inicio
Regístrate al boletín      Twitter Facebook Linkedin RSS
Mapa del sitio
25/09/2016
EY, AEC
EY, AEC
07/08/2015
John Schandy: "Fue una experiencia extraordinaria"

 Fuente;  www.elobservador.com.uy

El presidente del Grupo Schandy, el empresario y contador John Christian Schandy, asistió en representación de Uruguay a la gala mundial del Programa Emprendedor del Año, un evento organizado por la consultora EY a nivel mundial desde hace casi tres décadas.

La ceremonia, como es tradicional, se llevó a cabo en Mónaco y reunió a destacados empresarios y emprendedores de más de 50 países.

Schandy participó en el encuentro luego de haber sido distinguido como Emprendedor del Año 2014 a nivel local, en reconocimiento a los aportes realizados por sus empresas al desarrollo del comercio exterior uruguayo, a través de la provisión de una amplia gama de servicios portuarios y logísticos que dan empleo de calidad a más de 800 personas. En Uruguay es la tercera vez que se otorga este reconocimiento.

 

Según contó Schandy a Café & Negocios, fue una "experiencia extraordinaria" desde la primera etapa en Uruguay hasta su viaje a Mónaco.

El empresario explicó que si bien el núcleo del evento son los ganadores de cada país y el concurso para la determinación del emprendedor del año a nivel mundial, E&Y organiza talleres y seminarios que tienen que ver con temas de gran interés para empresarios a los cuales acuden las personalidades más importantes del mundo.

"Tiene la ventaja de que todos los asistentes entran en un círculo de comunicación y de contactos con las personalidades más prestigiosas del mundo en casi todos los temas de interés empresarial.

Por ejemplo, estás en un taller que tiene que ver con empresas de consumo y uno de los que está sentado en el panel es el gerente general de Coca Cola, Muhtar Kent, o está el CEO de Starbucks, Howard Schultz.

En el taller de tecnología, por ejemplo, estaba Bill Stone, fundador de la red social Twitter y en el de temas industriales Bill Ford, de Ford. Pero no solo eso, sino que hay un tema de intercambio y diálogo que es muy importante.

Está muy bien organizado de forma que uno puede expresar que le gustaría hablar con tal persona y la organización del evento te sienta en la misma mesa, o arregla para que puedas hablar antes o después del almuerzo. Tenés esa oportunidad los días que dura el evento", contó impactado.

"Hay una diferencia de escala muy marcada con Uruguay, pero los empresarios del mundo mal o bien tenemos todos las mismas inquietudes, aspiraciones y objetivos. Un emprendedor del año de Uruguay está sentado de igual a igual con el emprendedor del año de Japón o Estados Unidos. Eso nos pone en un plano que en otras circunstancias es difícil de lograr", añadió el representante uruguayo, que fue acompañado por Luis Montone, socio principal de EY Uruguay.

 

Para el empresario, el evento mundial fue un "semillero de innovación, ideas y creatividad", que dejó claro hacia dónde va hoy el mundo empresarial; destacó el emprendedurismo social como la tendencia más marcada.

Dentro de las cosas que más le llamó la atención al empresario uruguayo están los avances en el sector de la biotecnología y de la biomédica, "aéreas donde normalmente uno no asocia con empresarios, pero algunas de las empresas que más están creciendo en el mundo de forma dinámica son de estos rubros", apuntó.

Por otro lado, el evento contó con una importante agenda social, con "glamorosos eventos" en lugares como la ópera de Montecarlo o en el Hotel Hermitage, "fuera de la común para quien venimos de Uruguay", señaló Shandy.

"Yo traté de ser un buen alumno, aproveché al máximo todas las oportunidades. Vi poco de Mónaco y mucho de los talleres. Fui buscando los que más me interesaban, por ejemplo, sobre las empresas familiares, qué ventajas tienen, cómo hacer para que perduren, etc.", señaló el empresario.

 

Historia de vida singular

Schandy contó que le impactó la historia del ganador, el empresario francés de origen sirio Mohed Altrad, vinculado a la construcción. "Tiene una historia de vida y como emprendedor que es impresionante. Emocionó a todos con su discurso", recordó. Altrad, que fue obligado a criar cabras y se le prohibió estudiar, logró ganar una beca para formarse en una universidad de Francia, donde más adelante creó una compañía que actualmente emplea a 17.000 trabajadores y factura cerca de US$ 1.800 millones al año.




2016
Todos los derechos reservados

SPC