inicio
Regístrate al boletín      Twitter Facebook Linkedin RSS
Mapa del sitio
29/09/2016
Accenture, AEC
Accenture, AEC
26/02/2015

 1. Ecosistemas en auge para el internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés)
2. ¿Está a punto de terminar la carrera para convertirse en “conserje” de datos?
3. El surgimiento del empleado conectado... y sus lugares de trabajo conectados
4. Comprender el valor del IoT
5. La confianza digital como clave para el éxito o el fracaso
6. Coches que funcionarán con combustible 4G
7. Las aplicaciones son demasiado importantes para aparecer en las noticias
8. Una profunda alteración está en camino
9. La virtualización de la red como elemento disruptor
10. Las fablets serán las favoritas


1. Ecosistemas en auge para el internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés)

El internet de las cosas ha sido un tema fundamental en el CES y continuará en el MWC. La faceta corporativa del internet de las cosas tendrá un papel aún más importante este año. Las empresas comienzan a comprender el impacto que puede suponer para su actividad comercial conectar objetos físicos “tradicionales” con sensores integrados y con capacidad de transferencia de datos. Se exhibirán nuevos productos y dispositivos conectados que cambiarán la forma de interactuar con nuestro entorno, con varias capas de servicios conectados que revolucionarán los ecosistemas comerciales del futuro.

No es una cuestión de hardware como tal (a pesar de que los carteles los anuncien como “el mejor dispositivo IoT de última generación”), sino de servicios digitales y modelos empresariales que girarán a su alrededor. El MWC se nutrirá de varios sectores industriales conectados, que antes no solían estarlo, utilizando desde tuberías inteligentes en servicios hasta equipos industriales de intercambio de datos de rendimiento. La diferencia radica en que estas posibilidades se han venido presentando como futuras durante los últimos años, pero ahora veremos la realidad de estas implementaciones corporativas y descubriremos cómo están cambiando el funcionamiento de las empresas.

Un nuevo estudio de Accenture estima que para 2030, el internet industrial de las cosas habrá supuesto un crecimiento de 14,2 billones de dólares para la industria de los Estados Unidos. Se forjarán vínculos que transformarán la forma de comer, trabajar, vivir, viajar y hacer negocios en todos los sectores y a nivel mundial.
Es poco probable que una empresa pueda ser verdaderamente digital y aprovechar todas las ventajas del internet de las cosas, sin la colaboración de sus socios. Este tema se ha tratado en el informe Accenture TechnologyVision 2015, donde quedó demostrado que las compañías pioneras ya están aprovechando una amplia gama de empresas digitales, clientes digitales, e incluso dispositivos digitales, para crear nuevos ecosistemas digitales. En el Congreso, podremos conocer algunas incipientes colaboraciones interesantes, y un gran número de empresas presentarán de forma conjunta soluciones e ideas compartidas..

2. ¿Está a punto de terminar la carrera para convertirse en conserje de datos?

El auge del mercado de los dispositivos conectados conlleva una necesidad creciente de que los operadores ofrezcan una mayor eficiencia de red para dichos dispositivos, y que garanticen que los usuarios gestionen y controlen en todo momento cada uno de los dispositivos conectados.

A medida de que los consumidores vayan controlando su estado físico más allá del uso de tecnología ponible, veremos nuevos dispositivos y puntos de integración que permitirán a los consumidores conectar un conjunto de datos con muchos otros, de forma que sean accesibles desde sus smart homes o vehículos conectados. La necesidad de que los servicios conectados permitan a los consumidores gestionar dichos datos es cada vez más urgente, con operadores que trabajen para crear dispositivos y servicios que, hasta ahora, dependían de los fabricantes de hardware. Los consumidores necesitarán un servicio central de “conserjería” para gestionar los datos correctos en el momento y lugar precisos. Es una oportunidad magnífica para las empresas de telefonía. No obstante, otros proveedores de servicios, como las compañías de servicios públicos, también pueden compartir la oportunidad potencial de convertirse en conserjes de datos. Hace tiempo que sonó el pistoletazo de salida para conectar con éxito a los consumidores con sus datos de la forma más práctica: ¿conoceremos a los ganadores de la carrera en el Congreso de este año?

