inicio
Regístrate al boletín      Twitter Facebook Linkedin RSS
Mapa del sitio
30/09/2016
13/10/2015
Indra ha desarrollado un Simulador Avanzado de Entrenamiento en Ciberseguridad

Fuente: www.siliconnews.es 

Más de 25 billones de dispositivos de todo tipo estarán conectados a la red en sólo cinco años. Internet de las cosas avanza y su desarrollo impulsará el mercado de la ciberseguridad: las estimaciones apuntan a que el volumen de negocio global de este sector saltará de los 77 billones de dólares que factura hoy a los 170 billones que ingresará en 2020. Desde el Centro de Operaciones de Ciberseguridad de Indra (i-CSOC), señalan que «la formación de expertos y la inversión en I+D serán clave para poder aprovechar esta oportunidad».

 Smartphones, smartwatches, smart TVs o smartcities, cada vez surgen más dispositivos y entornos inteligentes. Se estima que en 2020 habrá más de 25 billones de «cosas» conectadas a internet, frente a los cuatro billones que había en 2014, según estimaciones de la empresa especializada Cibersecurity Ventures.

 Esta conectividad mejorará la eficiencia y comodidad. Las «smarthome», por ejemplo, regularán automáticamente el consumo de calefacción, la nevera sabrá cuándo y qué hay que comprar y lo hará de forma autónoma.El experto en Ciberseguridad de Indra Alberto López Ruiz explica que «si bien es positivo que la televisión ‘‘conozca’’ tus gustos, esto obliga a un mayor control sobre la información y perfil que generan de ti». Un control que resulta complejo de mantener en un entorno en el que todo está interconectado y en el que la información se aloja en la nube.

López Ruiz apunta que «la seguridad convencional y la del ciberespacio se fusionarán. La ciberseguridad dejará de ser una preocupación exclusiva de las empresas para convertirse en un servicio que demandará el ciudadano».

Este proceso ya está en marcha. Ya es posible «hackear» un coche y en un futuro cercano un ataque cibernético podría dejar sin gas a todo un vecindario en invierno. Según el informe llevado a cabo en 2014 por el equipo de seguridad de HP, en el que se realizaron pruebas de seguridad a los dispositivos más populares del internet de las cosas, el 80% de ellos presentaba problemas de seguridad.

La ciberseguridad será, además, clave de cara a atraer la inversión y son muchos los inversores que no invertirían en empresas que han sufrido ciberataques. Todos estos factores multiplicarán el volumen de negocio de este mercado; Cybersecurity Ventures estima que el sector pasará de los 77 billones de dólares facturados en 2015 a más de 170 billones en 2020.

 Futuro prometedor

España mantiene una buena posición en el mercado de la ciberseguridad. Sectores como el de la banca han avanzado mucho. La implantación del DNI electrónico español, en cuyo desarrollo ha trabajado Indra, ha sido pionero en lo que a mecanismo de autenticación y firma electrónica se refiere, con más de 38 millones emitidos hasta el momento.

Sin embargo, Alberto López Ruiz afirma que competir globalmente ofreciendo soluciones propias y servicios de ciberseguridad «pasa por potenciar la inversión, el I+D y contar con profesionales especializados». Indra, consciente de esta realidad, optó hace años por concentrar todo su conocimiento en este ámbito en un Centro Avanzado de Operaciones de Ciberseguridad (i-CSOC), desde el que presta servicio 24 horas, los siete días de las semana, 365 días al año, a multinacionales de todo el mundo. Desde allí, se monitorizan la seguridad de las redes y la información de grandes corporaciones líderes en sus respectivos sectores. Cuenta,además, con un laboratorio de I+D en el que desarrolla soluciones propias. Hoy en día, es líder en ámbitos como la emisión de documentos seguros, la automatización en procesos de identificación basados en biometría; la implementación de procesos de administración electrónica, o la protección de infraestructuras críticas, entre otros.

 En cualquier caso, López Ruiz apunta que queda mucho trabajo por hacer «en lo que a I+D se refiere, sobre todo si nos comparamos con los países de nuestro entorno». En este sentido, Indra está dedicando a I+D entre el 6 y el 8 % de sus ventas cada año, lo que le permite contar con un modelo de negocio diferencial basado en soluciones propias, que en 2014 representó cerca del 65% del total de sus ingresos. Este esfuerzo merece la pena también si se tiene en cuenta el volumen de empleo que se generará en los próximos años en el área de ciberseguridad, dado el déficit de profesionales que existe. Precisamente, Indra ha aprovechado esta demanda de formación para desarrollar un Simulador Avanzado de Entrenamiento en Ciberseguridad, una solución pionera en la que se formarán los responsables de la ciberseguridad de multinacionales y efectivos de Fuerzas y Cuerpos de seguridad y militares que vigilarán el internet del futuro.


 




2016
Todos los derechos reservados

SPC