inicio
Regístrate al boletín      Twitter Facebook Linkedin RSS
Mapa del sitio
25/09/2016
everis, AEC
everis, AEC
30/03/2015
El desarrollo de los sistemas de salud en las economías emergentes va a requerir de la aportación de unas infraestructuras y medios humanos de los que no disponen, según everis y la Fundación Bamberg.

 Fuente;  www.ciospain.es

Transformando el sector Salud ha sido el tema sobre el que ha estado trabajando un equipo liderado por everis y la Fundación Bamberg, y que ha servido de marco para el debate y puesta en común de las necesidades del mercado sanitario.

 

Tras la puesta en común en Bilbao, la conclusión principal a la que se ha llegado es que aún hay pendiente una profunda transformación del sector de la Salud, transformación que debe girar en torno a cinco puntos clave que lo harán más competitivo y eficiente.En concreto, durante el debate se ha destacado que se deben hacer reformas en las infraestructuras sanitarias, cambiar el modelo asistencial, incrementar la productividad del sistema, involucrar a los profesionales del sector en un modelo de medicina integrada, y trabajar en la capacidad de internacionalización de nuestras experiencias y soluciones para el sector de la Salud.

 

Según el documento elaborado por everis y la Fundación Bamberg, es necesario cambiar las infraestructuras y los modelos de prestación de servicios asistenciales, porque están pensados para dar respuesta a episodios de patologías agudas. Es decir, no satisfacen las necesidades de los pacientes crónicos y pluripatológicos que suponen más del 70% del gasto sanitario.

 

Los participantes en el debate han concluído que debe incrementarse la productividad del sistema, para lo que se precisa de una integración de niveles asistenciales que garantice una continuidad asistencial, una protocolización de las actuaciones, un enfoque por proceso asistencial y que permita una autogestión por parte de los profesionales. Ello implica un nuevo modelo que no sólo contribuirá a mejorar los indicadores de salud de la población, sino que disminuirá la presión de la demanda, mejorará la productividad y permitirá avanzar en la sostenibilidad financiera del sistema.

 

El enfoque del modelo debe ir más allá de la dualidad público-privada. Se precisa de un modelo en el que la provisión de los servicios sanitarios se realice por parte de todos los recursos, tanto públicos como privados, de un modo armonizado que permita la libre elección por parte de la ciudadanía.

 

Por otra parte, el informe señala que hay que involucrar más a los profesionales del sector con su participación en la gestión, su iniciativa y capacidad de decisión, pues son una pieza clave para la mejora de la productividad, la eficiencia y la calidad del sistema asistencial. Por ello, hay que llevar a cabo una innovación normativa y organizativa que permita una mayor flexibilidad, nuevas alianzas, unos efectivos incentivos y sistemas de evaluación en función de los resultados en Salud.

 

Por último, everis y la Fundación Bamberg destacan en sus conclusiones que el desarrollo de los sistemas de salud en las economías emergentes va a requerir de la aportación de unas infraestructuras y medios humanos de los que no disponen, que posibiliten alcanzar resultados en el menor tiempo posible.

 

El debate se ha realizado a partir de las conclusiones que se recogieron durante la primera cumbre de expertos relacionados con el sector sanitario que se celebró en Bilbao el pasado mes de octubre, y sirve como hoja de ruta para llevar a cabo los retos y oportunidades para el sector de la Salud tanto en Euskadi como a escala global.
 




2016
Todos los derechos reservados

SPC