inicio
Regístrate al boletín      Twitter Facebook Linkedin RSS
Mapa del sitio
30/09/2016
EY, AEC
EY, AEC
11/11/2015
La firma, líder a nivel mundial, cuenta con 40 empleados en Málaga y prevé aumentar su plantilla en los próximos años

 Fuente;  www.diariosur.es

Cumplen 25 años. ¿Es hora de hacer balance?
Antonio J. García: Es una fecha importante y un momento de agradecimiento, tanto a los clientes como al equipo humano que nos ha acompañado estos 25 años. Por la firma han pasado cerca de 150 profesionales; algunos seguimos en la casa y otros están repartidos por todo el tejido económico de Málaga.

Guillermo Ramos: Es también una oportunidad para mirar atrás y ver cómo ha evolucionado la economía malagueña estos últimos años.

¿Qué análisis hacen de los cambios económicos producidos en la ciudad?
A. J. G.: Ha sido radical, tanto cualitativa como cuantitativamente. Málaga ha pasado crisis muy serias. El turismo también ha supuesto un factor de cambio significativo, pasando de un turismo ocasional de sol y playa al residencial. Todo esto ha impuesto cambios en el modo de entender la economía, el trabajo y las relaciones. La provincia se ha enriquecido mucho.

G. R.: La firma llegó a Málaga en 1990, un año después de las inundaciones. Nuestra oficina siempre ha estado en el Paseo de la Farola, así que la visión que tenemos de la ciudad es privilegiada, pero esa vista ha cambiado mucho desde entonces. Ahora es una ciudad renovada en muchos sentidos. Su crecimiento ha sido intenso.

«Málaga ha dejado de ser la puerta de entrada a la Costa del Sol para convertirse en un punto de recepción en sí mismo»

¿Y cómo imaginan la economía malagueña dentro de otros 25 años?
A. J. G.: Tener una estrategia es algo básico para afrontar cualquier proceso de cambio, y Málaga la tiene. Se basa en reforzar lo que funciona y en avanzar sobre aquello en lo que creemos tener ventaja. La provincia cuenta con capacidad para ofrecer infraestructuras de negocio y eso es clave para el desarrollo futuro, porque cualquier actividad económica se apoya en un entorno tecnológico innovador. Si consigue consolidar esa estrategia, la perspectiva de Málaga es muy buena.

Otra de las claves ha sido la ampliación y renovación del sector servicios.
G. R.: Ha sido fundamental en el posicionamiento de Málaga como referente. La oferta hotelera era reducida hace 25 años, pero Málaga ha dejado de ser la puerta de entrada a la Costa del Sol para convertirse en un punto de recepción en sí mismo y quizá sea ahora la Costa del Sol la que ofrece Málaga como punto de interés. Además, la oferta cultural, con nuevos museos, es un factor diferenciador que consolida el turismo residencial foráneo.

Las cifras de su empresa a nivel mundial dan vértigo. ¿Cómo es la situación local?
A. J. G.: Somos una firma importante a nivel global y las cifras pueden marear, pero hacemos énfasis en el equipo humano, en las personas. A nivel local, los números van bien y el crecimiento de la ciudad nos beneficia, pero más importante que los datos es tener un equipo cohesionado, motivado y con ganas de trabajar en la zona.

¿Qué perspectiva tiene la sucursal a medio plazo?
G. R.: Seguimos apostando por Málaga y seguimos ofreciendo servicios multidisciplinares. Nuestra vocación es crecer de la mano de la ciudad, que cada vez tiene mayor área de influencia. La perspectiva global es muy útil para las actuaciones locales, porque permite ir más allá. Y aquí hemos notado que los clientes trabajan en sus estrategias de crecimiento de forma cada vez más global.

¿Tienen expectativas de aumentar la plantilla?
A. J. G.: Nuestra previsión para los próximos tres años es de crecimiento. Queremos que la plantilla aumente hasta las 55 ó 60 personas.

Una de las características de su empresa es la peculiaridad de los procesos de selección.
G. R.: Ofrecemos muchas posibilidades de desarrollo profesional, tanto horizontales, en una misma línea de servicios, como a otras líneas o incluso países.

¿Cómo es su relación con la Facultad de Económicas, que también está de aniversario?
A. J. G.: Tenemos una gran relación con la Universidad de Málaga. Hay un acuerdo para acceder a los mejores alumnos, pero en la firma no hablamos de puestos de trabajo, sino de carreras profesionales.




2016
Todos los derechos reservados

SPC