Ciencia como herramienta contra la pobreza y la exclusión
08/04/2010
La ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, ha inaugurado la Conferencia internacional Ciencia contra la Pobreza, un evento clave dentro de los previstos durante la Presidencia Española de la Unión Europea, ya que permitirá abrir un nuevo camino en uno de los grandes retos para las políticas europeas de ciencia e innovación, como es su contribución a la agenda de la lucha contra la pobreza y la desigualdad.

Fuente: http://www.cibersur.com  Fecha: 8.04.2010

Este encuentro, que tiene lugar en La Granja (Segovia) llevará a la agenda política ministerial, por primera vez en la UE, el papel de la investigación y de la innovación para luchar contra la pobreza y la exclusión social. Las conclusiones de la Conferencia serán presentadas al Consejo de ministros europeos de Competitividad de mayo en Bruselas, en el que previsiblemente se adoptará una posición común sobre la dimensión social y de lucha contra la pobreza del Espacio Europeo de Investigación (ERA, en sus siglas en inglés), cumpliendo así uno de los compromisos marcados por el Ministerio de Ciencia e Innovación al comienzo de la Presidencia Española de la Unión Europea.

Ciencia contra la Pobreza pondrá de manifiesto el “inmenso potencial de la investigación y la tecnología” en la promoción del desarrollo humano a través de diferentes vías, ha señalado la titular de Ciencia e Innovación, quien ha puesto como ejemplos en este sentido la forma en que el diagnóstico molecular puede ayudar a reducir la mortalidad infantil, la efectividad de la investigación agrícola en la lucha contra el hambre o cómo el abastecimiento de electricidad en zonas desfavorecidas se puede garantizar con sistemas de energías renovables.

Se trata de “devolver a la sociedad, transformados en beneficios, los recursos que ésta deposita en el sistema de ciencia”, ha añadido Garmendia, quien ha subrayado la “responsabilidad social” de la ciencia europea de reforzar los sistemas científicos de los países menos desarrollados, de modo que estos afiancen sus propias capacidades de investigación y de innovación.

En este nuevo espacio compartido entre la ciencia y la cooperación para el desarrollo también juegan un papel clave las políticas nacionales. En este sentido, Garmendia ha afirmado que el compromiso del Gobierno de España es inequívoco, y prueba de ello es que la nueva Ley de Ciencia, Tecnología e Innovación, que se remitirá en breve a las Cortes para su tramitación y aprobación, incorpora la cooperación al desarrollo en materia de I+D+i como uno de sus objetivos.

En esta línea, Garmendia ha anunciado también que en este año, el Ministerio de Ciencia e Innovación y el Ministerio de Asunto Exteriores y Cooperación, a través de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), identificarán iniciativas y proyectos piloto que contribuyan a la lucha contra la pobreza y la exclusión social a través de la ciencia, la tecnología y la innovación y que tendrán un reflejo futuro en el Plan Nacional de I+D+i.

Junto a Garmendia, también han participado en la sesión de apertura de Ciencia contra la Pobreza, a través de un debate, el presidente del Grupo de Reflexión sobre el Futuro de la Unión Europea, Felipe González; el escritor y divulgador científico Eduardo Punset, y el director del Centro de Investigación en Salud Internacional de Barcelona (CRESIB), Pedro Alonso.