Linares reclama más inversión en redes de comunicación para superar la crisis
l consejero delegado de Telefónica dice que el sector de las telecomunicaciones, aunque no es inmune a la situación, es un motor para la recuperación económica

 

 
«Las empresas fuertes, sólidas, con confianza y con un buen plan de futuro, salen reforzadas de las crisis si aprovechan bien las oportunidades que se les presenten». Este fue el mensaje que lanzó ayer en Burgos el consejero delegado de Telefónica, Julio Linares, quien reconoció que el sector de las telecomunicaciones «no es inmune» al actual momento, aunque resiste las dificultades y está llamado a ser uno de los motores de la recuperación económica por su productividad, capacidad de creación de empleo, por su creciente peso en el PIB y en la inversión en I+D.
En su intervención en el Círculo de Actualidad Empresarial, foro impulsado por Cajacículo y la Cámara de Comercio, el directivo burgalés (Medina de Pomar, 1945) advirtió que ante las dificultades lo que se necesitan son inversiones, especialmente para el desarrollo de las nuevas infraestructuras de telecomunicaciones, algo que, a su juicio, «ayudaría a superar la crisis económica».
El ponente fue presentado por el director general de Cajacírculo, Santiago Ruiz, quien destacó su condición de «gestor de prestigio» con gran experiencia «que nos permitirá dar alguna luz al actual momento». Acto seguido, el presidente cameral, Antonio Méndez Pozo, quien desgranó la trayectoria profesional del ponente, felicitó a la empresa que dirige «por el coraje que demuestra ante la crisis» y también por su política de dividendos a los accionistas porque «es bueno inyectar moral».
El consejero delegado de Telefónica recordó a este respecto que, pese a lo que está sucediendo, se mantienen totalmente vigentes las demandas del ciudadano de nuevas redes que proporcionen ancho de banda con mayor calidad, movilidad, capacidad de almacenamiento y de procesamiento y transporte de datos; y que para llevar a cabo este despliegue en la Europa de los 27 será necesaria una inversión estimada de 400.000 millones de euros aunque, matizó, al ritmo con el que se está acometiendo «serán necesarios más de 20 años para completar esta tarea».

Compromiso

Respecto a la compañía que dirige, la tercera operadora de telecomunicaciones del mundo y la primera de Europa, destacó la solidez de su crecimiento. «Somos una compañía muy diversificada, estamos en diferentes regiones del mundo y operamos en más de 20 países, por lo que no padecemos la crisis de la misma forma en todos los países. Esta diversificación nos permite seguir obteniendo un crecimiento muy sólido».
En este sentido, reiteró el compromiso de seguir invirtiendo en nuevas redes «para poner las tecnologías al servicio de nuestros clientes y que saquen el máximo beneficio de ellas precisamente en el momento en el que estamos ahora». «Creo que las telecomunicaciones -añadió- son unas piezas claves que pueden ayudar mucho a las empresas a ser más eficientes».
Asimismo, recalcó que Telefónica seguirá potenciando la oferta de servicios, propios y en colaboración con terceros, para estimular la demanda «apoyando sectores estratégicos como la Sanidad y la Administración electrónica».
El directivo también defendió su política de retribución a los accionistas -ayer mismo anunciaba que elevaba un 15% su dividendo para este año- asegurando que deben ser remunerados «competitivamente». «Nuestros accionistas están invirtiendo, están confiando en la compañía y lógicamente tienen que tener una remuneración que esté de acuerdo con el crecimiento que está teniendo la compañía y con los resultados que estamos teniendo y sobre todo, con los resultados que la compañía confía que va a seguir teniendo en el futuro».    

 

G. Arce / Burgos