La revolución digital en las administraciones
14/11/2013
Castilla y León apuesta por el uso de las tecnologías de la información para impulsar la gestión pública en los municipios

Fuente:  http://e-volucion.elnortedecastilla.es

Los ciudadanos y empresas son cada día más exigentes con la información ofrecida por la administración. Cada vez demandan más de los organismos públicos, niveles de atención, cercanía, agilidad y transparencia, similares a los proporcionados por el sector privado. Hace tiempo eran habituales las colas y largos tiempos de espera para la tramitación de cualquier gestión. Compulsar un documento de forma presencial requería de grandes dosis de paciencia y numerosos cambios de ventanilla. Los plazos de resolución se dilataban en el tiempo y existía una falta de indicadores e informes que hoy consideramos clave. En los años 2006-2007 dio comienzo una revolución digital en la administración de Castilla y León que ha facilitado la realización de cualquier tipo de gestión para los ciudadanos, empresas y empleados públicos.

El punto de inflexión en el concepto de la Administración Electrónica lo marcó la Ley 11/2007, que reconocía por primera vez el derecho de los ciudadanos a relacionarse con las administraciones por medios telemáticos. A partir de ese momento, las entidades públicas, independientemente de su ámbito y tamaño, están obligadas a ofrecer sus servicios y aplicaciones a través de Internet, lo cual conlleva un gran esfuerzo desde el punto de vista técnico, económico y organizativo. Por este motivo la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León puso en marcha en el año 2007 la Red de Municipios Digitales (RMD) con la intención de impulsar servicios públicos de calidad en el entorno local, focalizándose en los ciudadanos, empresas y organizaciones, mediante el uso de las Tecnologías de la Información y Comunicaciones.

Mariano Díaz Arenas, jefe del servicio de la Sociedad de la Información de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, relata así los inicios de la Red: «En el año 2006, la Consejería planteó un modelo de colaboración a nivel regional, para que las entidades locales y la Junta, estuvieran más coordinadas y fomentaran sinergias sobre temas de Sociedad de la Información, TIC, innovación y proyectos de Internet aplicados al ámbito de la Administración, con vistas a reutilizar experiencias, compartir conocimientos y promover buenas prácticas».

Los ayuntamientos de Castilla y León han aprovechado las numerosas ventajas de las TIC, para exponer su amplia oferta de servicios digitales, tales como sede electrónica, registro 'on-line', pago telemático de tributos, reserva de entradas, guías turísticas guiadas, etc… La RMD es un proyecto integrador que apoya, coordina y asesora a los consistorios en su labor de ofrecer servicios 'on-line' de calidad para ciudadanos y empresas. Gracias a esta iniciativa ya no son entidades aisladas, sino que están interconectadas entre sí y con el resto de administraciones, convirtiéndose en una ventanilla única para todo tipo de gestiones. Este proyecto cuenta ya con 33 entidades adheridas, que son las 9 diputaciones provinciales y 24 ayuntamientos de más de 7.000 habitantes, que pretenden modernizar su administración, procedimientos y relaciones con la ciudadanía y con el resto de entidades públicas.

«Se trata de un modelo en el que la Junta ha cofinanciado diversas iniciativas que los ayuntamientos han llevado a cabo, así como se impulsa una estrategia de sensibilización, formación, asesoramiento tecnológico y compartición y reutilización de buenas prácticas. En total, desde 2006 a 2013 se han financiado más 200 iniciativas, con una inversión conjunta de todas las administraciones de más de 25 millones de euros», explica Díaz Arenas.

En el año 2011, desde la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, se promovieron los sellos de certificación tecnológica que, según Díaz Arenas, servían «para reconocer a aquellas entidades locales de Castilla y León que hacían un uso de las TIC muy eficiente y que tenían una marcada estrategia basada en las tecnologías, digna de reconocimiento». Así, los ayuntamientos que destacaban por su alto nivel de innovación y de aplicación de las TIC, recibieron sellos de Oro y Plata. Las entidades que obtuvieron el máximo galardón fueron los ayuntamientos de Ponferrada y Burgos. El sello de Plata fue a parar a los ayuntamientos de Laguna de Duero, Valladolid, Arroyo de la Encomienda, Segovia, y las diputaciones de Valladolid y Soria.

El Portal de la Red de Municipios Digitales (http://www.rmd.jcyl.es/), se ha convertido en el punto de encuentro en internet, en el que se recoge toda la información relevante relacionada con la Administración Electrónica: aplicaciones, manuales, informes, bases de datos, etc. Además, existe una Oficina de Seguimiento de la Red de Municipios Digitales que coordina el entramado de administraciones adscritas al plan.

Carpetas ciudadanas y espacios wifi

A lo largo de estos años, han sido muchos los proyectos TIC llevados a cabo desde los ayuntamientos y diputaciones adheridos a la RMD. Proyectos que se pueden reagrupar en tres categorías, los relacionados con la Administración Electrónica, entre los que podemos destacar, por ejemplo, las web de entidades locales, las carpetas ciudadanas de Burgos y de la localidad de Aranda de Duero, la aplicación de pago telemático del Ayuntamiento de Valladolid (TramitAVA) o los Sistemas de Información Geográfica promovidos desde diversos consistorios.

También destacan proyectos dirigidos a la propia Gestión Municipal Interna, de protección de datos, de archivo electrónico o de gestión de expedientes. Un buen ejemplo de estos últimos es el Sistema Integrado de Gestión Municipal (SIGEM).

En cuanto a las iniciativas orientadas a la prestación de Servicios Públicos Digitales, cabría destacar las enfocadas al sector del Turismo y Ocio, como el Centro Digital de Promoción Jacobea de Belorado (en Burgos) o el Centro de Interpretación Histórica Multimedia de la Ciudad de León. También están los espacios Wi-Fi, cuyo principal exponente es el proyecto VallaWifi, en el Polígono Industrial de San Cristóbal en la capital vallisoletana.