Cinco tendencias clave para la TI híbrida
21/06/2017
Para el año 2020, según Gartner, las políticas corporativas “sin nube” serán tan comunes como lo son hoy en día las políticas “sin Internet”. Y en este contexto, la nube híbrida se convertirá en la forma más común de consumo cloud. De hecho, la consultora establece cinco tendencias básicas en torno a este concepto.

La primera consiste precisamente en la proliferación de la nube híbrida como reconocimiento de que las organizaciones no pueden seguir evolucionando sin un enfoque cloud, por muy pequeño que sea. Esto es un indicador de que algunas cargas de trabajo son simplemente más adecuadas para un tipo de entorno que otro, y que la flexibilidad es clave. Ahora bien, eso no significa que todo estará basado en la nube, pero una buena parte, sí.

La segunda está relacionada con los contenedores, los cuales continúan ganando en importancia como parte de la estrategia de TI de cualquier empresa. De hecho, la búsqueda de flexibilidad y agilidad está impulsando su interés.

La tercera es el bloqueo de proveedores. Se trata de una preocupación de los directores de TI que necesitan la flexibilidad y el control necesarios para tomar buenas decisiones sobre dónde deben residir ciertos sistemas y datos; algo complicado si están encerrados en un solo entorno o plataforma. Un modelo híbrido con múltiples proveedores les da la capacidad de proporcionar la mejor solución para cada carga de trabajo, y una mayor posición de negociación con cada uno de ellos.

En cuarto lugar, se sitúa la necesidad de utilizar la infraestructura heredada para impulsar la adopción de la nube, no obstaculizarla. Por ejemplo, si un cliente cuenta con centros de datos antiguos, servicios gestionados o contratos que vencen en los próximos 12 a 18 meses, pueden utilizar la fecha de vencimiento como un catalizador para reconsiderar completamente la forma en que ofrecen los servicios básicos de infraestructura.

Finalmente, los presupuestos de las empresas se van encaminando hacia la nube híbrida. De hecho, cada vez las partidas se dividen más entre centros de datos tradicionales, nube pública y nube privada, con las dos últimas creciendo a medida que el segmento tradicional disminuye. En este sentido, el gasto combinado en nube privada y pública representó el 37% del gasto total en infraestructura de TI en 2016, frente al 23% en 2014, y está a punto de igualar el gasto tradicional de los centros de datos.

En la Economía de las Ideas actual, el éxito favorece las organizaciones que pueden transformar rápidamente ideas en nuevos productos o servicios. Los modelos empresariales disruptivos están triunfando y la Transformación Digital es imperativo para todo tipo de compañías (Puede comparar su Transformación Digital en este enlace). En este clima cambiante, la TI debe evolucionar para apoyar a la empresa. Las soluciones que nos permitan combinar recursos propios con recursos ofrecidos a través de proveedores de servicios serán los catalizadores que aceleren la adopción de tecnologías más agiles y flexibles para la adaptación a la demanda de la economía digital . Puedes conocer las propuestas de HPE para ayudar a las empresas a sacar partido de esta tecnología en este enlace o puedes conocer casos de uso de la nube híbrida en este enlace.

Fuente: http://hybrid-it.reimagineit.es