Los hogares gastan menos que hace un año en telecomunicaciones
17/02/2012
La Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) ha publicado un informe sobre los consumos de servicios de telecomunicaciones en los hogares españoles. La conclusión es que los hogares españoles gastan menos en telecomunicaciones que un año atrás.

Fuente:   http://www.cibersur.com   Fecha: 17.2.2012

Internet ha aumentado su presencia significativamente en nuestro país en el último lustro. Según revelan los cuestionarios enviados a 3.164 casas, el 59,5% de los hogares españoles disponían de un acceso a Internet en marzo de 2011, casi el doble, 26 puntos más, que en el mismo periodo de 2006.

Aunque Internet es el servicio de telecomunicaciones que más ha crecido en los últimos años, la telefonía móvil es el que estaba más presente en los hogares en el primer trimestre de 2011, ya que se encontraba en el 91,7% de las casas. Le seguía la telefonía fija (en el 81,8%), Internet (en el citado 59,5%) y la televisión de pago (en el 21,9%).

Fue en telefonía móvil donde el gasto más se redujo, notablemente en voz. Cada familia usuario desembolsó de media 12,6€ al mes en llamadas en el segundo trimestre de 2011, un 15% menos que un año atrás, que fueron 14,8€. En el total de telefonía móvil, el gasto bajó un 5,3% hasta los 19,5€.
En el segundo trimestre de 2011, algo más de una décima parte de los clientes de contrato utilizaron servicios de internet móvil. Éstos se gastaron de media en dicho periodo 10,7€ mensuales en datos, 1,4€ más que un año antes.

El precio total del paquete de banda ancha y telefonía fija disminuyó un 7,3% respecto al año anterior, por lo que en 2011 el gasto medio por este paquete fue de 40,5€ mesuales por hogar. Dos terceras partes de esta disminución se debieron al descenso en las cuotas de los servicios empaquetados de banda ancha y voz. Si a este paquete de servicios se le añade la televisión de pago, el gasto entonces fue de 60,7€ mensuales, con una reducción del 8,2% frente al ejercicio anterior. Por otro lado, en la telefonía fija (sin contratar otro servicio adicional) el gasto total del servicio en 2011 fue de 20,9€, un euro menos que el año anterior, una caída del 5%.

Un factor determinante en la penetración de las telecomunicaciones es el número de habitantes de la población donde se encuentra una casa, principalmente en servicios que dependen de redes fijas. Por ejemplo, disponen de teléfono fijo el 93,3% de los hogares de ciudades de más de medio millón de habitantes, en cambio en poblaciones de menos de 10.000 habitantes la penetración baja hasta un 71,9%. Similar con el acceso de Internet, que va de un 67,8% a un 43,5%.

Los condicionantes sociales también son un elemento clave en el acceso a la red, ya que la penetración de Internet en los hogares de clase alta, que era del 74,2%, prácticamente doblaba a la de hogares de clase social baja y media baja. Una razón para no contratar un acceso a Internet es, para la mitad de los que no tienen este servicio, el no poseer un ordenador. Para una cuarta parte, porque es caro.
PREPAGO O CONTRATO
En la forma de pagar la factura de telefonía móvil influye notablemente la situación económica y la edad. Por ejemplo, el 23% de los trabajadores a tiempo completo tenían líneas únicamente de prepago. En cambio este tipo de líneas asciende al 40,7% entre los desempleados.

Por edades, el 75,1% de los adolescentes con móvil de entre 10 y 14 años utilizaban este método de pago. También prácticamente la mitad de los jóvenes entre 15 y 24 años y los ancianos de más de 65 años. En cambio, el uso de prepago baja hasta casi una cuarta parte entre los que tenían entre 25 y 49 años.


El servicio más minoritario de telecomunicaciones es la televisión de pago. En 2011, se encontraba en el 32,1% de los hogares de las poblaciones de entre doscientos mil y quinientos mil habitantes, que es la categoría geográfica donde más presencia tiene. En el conjunto de poblaciones, se encontraba en el 21,9%. El gasto medio de los abonados que no tenían contratado el servicio dentro de un paquete aumentó en tres euros respecto a 2010 y llegó a los 40,5 euros mensuales.

Entre los motivos esgrimidos por quienes no tenían contratado este servicio, el 73,7% respondió que tenían suficiente con la televisión gratuita, y el 33,7% que les parecía cara la televisión de pago.