RRHH: Bruselas alerta sobre la desigualdad laboral en los países de la UE
04/09/2008


 (Expansión, 4/9/2008).

A tenor de estos datos, el pleno de la Eurocámara ha aprobado por 563 votos a favor, 65 en contra y 61 abstenciones un informe elaborado por la socialista española Iratxe García, en el que se propone declarar el 22 de febrero como Día Internacional de la Igualdad Salarial.

El PE reitera en el documento su preocupación por la situación desfavorable de las mujeres en el mercado laboral, "que las lleva a acumular menos derechos individuales a pensión y otros beneficios sociales".

En este sentido, el organismo muestra una especial preocupación por la falta de progresos en los últimos años, y subraya que las diferencias de retribución en la UE se han mantenido estables en el 15% desde el año 2003 y que únicamente se han reducido en un punto porcentual desde el 2000. Por ello, la Eurocámara exige un refuerzo de la legislación europea para imponer a los empresarios la obligación de realizar auditorías sobre los salarios y desarrollar planes de acción que pongan fin a las diferencias salariales.

El informe preparado por García analiza también la participación de las mujeres en la toma de decisiones, considerada "insuficiente", y apoya el uso de cuotas electorales.

Además, presta especial atención a la conciliación de la vida personal y profesional y anima a los Estados miembros a que impulsen la disponibilidad de servicios de maternidad para las mujeres autónomas. En este sentido, solicita también medidas incentivadoras para alentar a los padres a solicitar el permiso de paternidad y sugiere aumentar la duración de dicho permiso, así como reducir los trámites necesarios para obtenerlo.

El PE quiere que se facilite el acceso al mundo laboral de las mujeres con personas dependientes a su cargo y que se incentive la entrada de las mujeres en sectores donde han estado tradicionalmente poco representadas, como las altas tecnologías, la investigación, las ciencias y la ingeniería.

Según datos de la Comisión Europea, el empleo femenino ha progresado en los últimos años muy por encima del masculino, pero la presencia de mujeres en puestos de dirección en las empresas se ha estancado en un 33%, mientras que progresa muy lentamente en la política, donde sólo el 23% de los diputados nacionales y el 33% de los diputados europeos son mujeres.