La guerra de ofertas reactiva el mercado de banda ancha en 2010
23/08/2010
Más velocidad de subida y de bajada, precios casi regalados para los primeros meses de contratación y extras gratis a los nuevos clientes. Las telecos de banda ancha, sobre todo las de ADSL, se han declarado una guerra a muerte para sumar más usuarios. Y el mercado ha reaccionado. Por primera vez en cuatro años, las altas han crecido en el primer semestre.

Fuente:   http://www.cincodias.com  Fecha: 23.08.2010

El mercado de banda ancha ya renqueaba en España antes de la crisis. Tras varios años de un crecimiento exponencial propio de cualquier tecnología incipiente, en 2006 llegó el frenazo y en el ejercicio siguiente, el retroceso. Desde 2007, el número de altas comenzó a caer, primero de forma ligera y luego más acelerada. El año pasado, la crisis estalló de lleno en el mundo de las conexiones a internet de alta velocidad. En el primer semestre, el número de nuevos clientes conseguido por las operadoras de cable y ADSL cayó casi a la mitad. En el acumulado del año se logró mejorar la cifra, pero aun así la bajada con respecto a las altas de 2008 superó el 33%.

Pero el nuevo ejercicio ha cambiado el escenario. Ya hay datos oficiales de la evolución en los seis primeros meses y, por primera vez en cuatro años, el número de altas ha crecido con respecto al mismo periodo del año anterior, según la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT).

Es cierto que la cifra final -446.059 nuevos usuarios de banda ancha entre enero y junio, que llevan el total a 10,2 millones de líneas- es todavía muy inferior a la lograda hace dos años, pero el crecimiento es del 37,9% con respecto al ejercicio anterior y supone el primer remonte en mucho tiempo.

La clave de este cambio de tendencia es la guerra desatada entre los operadores por robarse los clientes y captar a los que acceden por primera vez al mercado. Las ofertas para reducir las cuotas que se pagan los primeros meses son muy agresivas, como los 9,95 euros mensuales de Yacom -que luego se elevan a 19,95 euros y a los que hay que sumar la cuota de la línea- o los 12,95 euros de Jazztel. Además, estas promociones estaban limitadas antes a muy pocos meses, pero Telefónica obligó a todos a cambiar esta política al alargar sus ofertas -también muy competitivas- a doce meses.

Más velocidad

Sin embargo, los operadores ya no se quedan sólo en eso. En lo que va de año, hay varias iniciativas que han revitalizado el mercado, como los aumentos de velocidad. Por un lado, las compañías se han dado cuenta de que hay una demanda de mayor capacidad de subida, fruto de la explosión de las redes sociales. Los clientes necesitan caudal para subir a estas páginas sus fotos o sus vídeos. Tras algunas iniciativas de Jazztel en este sentido, fue Telefónica la que abrió la veda en febrero, con la elevación gratuita de la velocidad de subida a sus clientes. Poco después, Jazztel contestó con la misma medida y otras operadoras también se apuntaron.

Tampoco la velocidad de bajada quedó en el olvido. En el mercado han aparecido más modalidades que hacen olvidar ya los 20 megas. Con nuevas tecnologías, como el VDSL2 o la fibra óptica, varias compañías ofrecen ya 25, 30 o 50 megas de caudal.

Un tercer reclamo de las operadoras han sido los servicios añadidos a la contratación. Varias compañías regalan temporalmente o subvencionan la conexión a internet móvil con la contratación del ADSL. Eso supone un gancho para los clientes y, a la vez, un beneficio para la empresa en cuestión, que promociona la banda ancha móvil y permite que los usuarios se habitúen a ella y opten por contratarla cuando se termine la oferta.

El regreso al crecimiento del mercado, sin embargo, no ha afectado igual a todas las operadoras. Las grandes ganadoras son las operadoras alternativas de ADSL, sobre todo Jazztel y Vodafone. Entre las dos se han hecho con el 63,6% de los nuevos clientes en el primer semestre, casi 284.000. Telefónica, mientras, ha captado sólo el 27,5%, una cifra muy inferior a su cuota en banda ancha, lo que significa que sus rivales le van arañado mercado poco a poco. Los peor parados han sido los operadores de cable, que no suman ni 40.000 nuevos usuarios hasta junio, un 9% del total.

Jazztel, Vodafone y Orange tienen, además, otro caladero de captación de abonados. En general, son los principales receptores de los clientes que se roban a otras compañías, sobre todo a Telefónica y a Ono.

La telefonía fija y la móvil, sin signos de resurrección
La recuperación en banda ancha no ha tenido una réplica ni en la telefonía fija ni en la móvil. La primera sigue en horas bajas, aunque la buena noticia es que su evolución es menos mala que hace un año. En el primer semestre de 2009, los usuarios dieron de baja 341.043 líneas de telefonía fija, todo un récord negativo. En el mismo periodo de este año, la destrucción se limita a 28.563. Incluso algunos meses el saldo ha sido positivo. En general, son las empresas las que más han contribuido a la caída, por la desaparición de alguna de ellas o por la supresión de líneas por despidos.

En telefonía móvil, por primera vez hay una caída semestral de usuarios tras años de fuertes crecimientos. Esto se debe a que las operadoras han aprovechado para sanear sus bases de clientes y dar de baja a los muchos inactivos que seguían contabilizando.