3. El surgimiento del empleado conectado... y sus lugares de trabajo conectados

La tecnología wearable para consumidores fue importante el año pasado y este año volverá a serlo. Sin embargo, hemos aprovechado este tiempo para trabajar con nuestros clientes en nuevos prototipos y proyectos piloto para tecnología corporativa y, en el Congreso de este año, suponemos que atraerá más la atención cómo se utilizan estas herramientas. Veremos a empleados conectados con más datos que nunca a su disposición para tomar decisiones de manera más rápida, inteligente y proactiva a fin de mejorar su productividad y reducir costes para sus empresas. Los cascos de realidad virtual, los relojes inteligentes y el resto de los nuevos dispositivos que probablemente levanten olas en el Congreso permitirán la presentación de datos mediante dispositivos “tradicionales” habilitados con sensores y conectividad.

Sin embargo, un empleado conectado no sólo utiliza esta tecnología, smartphones o productos conectados, sino que asume una relación completa con la información necesaria para desempeñar su trabajo de la mejor manera posible. Esto podría conseguirse mediante un acceso inmediato a un vídeo formativo para personal de campo mediante auriculares, o transmitiendo datos y recabando contenidos desde la sede para obtener una opinión “multifuente” que permita solucionar un problema. Aunque esta relación podría establecerse mediante smartphones u otro tipo de dispositivos conectados, también será necesario un dispositivo móvil, un gestor de sensores y un gestor de aplicaciones móviles, y habrá que considerar la capacidad de red y el resto de elementos de la infraestructura de TI de la empresa, ya que ésta se verá afectada por la mayor conectividad de los empleados.

Como novedad de este año, esperamos poder ver productos conectados que abarquen oficinas, fábricas, plantas y transportes conectados, como buques y empresas de transporte. En el CES, se trató en muchas charlas el tema de las casas conectadas, pero el MWC ofrecerá una visión más corporativa sobre cómo el internet de las cosas y el internet industrial de las cosas cambiarán nuestras vidas laborales y el espacio en el que las desempeñamos.

4. Comprender el valor del internet de las cosas

Generalizar el uso de una nueva tecnología transformadora no es lo mismo que utilizarla para obtener el máximo beneficio económico, ya que a menudo éste ni siquiera se tiene en cuenta. El beneficio directo de implementar la comunicación máquina-máquina es evitar períodos de inactividad o el cierre plantas e instalaciones mediante un incremento de la producción. Sin embargo, a medida que las empresas comiencen a adoptar y expandir el internet de las cosas para mejorar la eficiencia operativa, también se proporcionará un rico potencial a quienes fabriquen los equipos y productos para introducir nuevos productos y servicios digitales, que generen fuentes de ingresos totalmente nuevas.
Las empresas más innovadoras ya están formulando nuevos modelos de negocio, ecosistemas digitales, estrategias de orientación al mercado y de participación a nivel macro para explotar tecnologías inteligentes y los datos recopilados y analizados para obtener una visión práctica e informar las decisiones comerciales. De esta manera, se revitaliza la innovación y entrega de servicios mediante ecosistemas de dispositivos interconectados en industrias digitalmente disputadas.

5. La confianza digital como clave para el éxito o el fracaso

El crecimiento exponencial del uso de dispositivos inteligentes -y la presencia constante de servicios online- supondrá que niveles nunca vistos de información personal sobre los consumidores y sus hábitos, preferencias y hogares estarán disponibles para las empresas y sus socios en formato digital. Cuando las personas compartan sus datos personales con sus proveedores de servicio, la confianza digital se convertirá en un factor crítico, sobretodo en comunicaciones, medios y tecnología corporativas.

Las compañías asistentes al Congreso tendrán la necesidad de discutir la cuestión de la confianza digital, y deberán explicar cómo piensan proveer a los usuarios la comodidad y seguridad para ganarse su confianza. En tanto que los operadores son los que recopilan los activos de datos conductuales y demográficos, también sentirán la necesidad de ofrecer soluciones en materia de confianza digital, por lo que esta demanda no tiene visos de desaparecer.

Podremos ver cómo esta cuestión afecta a la movilidad de empresas en distintos debates dentro del Congreso. El BYOD, el CYOD y demás esquemas que permiten el flujo de movilidad en la mano de obra deberán encontrar el equilibro entre seguridad corporativa y privacidad con respecto a los datos privados de cada empleado.

La conclusión es que a medida que las personas crean que el hecho de compartir su información personal con operadores de telecomunicaciones y proveedores de servicios (compañías de transporte, servicios públicos o profesionales sanitarios) puede ser beneficioso, exigirán garantías de que dicha información se utilizará únicamente para el propósito autorizado. Si las personan llegan a la conclusión de que se aprovechan de ellas o de que se les engaña de alguna manera con respecto al uso de los datos personales, cambiarán de proveedores.

