inicio
Regístrate al boletín      Twitter Facebook Linkedin RSS
Mapa del sitio
26/09/2016
30/09/2015
El exceso de regulación sigue creciendo y por tercer año consecutivo, es la gran fuente de preocupación de la industria a nivel mundial.

 Los bajos tipos de interés han entrado este año en escena entre los principales riesgos a los que se enfrentan los directivos de las compañías aseguradoras. En nuestro país, esta preocupación se sitúa, por primera vez, como el mayor riesgo para el sector durante los próximos años.

Esta es una de las principales conclusiones del informe Insurance Banana Skins 2015, elaborado por The Centre for the Study of Financial Innovation (CSFI) conjuntamente con PwC, que analiza los principales riesgos a los que se enfrentan las empresas aseguradoras a partir de entrevistas a 806 directivos del sector de 54 países, entre los que se encuentra España. También a nivel mundial, la preocupación por los bajos tipos de interés irrumpe con fuerza –en el estudio de 2013 ni siquiera aparecía en el top ten- entre las tres principales amenazas, por detrás de la regulación y del entorno macroeconómico.

El actual entorno de tipos de interés reducidos -de forma sostenida en el tiempo- está impactando directamente en el retorno de las inversiones, en un desinterés progresivo por los productos garantizados y en la puesta en cuestión de los modelos de negocio tradicionales del sector. Esta circunstancia afecta, especialmente, a las compañías cuyos negocios están más centrados en el segmento de los seguros de vida, ya que estos productos son utilizados, tradicionalmente, como una forma de ahorro a largo plazo.

Exigencias regulatorias

El exceso de regulación sigue siendo, por tercer año consecutivo, la gran fuente de preocupación del sector a nivel mundial (en España se sitúa en segundo lugar). Las numerosas reformas normativas emprendidas -especialmente en Europa con la entrada en vigor de la directiva Solvencia II- se están traduciendo en costes adicionales para las aseguradoras y, en muchos casos, están distrayendo al management de las empresas de su objetivo principal: que sus compañías sean rentables.

Los directivos encuestados son pesimistas sobre la evolución del entorno macroeconómico mundial –su segunda preocupación tras la regulación- debido a la desaceleración de las economías emergentes y la evolución de las crisis en la eurozona, entre otras cuestiones. En España, sin embargo, esta inquietud se ha atenuado respecto a hace dos años, pasando de la tercera a la séptima posición.

Los riesgos relacionados con la ciberseguridad son otra de las novedades del informe de este año y aparecen en cuarta posición -por primera vez, dentro de las preocupaciones globales-. La gestión del cambio es otro de los factores que gana peso dentro de la agenda del sector debido a la profunda transformación que está sufriendo la industria y a la preocupación real que existe por contar con el management necesario para hacer frentes a estos cambios.

El estudio destaca también pérdida de peso, respecto a informes anteriores, de aspectos como las malas prácticas de negocio como foco de riesgo para los directivos encuestados. Este año no aparecen en el top ten cuando hace dos años estaban muy presentes tanto para los ejecutivos globales –ocupaba la cuarta posición- como para los españoles -la sexta-. Otros riesgos que han caído son los relacionados con la disponibilidad de capital, el gobierno corporativo o la preparación del management.

Finalmente, el documento pregunta a los encuestados sobre cuál consideran que es el nivel de preparación del sector asegurador para gestionar los riesgos y amenazas a las que se enfrentan. En una escala entre 1 (muy mal preparado) y 5 (muy bien preparado), los encuestados se atribuyen una nota de 3,20, superior al 2,95 registrado en el estudio realizado hace dos años. En el caso español, los actores de la industria creen estar mejor preparados que sus homólogos a nivel mundial, con una nota media del 3,74 sobre cinco.

Ciberseguridad, una preocupación que ha llegado para quedarse

La ciberseguridad se ha convertido en una prioridad para el sector asegurador. Esa preocupación aparece, por primera vez, entre las cinco principales amenazas para los directivos de la industria a nivel global y en países como Reino Unido o EE.UU. ya es el primer riesgo de la industria. En España, ocupa la posición número 11. Sin embargo, parece lógico que vaya ganando terreno en los próximos años a medida que el componente tecnológico va pesando más en el sector. La mayoría de los directivos encuestados muestran una elevada preocupación por los ciberataques y se espera que en España, el ciberriesgo forme parte del top ten en los futuros informes. No obstante, esta situación podría evitarse si las aseguradoras ponen especial énfasis en diseñar estrategias preventivas y en crear sistemas de seguridad punteros que protejan los datos.

Las compañías aseguradoras, dada su función como intermediador entre el cliente y el sistema bancario, manejan una gran cantidad de datos confidenciales, como por ejemplo, el número de la tarjeta de crédito o la información médica. Esto hace imprescindible para la estabilidad de la industria, contar con canales de distribución herméticos y seguros.

Precisamente, por el carácter susceptible de la información, estas compañías se han convertido en uno de los principales blancos de ataques de hackers o ciberdelincuentes, quienes han sofisticado sus prácticas. La vulnerabilidad se incrementa por la posibilidad de fallos en el software y la dificultad de control de datos que se almacenan en sistemas basados en “la nube”. Además, la actitud cautelosa de la industria para adaptarse a las nuevas tecnologías ralentiza la transformación y la preparación para afrontar las amenazas cibernéticas.

 

 

Nota: PwC ayuda a organizaciones y personas a crear el valor que están buscando. Somos una red de firmas presente en 157 países con más de 195.000 profesionales comprometidos en ofrecer servicios de calidad en auditoría, asesoramiento fiscal y legal y consultoría. Cuéntanos qué te preocupa y descubre cómo podemos ayudarte en www.pwc.es




2016
Todos los derechos reservados

SPC