inicio
Regístrate al boletín      Twitter Facebook Linkedin RSS
Mapa del sitio
30/09/2016
Outsourcing, AEC
Outsourcing, AEC
07/04/2015
Optimización de costes, flexibilidad y aumento de la competitividad son las principales razones por las que pymes y emprendedores externalizan, cada vez con más frecuencia, actividades de sus empresas.

 Fuente;  www.finanzas.com

Aprovechar la experiencia de profesionales especializados que aportan soluciones para mejorar el funcionamiento de una empresa o de una actividad a un precio competitivo es el principal objetivo que pymes y emprendedores se plantean lograr cuando externalizan alguna de las actividades de sus compañías. El outsourcing permite delegar la gestión de ciertas funciones a un tercero especializado que mejora un determinado servicio. Esto, según los expertos, incide positivamente en el rendimiento del negocio, en la calidad del proceso que se externaliza, en la transformación de costes fijos en variables y en el desarrollo estratégico frente a otras compañías del sector. Todo ello, con un ahorro de más del 50 por ciento respecto a si estos servicios se desarrollan dentro de la empresa por personal contratado.

«El outsourcing, en nuestro caso el jurídico, ofrece la posibilidad de acceder a servicios especializados a un coste razonable y asumible. Es impensable para una pyme o para un emprendedor incorporar a la plantilla de su empresa a abogados especializados con un mínimo de diez años de experiencia en un área concreta. Esto les supondría un problema de costes. Además, no sería útil ya que no precisan un volumen de asesoramiento en cada área que justifique la internalización de esos perfiles», asegura Ángeles Pellón, socia del despacho Vivas y Pellón Abogados, que presta servicios de outsourcing jurídico.


MOTOR DEL CRECIMIENTO

La eficiencia de la externalización ha hecho que durante la crisis hayan sido los servicios de outsourcing los que más han impulsado la facturación del sector de la consultoría. Según los últimos datos de la Asociación Española de Empresas de Consultoría (AEC), los servicios de outsourcing continúan aumentando su peso en el sector y representan el 44,3 por ciento de los ingresos del área de la consultoría, que en 2013 alcanzaron una facturación de 10.537 millones de euros, un 0,4 por ciento menos que en el año anterior.

Según fuentes de la asociación, por su dimensión y su mayor dinamismo, el segmento de los servicios de outsourcing constituye «el principal motor de crecimiento» de las ventas del sector de la consultoría, con un 10,4 por ciento de incremento medio anual, en el periodo 2004-2013. Entre ellos, el outsourcing jurídico es uno de los más solicitados.

El éxito de la externalización de los servicios jurídicos se debe, en opinión de Ángeles Pellón, a que en el inicio y el desarrollo de su negocio, pymes y emprendedores necesitan apoyo legal. «Necesitan entender los términos de un contrato, de una operación societaria o el funcionamiento interno de una empresa. El abogado, en estos supuestos, debe trabajar con el emprendedor, averiguar sus objetivos y darles forma jurídica de la manera más sencilla y eficaz posible, por supuesto, dentro de la legalidad. Se trata de que se sienta seguro», asegura Pellón.

EVITAR ERRORES

La contratación externa de profesionales con experiencia evita que tanto pymes como emprendedores comentan errores que recaerán sobre los resultados de sus balances.

El primer error que comete un emprendedor cuando termina de «recorrer el erial de la búsqueda de capital», es que «siente que por fin tiene el dinero suficiente para poder hacer todo lo que quiere», afirma Pellón. «Pero los fondos son limitados y debe obligarse a mantener un control económico tan estricto como sea posible para consolidar la compañía».

La segunda equivocación radica, según la abogada, en que el emprendedor piensa que «puede con todo», pero es «recomendable» que busque apoyo en aquellas cuestiones que no domina, y, a ser posible, «un apoyo imparcial, que le ayude a tomar las decisiones que deba tomar entendiendo qué significan, qué impactos futuros tendrán y que le ayude a comunicarse correctamente con sus compañeros de viaje», dice Ángeles Pellón.

AHORRO DE UN 50 POR CIENTO

Ahorrar reduciendo costes es otro de los motivos que anima a pymes y a emprendedores a externalizar servicios. A juicio de Ángeles Pellón, aunque es difícil evaluar este ahorro porque depende de las necesidades concretas en cada momento, «contar con una asesoría jurídica externa de profesionales especializados puede suponer, de media, un ahorro del 50 por ciento respecto a la contratación en plantilla de un abogado generalista con no más de dos años de experiencia. A eso hay que añadir la rentabilidad indirecta de no asumir costes laborales innecesarios», afirma la abogada.

Entre los servicios que ofrece una empresa de outsourcing jurídico destacan los ámbitos mercantil y fiscal, que son las dos áreas en las que las empresas necesitan soporte continuado, tanto en su fase de arranque como en su desarrollo posterior.

Estas necesidades hacen que cada vez empresarios y emprendedores sean más conscientes de externalizar servicios como el jurídico. «En el caso de los servicios legales, en general, y de la consultoría jurídica, en particular, empresarios y emprendedores sí tienen identificada esta necesidad, pero también tienen una idea equivocada de su coste», asegura Pellón. «Eso les lleva a solicitar estos servicios cuando están con el agua al cuello, por ello, las boutiques legales tenemos como principal reto comercial que nos consideren un servicio que se pueden permitir de forma constante y que les será útil en su día a día».

La opinión del experto

«AHORRAR COSTES Y CONTAR CON LOS SERVICIOS DE EXPERTOS SON LAS RAZONES PARA EXTERNALIZAR»

Ángeles Pellón, socia del despacho Vivas y Pellón Abogados

«Una de las principales razones para externalizar un servicio jurídico es la posibilidad de compaginar los servicios prestados a una empresa con las necesidades reales que tiene la compañía en ese momento ajustando el coste. Habrá momentos en los que sea precisa mucha dedicación por parte de los abogados, pero en otros, la pyme seguirá su devenir sin necesitar grandes recursos en áreas como la legal, por lo que integrar ese área de forma permanente en la empresa no parece la mejor solución para la pyme».

«La segunda razón es que al decidir externalizar determinados servicios, la pyme y el emprendedor tienen la posibilidad de contar con expertos en cada materia (en el caso de servicios legales, en materia fiscal, mercantil y laboral) a un coste razonable y asumible».
 




2016
Todos los derechos reservados

SPC