Las personas pronto podrán reconocer la rentabilidad de confiar sus datos a dispositivos conectados, e incluso delegarán algunas decisiones en dichos dispositivos a medida que se integren en una tecnología inteligente y predictiva que evolucione poco a poco. La seguridad de los dispositivos, las redes y las empresas que almacenen sus datos seguirá siendo una de las cuestiones más destacadas del internet de las cosas y del internet industrial de las cosas, y se tratará en el Congreso de este año.

6. Coches que funcionarán con combustible 4G

La 5G está dando mucho que hablar a nivel industrial, pero la 4G aún ofrece mucho espacio para la adopción y generación de rentabilidad mediante inversiones en redes 4G, 3G e incluso 2G en países en desarrollo. Según la GSMA, casi el 97% de la población de Norteamérica vivía dentro del rango de cobertura de redes 4G a finales de 2013, uno de niveles más altos del mundo. La expansión de las redes 4G se ha producido a un nivel más rápido que en el caso de la 3G. La cobertura 3G tardó unos cuatro años en llegar al 95% de la población, mientras que la 4G sólo necesitó dos años y medio. La GSMA también ha informado que la rápida migración europea a los servicios 4G ha contribuido a estimular la recuperación de la industria móvil del continente. Este rápido incremento implica que ahora es más importante que nunca que los operadores móviles preparen sus redes para ofrecer servicios 4G LTE, de forma que la experiencia del usuario mejore y se estimule la obtención de nuevos ingresos.

Uno de los factores más importantes de las redes 4G está relacionado con el transporte conectado, que una vez más disfrutará de una presencia considerable en el MWC con gran número de coches alineados en los pasillos. Los principales vehículos están dando pasos para ofrecer una mejor conectividad, así como destacadas actualizaciones de hardware y software que permitan a los usuarios utilizar sus coches como una extensión de sus smartphones. Podría experimentarse la sensación de compartir de forma continua los servicios disponibles de música o mensajería, o podrían utilizarse desde el smartphone aplicaciones para comunicarse con el coche de forma remota: ¿dónde lo dejé aparcado? ¿Cómo va el coche? ¿Alguno de sus componentes no está funcionando correctamente? Y, si es así, ¿por qué?

Además de los vehículos reales que estarán en el Congreso, también podremos ver una mayor presencia de servicios, por ejemplo, mVallet, que equipa a los vehículos con herramientas que permiten a los conductores realizar pagos de comida, gasolina u otro tipo de servicios con la tarjeta y sin bajar del coche.

La seguridad del servicio tendrá un papel primordial y en el Congreso podremos examinar algunos como parte de la oferta de vehículos conectados. Probablemente los operadores también quieran tratar el tema de la conectividad inalámbrica 4G LTE en el interior de estos vehículos, ya que mejorará la calidad de los datos y la velocidad de trasferencia del coche.

Pero el transporte va más allá del uso de coches. Por ejemplo, Accenture demostrará en el Congreso cómo utilizar una solución de barco conectado. Se trata de un sistema inteligente en tiempo real para la navegación de barcos, eficiencia operativa, mantenimiento predictivo y control remoto, que conecta la información a partir del ecosistema completo: el barco, el puerto y las empresas de transporte. Todos los modos y métodos de transporte pueden beneficiarse del internet industrial de las cosas, y podremos examinar varios ejemplos dentro de las instalaciones del Congreso, ya que las empresas han empezado a introducir mejoras revolucionarias en sus mercados.

7. Las aplicaciones son demasiado importantes para aparecer en las noticias

Ya han pasado algunos años desde que se popularizó la frase “¡para eso hay una aplicación!”. A medida que interactuamos con más dispositivos conectados en nuestras vidas privadas y profesionales, esta expresión no sólo mantiene su vigencia sino que es una necesidad.

Las aplicaciones proporcionan una interfaz y un punto de acceso a datos, servicios y herramientas que enlazan con casi todos los aspectos de nuestras vidas. Con la propagación del internet industrial de las cosas y del internet de las cosas en máquinas y equipos “tradicionales”, necesitaremos encontrar la forma de “hablar” con nuestras neveras, casas y vehículos inteligentes, y la aplicación nos proporciona esa voz. Como resultado de ello, es imprescindible que las aplicaciones hagan lo que se supone que deben hacer. Ya no se trata de diseñar aplicaciones lúdicas para pasar el rato. Se trata de utilizar los datos recopilados en los dispositivos conectados para tomar decisiones o tener acceso a la información que pertenece a proveedores de servicio (por ejemplo, a sistemas de transporte o servicios financieros) para establecer cuál es el próximo paso. Las aplicaciones tienen que ser funcionales, seguras y, especialmente, intuitivas. En caso contrario, se utilizarán una vez y luego se olvidarán.

