Las nuevas herramientas tecnológicas impulsan innovadores modelos de enseñanza.
05/04/2010
La educación profundiza su exploración de las herramientas tecnológicas como método de enseñanza. Facebook, Kindle, iPhone, YouTube, Skype y Twitter, entre otras, ya ayudan a estudiar a universitarios y ejecutivos que cursan posgrados.

Fuente:  www.cronista.com    Fecha:  05.04.2010

Los avances en la tecnología de consumo masivo nunca cambiaron tanto la forma en que la gente interactúa y aprende. El surgimiento del Kindle, iPhone, YouTube, Skype, Twitter. . . todo ayudó a transformar la manera de estudiar no sólo de los estudiantes universitarios sino de los altos ejecutivos que cursan posgrados.

Y esos progresos tecnológicos también llevan a que las escuelas de negocios funcionen distinto.

Quizás sorprenda que algunas de las casas de estudios más antiguas sean las que llevan la delantera en esa evolución. La escuela Darden de la Universidad de Virginia, por ejemplo, es pionera en el uso del Kindle, mientras que Stanford Graduate School of Business recurre a Facebook hace varios años para conectarse con quienes solicitan una vacante para cursar un MBA.

Mark Zupan, decano de la Escuela Simon de la Universidad de Rochester en Estados Unidos, sostiene que la institución está experimentando los medios sociales para la entrega de material a futuros estudiantes y ex alumnos.

Pero los cambios más grandes se produjeron en aquellas escuelas que se tomaron en serio el dictado de programas de estudio a distancia.

James Fleck, decano de Open University Business School, señaló que para esta clase de institución el foco no está en la tecnología sino en la enseñanza. “La tecnología es simplemente un medio para alcanzar un fin”. El fin, afirmó “es la pedagogía y calidad de la enseñanza”.

La Open University, con sede cental en el Reino Unido, ha sido uno de los mayores exponentes del podcasting como forma de entrega de material educativo. Hasta ahora se realizaron 10 millones de descargas y el 84% de ellas fueron solicitadas por estudiantes de Estados Unidos.

No todos los avances tecnológicos se limitan a un producto, como sucede con el Kindle y el iPhone. Los progresos en core computing y tecnologías de comunicaciones en los últimos años mejoraron en gran medida el acceso y la experiencia de los estudiantes, señaló Nigel Banister, director global de Manchester Business School. “Puedo recordar cuando me inicié en la tecnología informática, todo estaba relacionado con las tareas administrativas”, recordó.

“Ahora, este tipo de soporte administrativo es un requisito básico. Hace aproximadamente un año, aplicamos la Web 2.0, que básicamente significa que cada alumno puede armar su propio espacio personalizado”.

Los libros de texto hechos a medida tienen cada vez mayor aceptación. En vez de pedir a los estudiantes que compren diversos ejemplares para un curso, los profesores trabajan con las editoriales en el desarrollo de textos que incluyan capítulos de diferentes libros que ellos consideran adecuados.

Los videos también están volviendo, aseguró Banister, al igual que los servicios como Skype que permiten interactuar a los participantes del curso. “Cuando los estudiantes están fuera del campus, pueden mantener contacto en forma periódica”. En particular, mantiene la relación entre el tutor y el alumno durante los cursos de doctorado.

Manchester también genera videos usando la plataforma de educación electrónica Blackboard, por lo que los estudiantes pueden volver a escuchar una conferencia aún cuando hayan estado presentes en la clase cuando se dictó. La tecnología de los videos puede también ayudar a las escuelas de negocios a armar clases virtuales.

Los avances en tecnología significaron para las escuelas de negocios habituadas al uso de sistemas la posibilidad de expandir rápidamente sus programas.

U21 Global, una escuela de posgrados online de Singapur, fue creada en 2001 y tomó a sus primeros estudiantes en 2003. Este año tiene casi 7.500 matriculados, incluyendo 4.800 en cursos de MBA de 72 países. La Open University Business School capacita a estudiantes provenientes de 107 países.

En Athabasca University en Canadá, sólo 5% de los estudiantes de MBA proviene del extranjero, pero el decano recién designado, Alex Kondra, tiene planes para elevar significativamente esa proporción. “Estamos conversando con instituciones hermanas de otros países y desarrollando esas relaciones”, informó. Porque la escuela dicta programas en todo el país, ya trabaja en siete husos horarios. “Agregar algunos husos no es un problema”, agregó Kondra.

Nick Hutton, CEO de U21 Global, señaló que su organización cada vez significa más competencia para las escuelas de negocios tradicionales que centran su funcionamiento dentro del campus. La dificultad está en convencer a los gerentes de Recursos Humanos de probar la enseñanza online. “Una vez que la prueben, estarán muy contentos. Pero está cambiando un paradigma”

Si bien muchos proveedores online se concentraron en desarrollar licenciaturas o títulos que imitan a los programas tradicionales, Hutton cree que la tecnología hace posible un producto más individual y focalizado.

Su compañía está trabajando con compañías, en general universidades corporativas y escuelas de negocios más tradicionales, para dictar módulos o elementos de cursos.

U21 está trabajando con Euromed Marseille en Francia, por ejemplo, y con la Indira Gandhi National Open University en India para desarrollar los componentes del programa.

“Es muy apasionante poder ofrecer productos junto con otras instituciones académicas”, dijo Hutton para luego agregar que este tipo de cooperación creció rápidamente durante el año pasado.

Uno de los factores indisputables sobre la enseñanza online es que en una era en que hay una significativa escasez de profesores especializados en administración de empresas, permite a las escuelas dictar programas usando un cuerpo docente más reducido.

U21, por ejemplo, tiene sólo 13 profesores tiempo completo y 110 adjuntos. Pero hay otras ventajas.

Las escuelas aseguran que los alumnos participan más de los intercambios de opiniones. En las discusiones asincrónicas, disminuyen las diferencias culturales que surgen durante las conversaciones cara a cara; los intercambios que se producen en clase con frecuencia terminan siendo dominados por unos pocos estudiantes de Estados Unidos o el Reino Unido, cuya lengua materna es el inglés.

Pero en una discusión asincrónica, todas las nacionalidades tienen la oportunidad de opinar a su propio ritmo.

Sin embargo, los avances en tecnología crean algunos problemas para las escuelas de negocios. En particular, para los académicos de más edad es un gran desafío, explicó Banister de Manchester. “No todos los académicos tienen veintipico de años y manejan la tecnología” como las generaciones más jóvenes.

Y hay que decir que no todos están a favor de la rápida implementación de la tecnología. En Athabasca, Kondra señaló que cuando se trabaja en varios husos horarios, el trabajo sincrónico no es necesariamente el más apropiado. “En este momento, la capacidad de trabajar off-line es lo más importante.”

En Durham Business School en el Reino Unido, Alison Bell, gerente editorial para programas de capacitación a distancia, señaló que en un reciente sondeo a alumnos matriculados, el 86% señaló que aún prefiere leer el material de estudio del curso en papel, y no en forma online.