El libro electrónico y los cambios que se precisan para su implantación en España
13/04/2010
Las nuevas tecnologías avanzan y con ellas ha llegado el libro electrónico del que se espera que tenga una importante penetración en España durante los años 2010 y 2011. Pero, para ello, se hace necesario introducir cambios en el actual marco legislativo para proteger las obras y los derechos de autor, además de revisar el papel de las bibliotecas y las repercusiones en el aprendizaje de los escolares. Una innovación que también conllevará cambios en el modelo de negocio editorial.

 Fuente:  www.aprendemas.com    Fecha:  13.04.2010

La llegada del libro electrónico supone un importante cambio en el sector editorial. Una transformación que ya se ha venido percibiendo a lo largo del año 2009, período en el que aumentó la edición electrónica en el 48% en España en relación al período anterior.

 

 
Este dato es una de las principales conclusiones que se recogen en el ‘Informe sobre el Libro Electrónico’, elaborado por el Grupo de Trabajo del Observatorio de la Lectura y el Libro y publicado por el Ministerio de Cultura. Un estudio que ha sido desarrollado con el fin principal de conocer el impacto que tendrá la entrada del libro en la edición digital durante los años 2010 y 2011.
 
En el caso de España, según dicho informe, se prevé que se registre un importante avance en la introducción del libro electrónico. De hecho, se estima que en 2011, un gran número de editoriales tendrán más de la mitad de su catálogo digitalizado y las novedades irán ocupando un papel cada vez más destacado dentro de la oferta digital. Una situación que también se producirá con los títulos para dispositivo lector o e-readers.
 
Asimismo, se prevé que aumente la tendencia a utilizar diversos canales de comercialización de forma simultánea, aunque se registrará un mayor peso de las ventas realizadas a través de la web de la editorial. [Ver cursos de Comercio Electrónico] También tendrá importancia en la comercialización las plataformas genéricas y las librerías. Referente a las ventas, cabe destacar que se prevé que el libro digital se comercialice a precios más bajos en el caso de que no aporte algún valor añadido en relación al libro impreso.
 
No obstante, el informe señala que, de momento, los lectores, libreros, distribuidores y editores están afrontando el cambio con cautela ante la necesidad de adaptar el actual marco legal a los nuevos requerimientos de las publicaciones digitales con el fin de ofrecer las mismas garantías que con un libro impreso en papel, sobre todo, de cara al derecho del autor a la integridad de su obra, además de tener que corregir las deficiencias actuales existentes en la difusión de obras protegidas a través de redes P2P y páginas web. Otro factor importante por el que este cambio se está haciendo con cautela es la ausencia de un modelo de negocio definido. [Ver cursos de Negocios]
 
El informe señala que la introducción de la edición electrónica está provocando la puesta en marcha de proyectos de digitalización de gran envergadura en todo el mundo, entre los que destaca el proyecto ENCLAVE Editores-BNE de España.
 
En este campo, el estudio realizado apunta también la conveniencia de que se introduzcan cambios en el marco legal para las obras huérfanas, así como el nuevo papel que tendrán que adoptar las bibliotecas entre el que figura facilitar el acceso a la información de pago y ofrecer servicios de impresión bajo demanda, entre otras posibilidades.
 
Además, el informe indica la necesidad de profundizar en el efecto sobre el aprendizaje de la lectura que pueden tener las publicaciones electrónicas, ya que es una actividad que tradicionalmente ha estado vinculada al papel y las últimas investigaciones desarrolladas señalan diferencias en los procesos de lectura y en otras actividades asociadas al libro en papel en relación con el libro electrónico.
 
Este dato es una de las principales conclusiones que se recogen en el ‘Informe sobre el Libro Electrónico’, elaborado por el Grupo de Trabajo del Observatorio de la Lectura y el Libro y publicado por el Ministerio de Cultura. Un estudio que ha sido desarrollado con el fin principal de conocer el impacto que tendrá la entrada del libro en la edición digital durante los años 2010 y 2011.
 
En el caso de España, según dicho informe, se prevé que se registre un importante avance en la introducción del libro electrónico. De hecho, se estima que en 2011, un gran número de editoriales tendrán más de la mitad de su catálogo digitalizado y las novedades irán ocupando un papel cada vez más destacado dentro de la oferta digital. Una situación que también se producirá con los títulos para dispositivo lector o e-readers.
 