En el Congreso de este año, notaremos que “tener una aplicación” como complemento de un servicio ya no es noticia, se da por sentado. Si no hay aplicación, no hay interacción ni compromiso, por lo que las reuniones del Congreso se centrarán en la necesidad de gestionar las aplicaciones y generar soluciones de monitoreo. Dado que el tiempo de inactividad puede causar daños, ¿sabremos más sobre el SLA para aplicaciones?

Los consumidores cada vez confían más en sus aplicaciones móviles para complementar sus actividades cotidianas: correr, leer las noticias, comprobar la predicción del tiempo o ponerse en contacto para trabajar o jugar. Desde la perspectiva del operador, es probable que sepamos que la tendencia a introducir suscripciones de aplicaciones es cada vez mayor, ya que contribuye a fomentar la credibilidad del cliente. Estos paquetes de aplicaciones proporcionarían a los clientes un descuento para utilizar aplicaciones que normalmente costarían dinero, como servicios premium de música, suscripciones a periódicos y servicios de ayuda para evitar posibles problemas financieros que los servicios OTT pueden causar a los proveedores de redes.

8. Una profunda alteración está en camino

Los modelos de negocios de los operadores seguirán viéndose amenazados, por lo que deberán transformarse en proveedores de servicios digitales integrados (IDSP, por sus siglas en inglés). El próximo año veremos un incremento de operadores en proceso de transición a IDSP. Durante estos días, los proveedores aprovecharán para examinar cuál es la cartera de servicios más adecuada y qué modelos de negocio necesitan para conseguirla. ¿Deberían construir algo? ¿Comprar algo? ¿Asociarse? Probablemente un poco de todo, pero lo más importante es que los operadores de empresas de telefonía adopten el papel de IDSP, que consiste básicamente en facilitar un motor de integración y un servicio al cliente para el número exponencial de dispositivos conectados y servicios de internet, así como tecnologías cloud, sociales, móviles y analíticas que puedan convertir ingentes cantidades de datos en inteligencia práctica. Estos operadores deben encontrar nuevas formas de hacer negocios, lo que, a su vez, exige nuevas capacidades.

más información, en nhttp://www.accenture.com/SiteCollectionDocuments/PDF/Accenture-The-New-Digital-Operator.pdf

9. La virtualización de la red como elemento disruptor

Los operadores seguirán debatiendo la necesidad de una arquitectura escalable y sostenible que permita manejar el aumento del tráfico de datos y monetizar el crecimiento de datos de forma efectiva. La necesidad de tecnologías SDN y NFV, que optimicen la red y ofrezcan la eficiencia y agilidad que los operadores necesitan, será una de las cuestiones más importantes del Congreso. Podremos ver cómo los operadores debaten el despliegue de NFV en marcha, que se incrementará en 2015, a medida que los proveedores busquen nuevas formas de atender mejor a sus clientes. Los operadores también expondrán su visión sobre cómo debería ser la red del futuro que, sin duda, girará en torno a una arquitectura cloud que despliegue con rapidez nuevas aplicaciones y servicios: una vez más, el enfoque se centrará en la experiencia del cliente. Los principales operadores ya han tomado posiciones en el campo de SDN y NFV, sin tomar en consideración su rentabilidad a corto plazo.

10. Las fablets serán las favoritas

La brecha entre smartphones, tablets y notebooks en términos de tamaño se reduce cada vez más. Los expertos del sector creen que los consumidores ya han cruzado la línea de las 5 pulgadas en lo que a smartphones se refiere, por lo que el futuro ya ha llegado en forma de pantallas más grandes para las fablets. Esto supone la validación definitiva de la fablet, por lo que más fabricantes intentarán presentar sus productos en el mercado. Dado que no se presentaron demasiados anuncios de dispositivos importantes, como smartphones, en el Consumer Electronics Show, creemos que las compañías presentarán nuevos dispositivos en el Congreso Internacional sobre Movilidad, con los móviles grandes como protagonistas.




2016
Todos los derechos reservados

SPC