inicio
Regístrate al boletín      Twitter Facebook Linkedin RSS
Mapa del sitio
26/09/2016
Redes sociales, AEC
Redes sociales, AEC
31/07/2015
Mientras la red social de Zuckerberg continúa acumulando beneficios, la red del pajarito sigue sufriendo el problema de ganar seguidores, una situación que comienza a desesperar entre sus dueños

 Fuente; www.abc.es

Es la gallina de los huevos de oro. La punta de lanza del negocio digital y, pese a sus reticencias hace varios a adentrarse en el entorno móvil, Facebook ha conseguido sacar tajada de una nueva forma de consumo de contenidos que viene directamente desde ese aparato que ha sustituído en poco tiempo a varios aparatos electrónicos (cámara compacta, portátil y reproductor de música).

La red social, fundada en 2004 por un joven ahora multimillonarioMark Zuckerberg, sigue acumulando número de usuarios, gran parte de ellos activos y recurrentes. Ahí anida su gran conquista. Sus fanáticos seguidores, que voluntariamente albergan sus aficiones y gustos gracias a su actividad, pasan ya una media de 46 minutos diarios revisando su muro, actualizando sus perfiles, subiendo imágenes y vídeos en la plataforma.

Su impulso entre los ciudadanos ha sido paralelo con la creación de su negocio, basado prácticamente en la publicidad. En el último trimestre la compañía se ha anotado unos 50 millones de usuarios nuevos, alcanzando así la inimaginable cifra de 1.550 millones en todo mundo. Si en algún momento se generaron dudas acerca de si había o no tocado techo, Facebook ha demostrado, una y otra vez, que los analistas se equivocaban.

Reforzado gracias a su acertado giro hacia el teléfono móvil, entorno que ya genera el 76% de sus beneficios de 655 millones de euros, la plataforma se ha mantenido firme en su búsqueda hacia nuevas experiencias. Aunque esta cifra, publicada en el informe de resultados presentado esta semana, constata una reducción de un 9.1% respecto al mismo periodo anterior. En cualquier caso, la firma ha marcado un hito tras hito hasta generar actualmente unos 3.682 millones de euros de ingresos, cotizando en bolsa desde el año 2012.

Twitter: el problema de la falta de usuarios

Las sombras de una nueva burbuja de internet, como se dio hace quince años, la compañía norteamericana ha sabido sortear la crisis económica apoyándose en su inteligente modelo de negocio basado en la publicidad segmentada, teledirigida hacia sus usuarios. Este ha sido, precisamente, el problema de Twitter, la popular plataforma de «microblog» que, pese a despertar pasiones en todos los sectores, sigue sin dar con la tecla para monetizar los 304 millones de usuarios que suma actualmente, según su último informe de resultados.

Ni la investigación en nuevas fórmulas publicitarias ni el comienzo de su acercamiento a las empresas para mostrarle sus potencialidades ha marcado un punto de inflexión en la tendencia que lleva sufriendo desde su salto al parqué a finales de 2013. Marcó la segunda mejor salida a bolsa de la historia, pero su impulso ha venido diluyéndose en el tiempo. Su problema, el que provocó la salida de su consejero delegado Dick Costolo, es su falta de atractivo para captar nuevos usuarios, sobre todo, en segmentos de edad más avanzada. Tuvo un pico, en 2009, cuando gracias al desembarco en masa de importantes personalidades famosas y una serie de informaciones emitidas en televisión miles de personas decidieron probar suerte en una plataforma sencilla y simple cuya razón de ser es comunicar, en 140 caracteres, lo que uno desea. Sin reglas y sin motivos aparentes.

La compañía americana ha intentado sortear la popularización de aplicaciones de mensajería instantánea como Snapchat o WhatsApp incorporando funcionalidades que, lejos de animar a mantener la conversación, ha complicado la plataforma. Precisamente, con la vuelta al mando de Jack Dorsey, su querido fundador, se ha dejado caer que el objetivo de captar nuevos usuarios se basa en simplificar, aún más, Twitter.

Snapchat: la explosión de lo efímero

Precisamente, en su simpleza se ha hecho fuerte otras plataformas como Snapchat, en donde acuden los usuarios más jóvenes -la media de edad ronda los 23 años- bajo la promesa de una comunicación efectiva, rápida, indolora y, sobre todo, privada. Esta aplicación de mensajes que se autodestruyen, disponible para los sistemas operativos iOS y Android, se fundó hace cuatro años por Evan Spiegel, Bobby Murphy y Reggie Brown, hasta entonces unos estudiantes de la universidad de Stanford.

En este tiempo, la firma, tentada por empresas como Facebook, ha alcanzado los cien millones de usuarios en todo el mundo y ya perfila sus planes para salir a bolsa. Su valoración ya supera los 15.000 millones de dólares. Su reto es conseguir 500 millones de dólares para mantener su crecimiento, dado que su modelo de negocio aún no es sostenido y se podría decir que ni existe. Aquí no tienen cabida las inserciones publicitarias y algunos analistas consideran que su filosofía es hacerse con una importante masa de usuarios para, luego, venderse al mejor postor. Un brillante sin pulir cuyo máximo dirigente, de solo 24 años, acaba de debutar en la lista de multimillonarios que la revista «Forbes» publica anualmente.

Pinterest: rápido crecimiento

Esta aplicación se une a la lista de esas plataformas que, siendo aún minoritarias en comparación con el gigante Facebook, marca la pauta de internet como las de más rápido crecimiento en el último año. Pinterest, un lugar donde compartir únicamente imágenes, ha servido para explorar incluso nuevas fórmulas de marketing y capaz de servir para numerosas empresa para sentar las bases del comercio electrónico. Según datos de la firma de análisis GlobalWebIndex, esta firma creada en 2010 ha registrado un crecimiento anual que ronda el 97%, alcanzando ahora la cifra de 70 millones de usuarios.

Pocos en realidad comparados con otro acertado negocio, Instagram, sobre quien posó las garras Facebook en una multimillonaria operación financiera valorada en 768 millones de euros. Pero sus 300 millones de seguidores han sido la luz de su fundador, Kevin Systrom, que ideó esta aplicación-red social hace casi cinco años como una ventana desde donde los filtros de imágenes iluminaban la vida de sus seguidores.

Y es que una imagen siempre ha valido para sustituir a mil palabras. Y esta plataforma también ha sabido aprovechar su naturaleza para ayudar a empresas y «startups» a vender sus productos de una manera eficaz. De hecho, ha comenzado a vender publicidad, aunque su impacto es aún residual en la cuenta de resultados de su empresa matriz, que supo adivinar su rápido crecimiento (sobre el 47% anual).
 




2016
Todos los derechos reservados

SPC