Larry Sanger, cofundador de la Wikipedia: 'Internet produce una cantidad enorme de basura y de cosas excelentes'
11/01/2007
En una entrevista de Pablo Pardo para EL MUNDO, Sanger reconoce que Internet "no es la panacea para todo", aunque sí una "fuente de conocimiento con mayúsculas". A continuación, un extracto de la entrevista:

EL MUNDO CALIFORNIA (EEUU).- Junto a Jimmy Wales, Sarry Sanger fundó la ya famosa Wikipedia, una enciclopedia 'on line' de libre consulta y edición que también es una de las páginas web más utilizadas y útiles de la Red. Ahora, el filósofo se haya inmerso en la creación de otra similar, Citizendium, en la que pretende cuidar y controlar la calidad de los contenidos.

PREGUNTA.- A Borges le gustaría Citizendium, porque parece más elitista, menos democrático que Wikipedia.

RESPUESTA.- Tal vez. Porque Borges era un idealista, y los idealistas a menudo son elitistas. Pero yo prefiero pensar que Wikipedia es en realidad una comunidad dirigida más bien por el equivalente de bandas callejeras. En otras palabras: el que más insiste en dar una determinada orientación a los contenidos suele acabar imponiendo sus puntos de vista. Así que lo que yo voy a crear es más bien una república representativa. No es una democracia directa, pero tampoco un barrio controlado por mafias. Aunque las categorías políticas no son aplicables al mundo on line. Hay una diferencia clara entre el mundo en internet y el mundo real.

P.- Y, dejando de lado Wikipedia y Citizendium, ¿es internet democrático?

R.- Depende de a lo que usted llame democracia. Por supuesto, empresas como Google o Yahoo! no van a permitir que todo el mundo diga lo que le dé la gana en la Red. Pero, por otra parte, es un sistema abierto y, en principio, todos los usuarios deben ser capaces de acceder a él en condiciones iguales o similares. Evidentemente, está el problema de la brecha digital, porque en el mundo en vías de desarrollo no hay apenas ordenadores. Pero ése es un problema económico, no de internet.

P.- Pero usted sí admite que internet afecta al conocimiento. Y ahí también hay mucha controversia acerca de si la Red extiende el conocimiento o lo vulgariza.

R.- Internet es como el libre mercado. Produce una enorme cantidad de basura y también de cosas excelentes. Te pone información al alcance de los dedos. Y puedes utilizarla, si no para ser más inteligente, sí al menos para tener conversaciones más profundas. En otras palabras, puedes iniciar una conversación sobre algo de lo que nunca habías oído hablar hasta ahora y, gracias a Wikipedia o a otras páginas, incluso puedes acceder a fuentes originales sobre esa materia. Así que, al menos en términos de acceso a información, es muy positivo. Claro que no es la panacea para todo. A mucha gente los árboles no le dejan ver el bosque. Y, si tiene mucha información, puede tener dificultades para integrarla de forma coherente. No es un problema nuevo. Durante siglos —tal vez milenios—, mucha gente ha confundido acumular datos con educación. E internet no va a solucionar ese problema, aunque los proyectos en colaboración -como Wikipedia o Citizendium- obligan a poner conocimientos juntos. Internet es una fuente de Conocimiento, de Ilustración, con mayúsculas.

P.- Una de las cosas con las que internet puede acabar es con el estatus del intelectual y artista como una especie de vaca sagrada intocable, un concepto que precisamente se extendió durante la Ilustración. Al menos los músicos de rock saben que hoy no pueden permitirse el lujo de despreciar a su audiencia y vivir en sus torres de marfil sacando un disco cada cinco años, aunque sólo sea porque las páginas web que permiten descargar canciones de forma gratuita les están obligando a trabajar ya que les están dejando sin royalties.

R.- ¿Usted cree que está pasando eso? Yo lo dudo. Sí es cierto que internet tiene un potencial de actuar en esa dirección, porque hace más difícil que los artistas puedan maltratar a sus fans, y facilita el contacto entre los músicos y la audiencia. Pero no es menos cierto que, si usted mira la Red, puede pensar que Britney Spears es el mayor artista e intelectual de la Historia. Tampoco creo que internet haya afectado a las élites intelectuales, a los académicos y similares.

P.- Pero YouTube es también una máquina de violar derechos de autor de la industria discográfica y cinematográfica.

R.- Sí. Tradicionalmente, yo he sido un defensor de los derechos de autor, aunque estoy de acuerdo con Lawrence Lessig, de la Universidad de Stanford, que afirma que en los últimos años los grupos empresariales que controlan los derechos de propiedad intelectual han extendido el copyright a cosas que nunca habían sido objeto de propiedad intelectual. Eso es ridículo. Pero no es menos cierto que YouTube ha creado esencialmente una base de datos que permite a sus usuarios violar los derechos de autor. Y eso es un problema. Porque, además, el valor de esa base de datos, aumentado por su facilidad de acceso, es incalculable.

P.- A quienes les preocupa este medio de verdad es a los periodistas. La difusión de los periódicos está cayendo en casi todo el mundo, con excepciones muy concretas, como España. Incluso las principales cadenas de televisión de EEUU están aterrorizadas con la durísima competencia on line.

R.- Pero eso no se debe a internet, ni a proyectos como Citizendium o Wikipedia. Se debe a que los medios de comunicación ofrecen su contenido gratis, aunque probablemente no puedan hacer otra cosa. De hecho, desde hace como seis u ocho años yo no estoy suscrito a ningún periódico. Con la excepción de algunas noticias locales, toda la información la consigo por internet. Hay fenómenos, como los blogs, que en realidad no son más que personas comunicándose entre sí. Su calidad no es lo principal. Y, finalmente, quiero recordar que hay un movimiento, cuya cabeza visible es Dan Gilmor [un periodista de Silicon Valley], que quiere desarrollar lo que llama periodismo ciudadano. Es decir, que la gente normal escriba las noticias. Yo he leído muchos de esos artículos, y son cosa de aficionados. Ustedes no tienen de qué preocuparse.