Europa, dos años a la zaga de EEUU en la adopción de cloud
31/05/2012
La expansión del modelo cloud computing es imparable, pero no todas las regiones se subirán a la nube al mismo tiempo.

Fuente:  www.computing.com  Fecha:  31.05.2012

Según Gartner, la legislación europea en materia de privacidad, la diversidad en los procesos de negocio de los diferentes países, la crisis del euro y una prolongada recesión colocan al Viejo Continente dos años a la zaga de EEUU en la adopción de la nube.

La expansión del modelo cloud computing es imparable, pero no todas las regiones se subirán a la nube al mismo tiempo. De acuerdo con Gartner, la legislación europea en materia de privacidad, la diversidad en los procesos de negocio de sus 44 naciones, la crisis del euro y una prolongada recesión colocan al Viejo Continente dos años a la zaga de EEUU en la adopción de la nube.

Mientras que las oportunidades asociadas al cloud computing tienen un carácter global, los riesgos del modelo adquieren un matiz especial en Europa. Así lo sugiere el vicepresidente de Gartner, Paolo Malinverno, al afirmar que “algunos de los potenciales riesgos y costes del cloud computing -fundamentalmente la seguridad, la transparencia y la integración- que son aplicables a nivel mundial, adquieren un significado diferente en Europa”.

La consultora entiende que existen cuatro grandes factores que actuarán como inhibidores de la expansión del cloud computing en Europa durante los próximos años: las diversas regulaciones en material de privacidad de los datos, la complejidad que caracteriza los procesos y la integración multiempresarial B2B, la lentitud e indeseables efectos de algunas políticas de la Unión Europa (UE) y la paralización de las inversiones derivadas de la crisis del euro.

A pesar de todo, Gartner entiende que el modelo acabará triunfando en el Viejo Continente, en primer lugar porque, como constata el vicepresidente de Gartner, David Mitchell Smith, “el interés en cloud es tan alto en Europea como lo es en cualquier otro lugar del mundo”; de forma que “estos inhibidores ciertamente ralentizarán la adopción del cloud computing en Europa, pero no la detendrán; sus potenciales beneficios son tan atractivos como fuerte es el interés en su eficiencia y agilidad”.