Asimismo, se prevé que aumente la tendencia a utilizar diversos canales de comercialización de forma simultánea, aunque se registrará un mayor peso de las ventas realizadas a través de la web de la editorial. [Ver cursos de Comercio Electrónico] También tendrá importancia en la comercialización las plataformas genéricas y las librerías. Referente a las ventas, cabe destacar que se prevé que el libro digital se comercialice a precios más bajos en el caso de que no aporte algún valor añadido en relación al libro impreso.
 
No obstante, el informe señala que, de momento, los lectores, libreros, distribuidores y editores están afrontando el cambio con cautela ante la necesidad de adaptar el actual marco legal a los nuevos requerimientos de las publicaciones digitales con el fin de ofrecer las mismas garantías que con un libro impreso en papel, sobre todo, de cara al derecho del autor a la integridad de su obra, además de tener que corregir las deficiencias actuales existentes en la difusión de obras protegidas a través de redes P2P y páginas web. Otro factor importante por el que este cambio se está haciendo con cautela es la ausencia de un modelo de negocio definido. [Ver cursos de Negocios]
 
El informe señala que la introducción de la edición electrónica está provocando la puesta en marcha de proyectos de digitalización de gran envergadura en todo el mundo, entre los que destaca el proyecto ENCLAVE Editores-BNE de España.
 
En este campo, el estudio realizado apunta también la conveniencia de que se introduzcan cambios en el marco legal para las obras huérfanas, así como el nuevo papel que tendrán que adoptar las bibliotecas entre el que figura facilitar el acceso a la información de pago y ofrecer servicios de impresión bajo demanda, entre otras posibilidades.
 
Además, el informe indica la necesidad de profundizar en el efecto sobre el aprendizaje de la lectura que pueden tener las publicaciones electrónicas, ya que es una actividad que tradicionalmente ha estado vinculada al papel y las últimas investigaciones desarrolladas señalan diferencias en los procesos de lectura y en otras actividades asociadas al libro en papel en relación con el libro electrónico.
 
Este dato es una de las principales conclusiones que se recogen en el ‘Informe sobre el Libro Electrónico’, elaborado por el Grupo de Trabajo del Observatorio de la Lectura y el Libro y publicado por el Ministerio de Cultura. Un estudio que ha sido desarrollado con el fin principal de conocer el impacto que tendrá la entrada del libro en la edición digital durante los años 2010 y 2011.
 
En el caso de España, según dicho informe, se prevé que se registre un importante avance en la introducción del libro electrónico. De hecho, se estima que en 2011, un gran número de editoriales tendrán más de la mitad de su catálogo digitalizado y las novedades irán ocupando un papel cada vez más destacado dentro de la oferta digital. Una situación que también se producirá con los títulos para dispositivo lector o e-readers.
 
Asimismo, se prevé que aumente la tendencia a utilizar diversos canales de comercialización de forma simultánea, aunque se registrará un mayor peso de las ventas realizadas a través de la web de la editorial. [Ver cursos de Comercio Electrónico] También tendrá importancia en la comercialización las plataformas genéricas y las librerías. Referente a las ventas, cabe destacar que se prevé que el libro digital se comercialice a precios más bajos en el caso de que no aporte algún valor añadido en relación al libro impreso.
 
No obstante, el informe señala que, de momento, los lectores, libreros, distribuidores y editores están afrontando el cambio con cautela ante la necesidad de adaptar el actual marco legal a los nuevos requerimientos de las publicaciones digitales con el fin de ofrecer las mismas garantías que con un libro impreso en papel, sobre todo, de cara al derecho del autor a la integridad de su obra, además de tener que corregir las deficiencias actuales existentes en la difusión de obras protegidas a través de redes P2P y páginas web. Otro factor importante por el que este cambio se está haciendo con cautela es la ausencia de un modelo de negocio definido. [Ver cursos de Negocios]
 
El informe señala que la introducción de la edición electrónica está provocando la puesta en marcha de proyectos de digitalización de gran envergadura en todo el mundo, entre los que destaca el proyecto ENCLAVE Editores-BNE de España.
 
En este campo, el estudio realizado apunta también la conveniencia de que se introduzcan cambios en el marco legal para las obras huérfanas, así como el nuevo papel que tendrán que adoptar las bibliotecas entre el que figura facilitar el acceso a la información de pago y ofrecer servicios de impresión bajo demanda, entre otras posibilidades.
 
Además, el informe indica la necesidad de profundizar en el efecto sobre el aprendizaje de la lectura que pueden tener las publicaciones electrónicas, ya que es una actividad que tradicionalmente ha estado vinculada al papel y las últimas investigaciones desarrolladas señalan diferencias en los procesos de lectura y en otras actividades asociadas al libro en papel en relación con el libro electrónico.