El sector sanitario: gestión y conocimiento al servicio del usuario
18/11/2010
La consultoría ofrece las soluciones adecuadas a la sostenibilidad del sector sanitario

 

-        Las empresas consultoras pueden desempeñar un importante papel en el desarrollo del nuevo modelo de sistema sanitario público, ya que el tradicional se encuentra hoy en una encrucijada debido, entre otros, al envejecimiento de la población, la cada vez mayor presencia de enfermedades crónicas que implican la prestación de cuidados de larga duración y la crisis económica actual.
 
-        Los retos actuales del sector sanitario en España son la racionalización de costes y la mejora de la eficiencia; mejora de la gestión y cambio del modelo organizativo; la evolución tecnológica y la importancia de las TIC, y la educación y la corresponsabilidad en el uso de los servicios sanitarios.
 
-        Gestión del cambio, innovación, optimización de procesos y reducción de costes, adaptación de las mejores prácticas, formación, integración de sistemas y redefinición de los modelos de negocio son algunas de las mejoras que prevé la consultoría para el cambio.
 
La Asociación Española de Empresas de Consultoría (AEC) ha publicado el informe “El sector sanitario: gestión y conocimiento al servicio del usuario”, cuyo objetivo es “un urgente compromiso para reflexionar sobre la necesidad de asegurar su supervivencia y de proponer fórmulas eficaces que garanticen y que sean asumidas, con un fuerte sentido de la responsabilidad compartida, por todos los afectados: estamentos políticos, Administraciones Públicas, sector privado, profesionales y usuarios”, según afirma su presidente, Enrique Arias.
 
Las empresas consultoras pueden desempeñar un importante papel en el desarrollo del nuevo modelo de sistema sanitario público, ya que el tradicional se encuentra hoy en una encrucijada debido, entre otros, al envejecimiento de la población, la cada vez mayor presencia de enfermedades crónicas que implican la prestación de cuidados de larga duración y la crisis económica actual.
 
   
         

 

 
 
El gasto sanitario en España es en una gran proporción de tipo público, caso que también se repite en la Unión Europea. Sin embargo, en el caso de España es importante destacar que, además del enorme peso que supone el sector sanitario en términos de PIB, ambas magnitudes no han evolucionado de forma paralela. Así, mientras que el PIB ha experimentado incrementos del 8,31 por ciento de 2005 a 2006 y del 6,95 de 2006 a 2007, el gasto sanitario ha aumentado un 9,02 por ciento y un 8,24 por ciento, respectivamente.
 
En España, la tendencia demográfica hacia un mayor envejecimiento de la población –se prevé que en el año 2050 España se convierta en el país más viejo de Europa-, la mayor demanda de servicios sanitarios y de nuevos tratamientos más caros, la cronificación de las enfermedades, el enorme gasto farmacéutico y el avance de las nuevas tecnologías, entre otros, son factores que vienen a sumarse a la partida del gasto y ponen en entredicho la viabilidad del sistema sanitario español.
 
Los grandes retos del sector
En primer lugar, el informe contempla el reto financiero, en concreto, la racionalización de costes y la mejora de la eficiencia. Dentro de la falta de recursos también hay que contemplar el establecimiento de mecanismos de colaboración público-privada, que permitan incorporar la inversión privada a un sector que continuará siendo eminentemente público, tanto en su financiación como en la provisión de servicios.
 
Otro de los grandes retos será la mejora de la gestión y el cambio del modelo organizativo. La respuesta de los servicios de salud debe tender hacia una gestión integrada que garantice que todo el camino de atención por el que debe pasar un paciente está perfectamente planificado sobre la base del proceso de la enfermedad que padezca. Esto supone la gestión de tipo empresarial. Dentro de este apartado también está la gestión de los recursos humanos: con profesionales desarrollando una carrera profesional con proyección de futuro y de formación continua; contar con unas herramientas de gestión como los ERP, que permitan analizar la actividad, y redefinición de los roles profesionales para su adecuación a los tiempos actuales. Por último, hay que tener en cuenta una orientación más a largo plazo para los gestores y los órganos de gobierno en el sector sanitario público.
 
El tercer reto del sector es la evolución tecnológica y la importancia de las tecnologías de la información. Significará la incorporación razonada y razonable de la tecnología diagnóstica y terapéutica; la interoperabilidad y ubicuidad de la información en dieciocho realidades distintas –diecisiete servicios de salud en cada una de las comunidades autónomas, más otro que gestiona las ciudades de Ceuta y Melilla, y contribuir con un gran valor añadido a la economía española en términos de I+D+i.
 
Y, por último, está la educación y corresponsabilidad en el uso de los servicios sanitarios. Para evitar el colapso del sistema hay que pedir responsabilidad y razonabilidad al ciudadano en el uso del sistema y unos hábitos de vida más saludables.
 
La consultoría ofrece su solución contrastada
 
Por el conocimiento del sector, la consultoría se ofrece a aportar las soluciones idóneas que busquen un modelo que garantice la sostenibilidad. Y esto comienza con una gestión del cambio para que los profesionales, pacientes y poderes públicos puedan adaptarse a la nueva realidad. Cualquier cambio supone innovación y soluciones de valor añadido, que implica un enorme esfuerzo económico, por lo que habrá que buscar un socio estratégico que preste su apoyo en el análisis coste-beneficio y fórmulas para la colaboración público-privada.
 
La optimización de procesos y la reducción de costes será otra de las recetas a seguir, así como la adaptación de las mejores prácticas –siendo el benchmarking y soluciones de gobierno y herramientas de medición, dos ejemplos muy claros-; la adaptación estratégica de las funciones que realizan los profesionales a los nuevos requerimientos sanitarios y colaborar en la redefinición de los roles profesionales; la educación y la formación no sólo de los profesionales sanitarios, sino también de los ciudadanos; la integración de los sistemas; la redefinición de los modelos de negocio, y aportar valor en los procesos de colaboración y alianza entre entidades públicas y privadas, son otras de las aportaciones de la consultoría al nuevo modelo del sector sanitario español.
  
 
Más Información
 
Íñigo Pradas Montilla
 
Voila Comunicación
91 555 20 15
686 488 945