inicio
Regístrate al boletín      Twitter Facebook Linkedin RSS
Mapa del sitio
28/09/2016
Accenture, AEC
Accenture, AEC
19/02/2015
Alfonso Imbroda y Pedro Bruna aportan su visión sobre plataformas y ciudades inteligentes.

 ¿Qué es una ciudad inteligente? Para Alfonso Imbroda, managing director de Accenture y Pedro Bruna, responsable de Accenture Digital para el Sector Público y Sanidad de la empresa, una Smart City es una ciudad que, por su proximidad al ciudadano se adapta en tiempo real a sus necesidades. Una ciudad que dispone de una visión holística de la ciudad y del ciudadano. En este sentido, desde la consultoría de gestión, tecnología y outsourcing Accenture se trabaja en la transformación digital de las ciudades, rediseñando servicios, desarrollando nuevos modelos de negocio y aplicando su experiencia en el ámbito del Internet de las cosas.

Según destacan desde Accenture, en un contexto de ciudades inteligentes, es necesario “un gobierno local que pueda relacionarse con los ciudadanos y las empresas sin horarios, ni barreras físicas, ofreciendo información integral e independientemente del modo de relación elegido”. A su vez, dichos ayuntamientos tienen que ser transparentes e integradores de la información disponible, “para facilitar la participación pública, la creación de empresas y, en definitiva, tractor del crecimiento económico del municipio”.

En la búsqueda de nuevos modelos de crecimiento basados en principios como el conocimiento, la innovación, las economías verdes y sostenibles, en un modelo integrador, de cohesión económica, social y territorial, destacan desde Accenture el papel imprescindible de las tecnologías de la información. “La aplicación de las TIC y el avance en el tratamiento intensivo de la información han permitido desarrollar plataformas transversales de la información de gestión, de la voz ciudadana y de los servicios proporcionados por el ayuntamiento o sus proveedores, que ayudan a realizar ese proceso de transformación de los servicios públicos”, subrayan. Se trata de plataformas que permiten la captación, tratamiento, y representación de la información, a la vez que se garantizan niveles de seguridad y trazabilidad de dicha información.

Información a tiempo real
“Daremos un primer paso que es disponer de indicadores y poder explotarlos mediante técnicas de Business Intelligence y tener disponibilidad de información en tiempo real”, destacan Bruna y Imbroda. De hecho, el análisis de la información con técnicas analíticas lo consideran el valor diferencial en este tipo de servicios, porque “es donde la ciudad deja de ser un ente reactivo a ser predictivo y reaccionar ante potenciales situaciones en base a no solo lo que sucede, sino lo que puede suceder en la ciudad”.

Este valor diferencial aparece “cuando intentamos correlacionarlos buscando nuevas relaciones no obvias entre los mismos, creando incluso nuevos datos en el modelo de inteligencia de ciudad”. Por ello destacan el papel de servicios de Analytics y Data Discovery en la toma de decisiones públicas. Estos permiten identificar nuevas relaciones entre los servicios y sus implicaciones, identificar factores predictivos ante determinado tipo de situaciones, detectar irregularidades definir escenarios óptimos en base a la disponibilidad de recursos y el entorno, etc. En este sentido, desde Accenture consideran necesario “articular mecanismos y herramientas que permitan la gestión y administración de dicho acceso y la implementación de políticas de seguridad que preserven el día a día de los servicios municipales”.

Sea como sea, orientar las ciudades a esa nueva gestión inteligente y con capacidades de resiliencia irá asociado a una mejora de la calidad de los servicios prestados; de la calidad medioambiental de la ciudad; a un aumento de la información disponible; al ofrecimiento de servicios adicionales; a la reducción del gasto público; al fomento de la innovación y el emprendimiento y, por último, a la mejora de la toma de decisiones.

 




2016
Todos los derechos reservados

SPC