La nube del conocimiento
16/05/2012
¿Qué pasaría si la información pasase a almacenarse en sistemas interconectables y procesarse de forma conjunta?

 Fuente:  http://www.eleconomista.es  Fecha:  16.05.2012

Pasaríamos de la sociedad de la información a la sociedad del conocimiento.

 

Hoy en día, es difícil hablar de las Tecnologías de Información y Comunicaciones (TICs) sin verse irremediablemente obligado a entrar en el debate del cloud computing o computación en la nube. Este concepto, que supone ofrecer servicios de computación, almacenaje, aplicaciones, etc. a través de la web, no es en realidad una novedad tecnológica tan reciente. Desde los 60 se ha trabajado en su definición y desarrollo, si bien es cierto que su eclosión se debe a precursores comoSalesforceAmazon o Google, que desde principios de la primera década del siglo XXI, favorecidos por la proliferación y el aumento del ancho de banda de los accesos e internet, desarrollaron soluciones que permitían explotar las bondades del concepto. Incluso antes, sistemas de web mail como Hotmail, fundado en 1996, ya mostraban las posibilidades de la tecnología.

Aunque la aceptación de la tecnología y los servicios basados en la nube no haya llegado hasta esta década (e incluso todavía queden muchos aspectos de servicio por resolver, como privacidad, seguridad, sostenibilidad, etc.), el cloud computing supone un cambio de paradigma más en lo que respecta a la provisión de servicios que en la tecnología para ofrecerlos. Sin embargo, sí que se considera que el cloud computing es el posible precursor de un nuevo paradigma tecnológico y de servicio que supondría una revolución tecnológica sin precedentes: el pasar de almacenar información aislada a procesarla de forma conjunta para obtener conocimiento.

Hasta ahora, la información electrónica de cada empresa, entidad o persona física ha sido almacenada y procesada en sistemas totalmente independientes sin posibilidad de conexión. ¿Qué pasaría si la información pasase a almacenarse en sistemas interconectables y ésta empezase a ser procesada de forma conjunta? La respuesta es simple, pero visionaria: podríamos pasar de la sociedad de la información a la sociedad del conocimiento.

No toda la información almacenada es sensible y la que lo es sólo suele serlo en un determinado contexto. Esa información no sensible o descontextualizada, o más bien el conocimiento que pueda generarse de ella, puede ser de enorme utilidad para otros sin suponer un problema de confidencialidad o competitividad. Dejaríamos de estar limitados en el acceso al conocimiento por el acceso a la información e incluso podríamos estar hablando de pagar por el acceso al conocimiento y no por los datos. Es lo que, usando la nomenclatura habitual del Cloud Computing, podría acuñarse como el KaaS (Knowledge as a Service).

Es evidente que la tecnología no está suficientemente madura para poner en marcha este tipo de servicios, pero tampoco lo estaba en los 60 cuando se empezó a hablar del cloud computing. La nube del conocimiento comienza a desplegarse.