Nace la primera guía para la apertura y reutilización de datos en administraciones locales
14/07/2017

La Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) presentó el pasado miércoles una herramienta clave para que todas las administraciones puedan impulsar la apertura de datos y su reutilización. La nueva ‘Guía de Datos Abiertos’, que se ha realizado en colaboración con ESADE y PwC España, constituye un verdadero itinerario de trabajo y está dirigida a instituciones, organismos públicos, empresas y ciudadanos interesados en cómo deben ejecutarse las políticas de datos abiertos.

Esta publicación se ha desarrollado en el marco de la Red de Entidades Locales por la Transparencia y la Participación Ciudadana, integrada en la FEMP, y está estructurada pensando sobre todo en administraciones locales de tamaño medio y grande, aunque puede servir como marco de conocimiento para otras más pequeñas.

El objetivo no es sólo ofrecer una estrategia completa sobre cómo afrontar las políticas de Open Data, sino explicar también a las administraciones sus responsabilidades en materia de transparencia y las herramientas que tienen a su disposición para realizar acciones concretas. Se trata de la primera guía de estas características y se ha realizado a partir de las experiencias puestas en común de manera desinteresada por los técnicos de los municipios integrados en la Red.

Así, la guía incluye todo el marco legal que afecta a la apertura de datos, desde normativas europeas y nacionales a ordenanzas municipales, y ofrece un mapa tipo de portal de datos abiertos, con sus componentes básicos, condiciones de uso y términos de reutilización. También profundiza en la gobernanza y sus roles, los distintos modelos de apertura de datos, el plan tecnológico necesario (herramientas, plataformas, estándares, interoperabilidad, seguridad), los sistemas de medición, los planes de formación y difusión y un extenso glosario.

Uno de los apartados más interesantes está dedicado a los conjuntos de datos mínimos que toda administración local debería ofrecer. Constituye, de alguna forma, el punto de partida y los objetivos de cualquier entidad que quiera emprender políticas de Open Data.

El capítulo no sólo enumera cuáles son estos conjuntos de datos, sino que los desarrolla y estructura. Prioriza, por ejemplo, la agenda municipal de la alcaldía y el personal directivo, las actividades y eventos, los aparcamientos públicos, la calidad del aire, el callejero oficial, el censo de locales, la deuda pública, el padrón municipal, los lugares de interés turístico, el transporte público o los puntos de conectividad wifi, entre otros.

Fuente: http://www.unblogenred.es