Los operadores alojarán sus antenas de móvil dentro de hogares y oficinas
17/08/2009

Fuente:  http://ecodiario.eleconomista.es   Fecha:  17/08/2009

El Gobierno tiene previsto regular el desarrollo de una tecnología que dará mucho que hablar a partir del próximo otoño: las 'femtoceldas'. Se trata de pequeñas antenas de móviles que se conectan con la infraestructura fija de banda ancha de los hogares u oficinas, y que canalizan todo el tráfico celular en sitios donde la cobertura no suele ser satisfactoria, como son los interiores de los edificios.

 Telefónica, Vodafone y Orange llevan cerca de cuatro años trabajando en el desarrollo de estos dispositivos, con resultados exitosos en cuanto a calidad de la cobertura y reducción de costes de comunicación a medio y largo plazo.

Ante el interés de las grandes compañías de telecomunicaciones por aprovechar las ventajas de esta tecnología, el Ministerio de Industria ya ha puesto a sus técnicos a trabajar en el desarrollo normativo de un fenómeno que no debería crecer huérfano de regulación. Por lo pronto, la materia ha transitado por el Consejo Asesor de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información (Catsi), donde los expertos han aportado las consideraciones que serán tenidas en cuenta por los reguladores.
 
Cobertura de calidad
Por su parte, los operadores de telefonía móvil están obligados a resolver una difícil ecuación: ofrecer servicios de banda ancha inalámbrica al mayor número de usuarios al mismo tiempo y con la mejor calidad posible. Frente a este objetivo se acumulan las dificultades para desplegar antenas en las azoteas de muchos edificios, así como la creciente saturación de las redes en ciertas áreas de alta demanda.
La respuesta idónea para mejorar la calidad de la señal en el interior de los edificios pasa por las 'femtoceldas'. Al disponer de antenas en el propio hogar o en la oficina, el operador se asegura una cobertura sobresaliente. Al mismo tiempo, la compañías de móviles consiguen que todo el tráfico de las comunicaciones se gestionen como tráfico de Internet, con los ahorros que eso les representa. Lo que falta por ver es que dichas ventajas se trasladen a las tarifas.
Los operadores también estarán en perfectas condiciones de ofrecer tarifas planas de telefonía móvil en el interior de los hogares y oficinas. El siguiente paso consistirá en integrar todo el gasto en telecomunicaciones en una factura unificada de todos los servicios, tanto de fijo, móvil como acceso a Internet.
 
Principales fabricantes
Huawei, Alcatel y Motorola son los fabricantes que más evolucionado tienen este tipo de dispositivos, aunque todavía existe un recorrido para mejorar el producto tanto en tamaño como en precio. Por lo pronto, según explican analistas consultados, la instalación de una 'femtocelda' requiere de una inversión inicial que puede disuadir a muchos clientes.
En espera de que los fabricantes ofrezcan precios sugerentes, los operadores hacen sus cuentas y no logran cuadrarlas. Según apuntan fuentes del sector, el precio de cada unidad rondará los 80 euros.
También existe el obstáculo de la más que posible aprensión de los futuros usuarios de convivir o trabajar con una antena de telefonía móvil, en relación con los presuntos riesgos de emisiones que ello puede suponer. Ante esa situación, las compañías de telecomunicaciones tendrían la obligación de redoblar sus mensajes para dejar claro que esos riesgos son nocivos.
En ese apartado aportará certidumbre y seguridad la futura regulación en la que trabaja el Ministerio de Industria. La futura norma podría llegar al Boletín Oficial del Estado antes de fin de año.