Entre sus objetivos, ASTIC persigue la mejora de los servicios públicos prestados a los ciudadanos y de la Sociedad Española en general, a través del buen uso de la Tecnología. http://www.astic.es