Las 'telecos' piden medidas para que cuatro millones de clientes no pierdan su móvil
28/10/2009
En menos de dos semanas, las operadoras se verán obligadas a cortar la línea de los clientes de móvil que no se hayan identificado, cuatro millones en este momento. Para evitar males mayores, las telecos han pedido a Industria una moratoria para que los usuarios puedan recuperar su número si se identifican.

Fuente:  http://www.cincodias.com  Fecha: 28.10.2009

La aplicación de la ley que obliga a identificarse a los dueños de teléfonos móviles con tarjetas prepago se acerca. Hace dos años que se aprobó la normativa y ahora llega el momento de su materialización, para la que quedan menos de dos semanas. El próximo 9 de noviembre, todos los usuarios que no hayan pasado por el preceptivo trámite de identificarse ante su operador verán cortada su línea. No hay marcha atrás.

Pero los operadores están alarmados por la cantidad de consumidores que no han dado todavía sus datos. Eran 15 millones al inicio del proceso y ahora quedan todavía cuatro millones. Y ello, pese a que el registro es gratis y la única información que se precisa es el DNI.

Es posible que alguno de ellos esté apurando los plazos y haya una identificación masiva en el último momento. Sin embargo, las compañías de móvil tienen miedo de que muchos clientes no sean conscientes de la necesidad de dar sus datos hasta que se encuentren sin línea. Por eso, las principales empresas han mantenido una reunión con el Ministerio de Industria a través de su patronal, Redtel, en la que han solicitado al Gobierno una moratoria para que estos clientes no pierdan su número.

La idea de Telefónica, Vodafone y Orange -las tres firmas de móvil que participan en Redtel- es que se les corte la línea, como marca la ley, pero que eso no implique la pérdida del número de teléfono. Estos números se reservarían durante un tiempo para dar la oportunidad a los usuarios a recuperarlos.

Servicio al cliente

En la mente de las operadoras está la convicción de que hay personas que no son conscientes de la ley y de que se pondrán en contacto con su operador cuando se queden sin teléfono. Será la compañía de móvil, por tanto, la que tenga que dar la cara ante su usuario y comunicarle la realidad, y para ello quieren tener una alternativa que ofrecer. Es cierto que otros muchos clientes desconocidos corresponden a líneas que hace tiempo debieron darse de baja o a personas que no están en disposición de identificarse, pese a que los datos están protegidos y sólo serán entregados por orden judicial.

La moratoria ha sido propuesta al Ministerio de Industria, que todavía no ha comunicado su postura. Pero es que no es la única institución implicada, porque la ley parte de Interior, que también tendrá que dar su opinión sobre la proposición. En cualquier caso, la norma no impide explícitamente guardar el número a los clientes.