La consultoría, en el ADN de la innovación
28/05/2014
El sector de consultoría reclama al Gobierno una política efectiva de incentivos a la I+D+i para aumentar la competitividad de las empresas españolas

• La consultoría tiene un importante peso en la economía española: da empleo a 130.000 personas, representa de forma directa el 1% del PIB y, por su capacidad de innovación y aportación de valor, el sector es responsable del 8% del crecimiento del resto del PIB.

• La AEC presentó,en el Congreso Europeo de Consultoría, su Primer Informe de Innovación, en el que se destaca el papel de la consultoría como socio estratégico y catalizador en los procesos de innovación.

• Las empresas que han contratado consultoría de innovación obtienen un retorno medio de 7,7 euros por cada euro invertido.

• Los países líderes en innovación reflejan una menor tasa de paro: por debajo del 10%.

• En innovación,España se sitúa en el puesto 17 de los 28 miembros que componen la Unión Europea, seis puestos por debajo del promedio europeo.

Primer Informe de Innovación

Para contextualizar la situación que atraviesa la Innovación en España y su relación con los países del entorno europeo, la AEC ha presentado su Primer Informe de Innovación: La Consultoría en el ADN de la innovación, donde se realiza un mapa de situación, se enumeran las deficiencias que aquejan a España en materia de innovación y se recogen las soluciones propuestas por el sector de la consultoría.

Como ha puesto de manifiesto Manuel Pimentel, presidente de la patronal del sector de la Consultoría, en la presentación del Congreso:“La innovación no puede sersolo un ineludible objetivosectorial; debe ser también uncompromiso de todos los actores implicados,y sobre todo, unobjetivo de país”. Según ha demandado el presidente de la AEC: “Corresponde al Gobierno poner en marcha una política efectiva de incentivos a la I+D+i a través de la bonificación en las cotizaciones a la Seguridad Social para personal investigador, que, en el sector de la consultoría se aplica a consultores que trabajan en proyectos de calado innovador con sus clientes, así como todas las iniciativas y normativas que impliquen un apoyo y un estímulo efectivo a las empresas en este campo”.

Según se desprende del Informe, actualmente, los recursos destinados en España a I+D son notablemente inferiores al resto de los países de la OCDE; esta situación es incluso peor en el sector privado (2,3 investigadores por cada 1.000) que en el público (4,5 de cada 1.000).

Este y otros factores hacen que la innovación en España esté seis puestos por debajo de la media europea, ocupando el puesto 17 de los 28 miembros que componen la Unión Europea. En España, solo el 41% de las empresas son innovadoras, frente a un 79,3%, en Alemania o al 59,5%, de Irlanda.

Entre las causas principales de este resultado se encuentran: la escasa colaboración entre los agentes implicados; la falta de cultura en los mercados financieros españoles para la financiación de la innovación; el desajuste entre la oferta tecnológica de los centros tecnológicos y las necesidades de las empresas; la escasa cultura de colaboración de las empresas entre sí y con los centros de investigación y la reducida financiación pública para el desarrollo de empresas emergentes.

Beneficios de la innovación

Las empresas que han contratado consultoría de innovación obtienen un retorno medio de 7,7 euros por cada euro invertido. El 74% de este ROI se ha obtenido en los tres primeros años desde la finalización de los proyectos.

El Informe resalta también el impacto que la innovación tiene en el crecimiento económico que se comprueba en las mejores cifras que presentan las empresas innovadoras frente a aquellas que no innovan. Las innovadoras aumentan su cuota de mercado un 10%, muestran un incremento de la productividad del 16% respecto a empresas no innovadoras, alcanzan un mayor grado de internacionalización, con un aumento del 18%; y generan un 2% más de empleo cualificado.

El papel de la consultoría en la creación de un ecosistema de innovación

En el Informe, se pone de relieve que la innovación es la piedra angular de la competitividad y que el sector de la consultoría juega un papel fundamental en la recuperación económica y la modernización del país. Todo ello a través de la creación de un ecosistema que favorezca la innovación y el acompañamiento en todo el proceso del cambio mediante la combinación de tecnología, modelos de gestión y de negocio y la capacidad de medición de resultados y la propuesta de nuevas soluciones de innovación.

Para ello, la consultoría invierte en talento y recursos en una tarea que exige visión de futuro, ánimo renovador, búsqueda de soluciones imaginativas y rigurosas y una apuesta decidida y constante por la I+D+i, imprescindible para lograr la optimización de sus servicios y, por tanto, del beneficio y el incremento de la productividad y la competitividad de las empresas.

El ecosistema macro para la innovación es el proyecto Marca España. La AEC colabora con la Administración incentivando la innovación, que es el principal agente del cambio, y acercando las políticas correspondientes a las organizaciones privadas. España tiene un alto potencial en innovación, y lo ha demostrado: es líder mundial en sectores como las energías renovables, la alta velocidad, las infraestructuras, el transporte…

Como destaca el Informe, se ha comprobado que los países que crean entornos de colaboración sacan mejor nota en innovación. En España, menos del 7% de las empresas tienen acuerdos de colaboración, mientras que en países como Suecia o Austria, esta cifra alcanza el 80%. Y además, que los países líderes en innovación reflejan una menor tasa de paro: por debajo del 10%.

El sector de la consultoría, socio estratégico de la Administración

El sector de la consultoría, que representa un 1% de PIB y da empleo a más de 130.000 personas, se posiciona como socio estratégico de la Administración, capaz de aportar un alto valor en el objetivo de situar España como referente en el campo de la innovación. La capacidad transformadora de la consultoría permite ofrecer, a través de sus servicios, una propuesta de valor al mercado, empleando la gestión del cambio como elemento de transformación y el conocimiento de sus profesionales como base de su actividad.

El reto al que se enfrenta la consultoría es el de contribuir, desde una posición destacada, a la consolidación de España como un país con un sólido y dinámico tejido tecnológico como instrumento de la innovación, y como proveedor de servicios de calidad con rasgos competitivos, imprescindibles en un mercado global cada vez más exigente y decisivo.

Tendencias en Innovación

La innovación aprovecha las tendencias y acerca el futuro para crear productos o servicios novedosos. Al analizar el entorno y determinar cuáles son las herramientas y técnicas que cuentan con potencial innovador, la AEC observa que la movilidad, las redes sociales, la orientación a la nube y la accesibilidad, marcaran la tendencia en innovación como palancas de actuación.

Estas cuatro fuerzas se traducen en la gestión y diversidad de dispositivos móviles y el desarrollo de aplicaciones específicas, el llamado internet de las cosas, redes con sensores de bajo coste para la recopilación masiva de datos que permiten la optimización de los procesos, las tecnologías definidas por software en lugar de hardware, la utilización de impresoras 3D o la implantación de máquinas inteligentes que desarrollen actividades automáticas, entre otros.

La consultoría permite extraer el máximo potencial de la tecnología para la innovación. A través del acceso a las nuevas tecnologías, al conocimiento especializado y a mercados específicos a través de sus redes colaborativas.