inicio
Regístrate al boletín      Twitter Facebook Linkedin RSS
Mapa del sitio
27/09/2016
19/02/2015
Un informe vaticina que en 2018 las llamadas por Wi-Fi superarán las llamadas por telefonía convencional.

 Fuente;  www.cibersur.com

En el Mobile World Congress (MWC) del año pasado, el creador de WhatsApp, Jan Koum, recordaba, en su conferencia, que el objetivo de la aplicación de mensajería más popular del mundo es «conectar a la gente» y que, por este motivo, ofrecería una nueva funcionalidad a los más de 700 millones de usuarios antes del verano: las llamadas de voz. Ahora ya hará casi un año de estas palabras y todo parece indicar que el momento se acerca: no hay más que recordar las imágenes que se filtraron, hace dos meses, de su interfaz con la nueva carpeta Llamadas. Mark Zuckeberg, ahora propietario de WhatsApp, ha confirmado su asistencia al MWC de este año: ¿aprovechará el acontecimiento para hacer pública la fecha definitiva de lanzamiento del nuevo servicio?

Cuando las llamadas de voz por WhatsApp sean realidad, ¿seguirá la gente enviando los 30 billones de mensajes al día? ¿Qué acciones aplicarán las operadoras telefónicas en sus tarifas? ¿Será la misma la calidad de la llamada por medio de internet (telefonía IP: voz sobre IP o VoIP) que por medio de la red telefónica convencional? ¿Se quedarán sin usuarios otras aplicaciones con servicio de llamadas? Ante estas cuestiones, los profesores de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la UOC Robert Clarisó, César Córcoles i Carles Garrigues ya prevén algunos escenarios.

WhatsApp versus otras aplicaciones de llamadas

Hoy en día existen varias aplicaciones para hacer llamadas de voz y de vídeo por internet (Viber, Skype, Tango, etc.), pero «el obstáculo principal para estas apps es que el emisor y el receptor deben tener instalada la aplicación para poder realizar las llamadas», explican los expertos. La existencia de diferentes apps, cada una con su comunidad de usuarios, «hace que su uso no se haya extendido como se esperaba». En cambio, WhatsApp, con su gran comunidad de usuarios, «tiene todos los números para convertirse en la aplicación de llamadas por internet por excelencia», apuntan los profesores.

Aprovechar el volumen de la comunidad de usuarios es lo que llevó a Facebook a incorporar llamadas de voz en su aplicación Facebook Messenger. Hace ahora un año que WhatsApp es propiedad de Facebook (adquirida por 21.800 millones de dólares) y «parece que sus intervenciones van en la misma dirección», explican. Según las últimas declaraciones de WhatsApp el pasado octubre, la nueva versión de esta app, con posibilidad de hacer llamadas gratuitas, se espera que esté disponible este primer trimestre de 2015.

La gratuidad y calidad de las llamadas, ¿aseguradas?

La ventaja para los usuarios de llamadas de voz por internet es que pueden utilizar su tarifa de datos o una conexión Wi-Fi. «La tarifa plana por medio de ADSL o fibra óptica es muy común en los hogares españoles, y esto significa la posibilidad de realizar llamadas gratuitas», explican estos expertos, y, «gracias a las redes Wi-Fi, esto también se traduce en llamadas gratuitas desde el teléfono móvil», añaden. Pero, como advierten estos profesores, «las compañías telefónicas seguramente reaccionarán para seguir manteniendo los ingresos por las llamadas». Y ¿cómo? Clarisó, Córcoles y Garrigues apuntan como posibles estrategias «un incremento en las tarifas de datos o rebajar la calidad del servicio de las aplicaciones VoIP hasta que no haya una compensación por parte de estas empresas de apps, entre otras».

Este hecho está relacionado con el debate sobre la «neutralidad de la red», es decir, «la posibilidad de que las operadoras de telefonía prioricen el tráfico de datos que atraviesa sus redes y puedan exigir compensación a cambio de dar un buen servicio a aplicaciones con un gran consumo de datos, como el vídeo en directo o las llamadas VoIP», exponen los profesores. Si se llegara a este escenario y se acabara la neutralidad en la red, «las aplicaciones VoIP estarían obligadas a repercutir este coste en el usuario (ya sea con anuncios o con pagos de la aplicación)» y, por consiguiente, «se dejaría de pagar las llamadas para pagar la cuota de WhatsApp».

En el mercado de las operadoras, estos expertos prevén que «habrá algunas que usarán la VoIP como herramienta promocional para ganar usuarios, aunque ingresen menos por cliente, otras que endurecerán su política y penalizarán a los usuarios que utilicen estas apps y, por último, operadoras que pasarán a ofrecer más minutos de voz en sus tarifas (del mismo modo que empezaron a ofrecer paquetes de SMS ante la popularización de WhatsApp)».

 

El futuro son las llamadas por Wi-Fi

La llegada de las llamadas por WhatsApp puede suponer un gran cambio en las dinámicas de la telefonía. Según el informe sobre tendencias y previsiones para el tráfico de red IP, publicado este febrero por la consultoría americana de telecomunicaciones Cisco Systems, se prevé que en 2018 los minutos de llamadas por Wi-Fi superen los minutos de llamadas por la red telefónica convencional. «Así que todo apunta a que WhatsApp, con el nuevo servicio de llamadas, contribuirá sin duda a que se confirme esta predicción», explican los especialistas.


La permanencia de la telefonía convencional y la mensajería instantánea

Para los tres profesores, los argumentos que pueden esperarse de las compañías que opten por la voz «convencional» sobre la VoIP son, «por una parte, la universalidad —poder llamar a cualquier usuario sin que se tenga la misma app instalada en el móvil— y, por otra parte, la calidad, ya que, especialmente si no se garantiza la neutralidad de la red, puede resultar difícil garantizar que no haya cortes en una llamada sobre VoIP».

También hay que tener en cuenta algunos de los factores sociales que han popularizado las aplicaciones de mensajería como WhatsApp y que no se traducen directamente a la voz: «la semiasincronía (hay conversaciones en las que los participantes están conectados simultáneamente, pero hay muchas otras en las que no), la privacidad (cuando mantenemos una conversación vía mensajería de texto los que nos rodean no saben lo que estamos diciendo y, a veces, ni siquiera saben que nos estamos comunicando con alguien) y las conversaciones en grupo, que son mucho más fáciles de llevar "en texto" que oralmente», explican.


Los expertos

Robert Clarisó. Profesor de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la UOC en el ámbito de desarrollo de aplicaciones móviles. Director académico del máster universitario de Ingeniería informática de la UOC. Doctor por la Universitat Politècnica de Catalunya en el área de Lenguajes y Sistemas Informáticos. Coordinador del grupo de investigación sobre Ingeniería del Software de la UOC (GRES-UOC).

César Córcoles. Matemático, profesor de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la UOC. Coordina las asignaturas de carácter científico del programa de grado de Multimedia. Experto en recursos multimedia (animación, visualización 3D) e interactivos para la docencia de las ciencias, con especial atención a las matemáticas y la física.

Carles Garrigues. Profesor de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la UOC. Director del máster de Software libre de la UOC. Ingeniero superior informático por la Universitat Autònoma de Barcelona. Miembro del grupo de investigación K-riptography and Information Security for Open Networks (KISON) de la UOC y experto en seguridad en aplicaciones de agentes móviles y seguridad en redes de radio cognitiva.
 




2016
Todos los derechos reservados

SPC