La mayoría de las empresas demandarán un gestor de comunidad en menos de cuatro años
08/04/2010
La mayoría de las empresas demandarán un gestor de comunidad o community manager en menos de cuatro años, según varios expertos convocados por Fundación Telefónica en el marco del ciclo “Internet y las nuevas tecnologías crean nuevas profesiones”, que trata de profundizar en las nuevas oportunidades que el cambio tecnológico está produciendo en el mundo del empleo.

Fuente:   www.cibersur.es   Fecha:  08.04.2010

Este cambio, que se traduce en nuevas actividades y profesiones que están surgiendo con las TIC, como la del community manager o dinamizador de las redes sociales, ha propiciado la programación de un nuevo ciclo de conferencias sobre las nuevas oportunidades profesionales y que han inaugurado el presidente de Fundación Telefónica, Javier Nadal, y la directora general de la red social española Tuenti, Koro Castellano.

Para Nadal, “Internet, en esta etapa de crisis, es un sector dinámico y con actividad permanente que crea empleo con muchas posibilidades de futuro”; en este sentido, también ha indicado que hay ya muchas actividades no regladas que son cada vez más importantes: “muchas veces el fracaso escolar se debe a que el alumno dispone en su casa de más posibilidades tecnológicas de acceso a la información que en la escuela”. Castellano ha señalado por su parte que existen muchas posibilidades para crear y gestionar nuevos modelos, “ya que con las TIC han entrado en juego tres variables: la social, la local y la móvil”.

El community manager dinamiza una comunidad virtual y sirve, a la vez, de enlace entre la empresa y la sociedad, a través de un entorno online. Su tarea es la de fomentar conversaciones y debates que generen información de interés, hacerse eco de las necesidades de los usuarios, ofrecerles las soluciones pertinentes y consolidar la personalidad en Internet de esa entidad a la que la comunidad pertenece. Los expertos han coincidido en que tanto ésta como el resto de profesiones emergentes vinculadas a las TIC no tienen un lugar específico donde estudiarse.

Para José Antonio Gallego, presidente de Aerco (Asociación Española de Responsables de Comunidad On line), el gestor de comunidad o community manager contratado por una empresa debe, en primer lugar, escuchar, ya que “una empresa nunca puede dejar de escuchar lo que se dice de ella”; en segundo lugar debe hacer circular la información a nivel interno tras filtrarla y transformarla en un discurso, “para hacerla llegar a las personas adecuadas de la empresa”; en tercer lugar, ha de identificar los líderes dentro y fuera de la empresa para incorporarlos al mecanismo de la comunidad; y, por último y en definitiva, “debe ser capaz de convencer a los directivos de lo necesario que resulta establecer vías de comunicación con la comunidad.”

Según Pedro Jareño, responsable de Comunicación y marketing de minube.com, “la primera misión del community manager es controlar la reputación de su marca”; en ese sentido, para Jareño el gestor de comunidad tiene que tener sentido común, imaginación e intuición, ya que “las redes sociales no han inventado nada”, sino que han aprovechado la necesidad imperiosa que tiene el ser humano por comunicarse y buscar gente afín. Así, “las redes sociales han adaptado esa necesidad a un nuevo medio y a un nuevo soporte: Internet”. El community manager según Jareño es un nuevo puesto de trabajo “nacido de la necesidad de regular un nuevo modo de comunicación interpersonal: un nuevo actor dentro de un nuevo escenario”. Jareño apuntó la existencia de tres modos o tipos de gestores de comunidad: “el que surge de aquella marca que quiere generar una comunidad, el que nace de una agencia que quiere generar la comunidad de varias marcas y el de una comunidad per se.” Para ello, el gestor sigue una filosofía start-up: la realización de muchas y diversas tareas en pocas manos.

Los expertos coincidieron en que la labor de un community manager puede llevarse a cabo en tres fases: la génesis de la comunidad, la fidelización con un trato lo más personal posible para que el usuario se quede y repita, y la dinamización, consistente en estar alimentando continuamente una comunidad.