Las telco nativas serán la clave de los nuevos modelos de negocio
El futuro que nos ofrece la movilidad nos abre un amplio espectro de posibilidades y servicios, nuevos modelos de negocio que son y serán fruto de las telecomunicaciones nativas. Este es el tema protagonista que se trata en el informe realizado por el Future Trends Forum (FTF), un proyecto puesto en marcha por la Fundación de la Innovación Bankinter con la colaboración de la Fundación Accenture

www.idg.es  27.11.2008

El desarrollo de la tecnología inalámbrica y la proliferación de dispositivos móviles está cambiando aspectos fundamentales de la sociedad actual. Las previsiones apuntan a que el ratio de penetración a escala mundial alcance el 61% a finales de año, diferenciándose dos tipos de mercado: el de los países desarrollados y los emergentes. En el primero, la movilidad ya está plenamente implantada, sobre todo a nivel de voz, por lo que el negocio deberá centrarse en ofrecer “una nueva ola de servicios de calidad que aporten una mayor sofisticación y cuyo aplicativo afectará a todos los sectores de la sociedad”, explica Francisco Carvajal, socio Accenture. Por su parte, el nivel de penetración de los mercados emergentes es mucho menor pero presentan un mayor número de usuarios potenciales. Según Pyramid Research, casi el 85% de los próximos mil millones de abonados móviles surgirá de países emergentes. Sin embargo, su nivel adquisitivo es menor por lo que el beneficio que las empresas obtendrán por usuario también lo es. “Es una polaridad que todos los agentes tienen que tener en cuenta”.
Las conclusiones que arroja el estudio realizado por el FTF ponen de manifiesto que los modelos de negocio van a cambiar, ya que la saturación producida en el entorno de la voz hará que los agentes implicados tengan que centrar sus expectativas en el mundo de los servicios. Para afrontar este reto, los operadores están flexibilizando sus modelos de “coto cerrado” y han comenzado a colaborar con otros actores del mercado. Para la FTF este aperturismo se traducirá en un aumento exponencial de la innovación en productos y servicios y, en última instancia, los consumidores dejarán de utilizar sus terminales para hablar y enviar/recibir SMS y los destinarán a otros usos. Por otra parte, en este contexto abierto surgirán más oportunidades para nuevos actores en el mercado móvil, muchos de los cuales provendrán de otros sectores. Primero hicieron su aparición los operadores, más tarde llegarían los OMV, cuya principal aportación ha sido la reducción de precios, y “la tercera generación vendrá de la mano de empresas que centran su actividad en los servicios. La convivencia de todos ellos será posible ya que el negocio es infinito y estamos en el momento de reinventar el negocio”, comenta Fernando Alfaro, director del Área de Innovación de Bankinter.
Para Alfaro, este cambio ya está empezando a producirse. “Las líneas de datos están creciendo cada vez más debido a estos nuevos modelos de negocio que están comenzando a surgir. Las empresas están transformando su negocio por el concepto de comunicaciones”. El futuro está en las telecomunicaciones nativas que permitirán reinventar los negocios y que harán que el planeta cambie de aquí a cinco o 10 años”.

Inteligencia aplicada al móvil
Los terminales se han convertido en el elemento diferenciador de la competencia en los países desarrollados. En 2007, la mayoría de los operadores norteamericanos y europeos cambiaron sus estrategias de marca y se focalizaron en los teléfonos y sus capacidades, más que en las redes. Su evolución y entrada en los servicios de datos ha hecho que se conviertan en pequeños ordenadores de bolsillos, en sistemas inteligentes. Sin embargo, es de destacar el hecho de que menos del 10% de los equipos que se encuentran actualmente en circulación son smartphones.
Los expertos del FTF remarcan la necesidad de que los operadores y desarrolladores no limiten sus innovaciones a estos teléfonos inteligentes, ya que se excluye a una gran parte de la población. En esta línea, la división china de Microsoft está desarrollando Phone Plus, una aplicación que convierte los móviles con sistema operativo Windows Mobile en pequeños ordenadores.
Para Fernando Alfaro el terminal del futuro “será un sistema embebido, un software que funciona sobre un hardware que va a ser totalmente diferente a lo que hay ahora”. 
Por otra parte, para el director del Área de Innovación de Bankinter el futuro tecnológico de la móvilidad se encuentra en LTE y los sistemas de femtoceldas

Juana Gandía