inicio
Regístrate al boletín      Twitter Facebook Linkedin RSS
Mapa del sitio
29/09/2016
Tecnología, AEC
Tecnología, AEC
22/05/2015
El último informe sobre la competitividad de la empresa española en el mercado interno presentado este jueves por el Consejo Económico y Social (CES), destaca la necesidad la economía española incremente su producción de manufacturas con alto valor tecnológico.

 Fuente ;   www.cibersur.com

Según los datos del informe, la mayor parte de las manufacturas que importa España son de contenido tecnológico medio (36,7%) y alto (37,1%), procedentes de Alemania, Francia, Estados Unidos y China.

Además, se ha registrado un crecimiento del volumen de las importaciones de productos de contenido tecnológico alto, mientras que se ha reducido el de valor tecnológico medio.

En esta línea, el presidente de la comisión encargada de elaborar este documento, Joan Pujol Segarra, ha manifestado la importancia de que un sector como el automovilístico, por ejemplo, no solo sea líder en exportaciones, sino que sea capaz de producir bienes intermedios de alto valor tecnológico.

En este contexto, el CES ha expresado su preocupación ante la posibilidad de que una parte del crecimiento derivado de la recuperación se desvíe hacia las importaciones, detrayendo empleo en favor de otras economías.

Por sectores productivos, la industria es el sector con mayor contenido importador, ya que más del 40% de los productos proceden del exterior. El informe muestra que este alto nivel de dependencia se debe al llamado 'efecto composición', es decir, que las ramas de actividad españolas necesitan, frente a otros países europeos, más importaciones para llevar a cabo su producción.

A la industria le siguen la construcción, la agricultura y los servicios de mercado, ninguna de ellas con un volumen superior al 15%.

Además, la dependencia de la economía española del sector exterior en bienes de consumo supera la media de la Unión Europea, ya que la intensidad importadora de este tipo de bienes ha supuesto el 29% en el año 2013. Es decir, de cada 100 euros empleados en productos de consumo en España, 29 fueron para el extranjero.

Los productos energéticos han supuesto el 21% de las importaciones en el año 2014, lo que supone un descenso del 1,8% con respecto al ejercicio anterior. Aún así, la dependencia en esta materia aún continúa en niveles elevados (en 1995 eran el 8,4%), con descensos ligados a la caída de los precios.

Entre las propuestas derivadas del informe destaca la promoción de productos de bienes de consumo e industriales nacionales, ya que, sobre estos últimos, tienen un impacto más inmediato en el consumo final y, por lo tanto, en el salto exterior.

Asimismo, el estudio refleja la necesidad de aumentar la competitividad de la producción española, tanto en el sector exterior como en el nacional. En este sentido, resalta la importancia de que esa competencia no se base solo en los precios, sino que se sustente en la innovación, la internacionalización y la formación. Así, Segarra ha manifestado que sin unos parámetros competitivos equivalentes a los del extranjero, se producirán nuevas crisis en España.
 




2016
Todos los derechos reservados

SPC