Comercialización y productividad de la I+D, principales retos de la innovación responsable en España
05/12/2013
La comercialización de las innovaciones y la productividad de la I+D en términos de generación de nuevas patentes son los principales retos de la innovación responsable en España, según se desprende del estudio 'Innovación responsable' realizado por Forética y el Observatorio Zeltia.

 Fuente:  www.cibersur.com

El estudio analiza el papel que juega la responsabilidad social a la hora de desarrollar nuevos productos y servicios, y qué aporta la integración de criterios de sostenibilidad a la generación de nuevos modelos de negocio.

Así, en el informe se define la innovación responsable como "aquella innovación que realiza una aportación positiva al trinomio de factores económico, social y ambiental". 

En palabras del director de Desarrollo Corporativo de Forética y director del estudio Jaime Silos, la innovación responsable es "una de las principales herramientas de crecimiento futuro para cualquier sector de actividad como respuesta a los retos actuales que tienen que enfrentar empresas de todos los tamaños, como son la transformación a un planeta cada vez más urbano, el cambio demográfico, la escasez de recursos y el cambio climático, entre otros".

Según destaca el estudio, la concentración de innovación en un entorno geográfico determinado responde a la existencia de un alto nivel de especialización, el establecimiento de incentivos a la innovación y la buena gobernanza a nivel socio-político.

En el caso de España, el documento añade que el desarrollo de la innovación responsable "es enormemente heterogéneo" y destaca a las comunidades de Aragón, Cataluña, Madrid, Navarra y País Vasco. En general, indica que España cuenta con "una buena base y potencial innovador", gracias al elevado porcentaje de población de entre 30 y 34 años con estudios superiores o a la importante participación en artículos científicos internacionales, entre otros puntos a destacar.

El informe también señala tres esferas de interacción entre la innovación y la responsabilidad social: los productos y servicios, los procesos y la innovación social. De estas, la más avanzada es la primera, en la que compañías transforman los retos de la sostenibilidad en una fuente de negocio, o en una identificación de riesgos que es necesario mitigar.

En la esfera de los procesos, aunque de manera menos directa, las organizaciones encuentran nuevas formas de hacer las cosas que les hace más eficientes, lo que acaba impactando en la cuenta de resultados, según el estudio. Sin embargo, precisa que en la tercera esfera (la innovación social) las organizaciones pueden encontrar ventajas competitivas "menos replicables y más duraderas".

El estudio, que ha contado con la colaboración de RDi Press y la Cátedra de Innovación, Salud y Comunicación de la Universidad Rey Juan Carlos y el Observatorio Zeltia, termina con una serie de recomendaciones encaminadas a ayudar a las empresas y administraciones públicas a integrar la responsabilidad social en sus acciones innovadoras. Entre otras, recomienda establecer un marco de evaluación de la innovación responsable y asegura que el tiempo y la elasticidad de la demanda pueden afectar al factor responsabilidad de la innovación.

El director de Comunicación de Grupo Zeltia, Fernando Mugarza, ha destacado que "la innovación se encuentra íntimamente relacionada con la sostenibilidad y la responsabilidad social". "La innovación responsable en un país es reflejo de su ímpetu innovador, supone innovar en cualquier ámbito de una organización de forma ética, ajustada a los principios básicos de la RSE, es por lo tanto un concepto que impregna a la cultura de la Organización (Liderazgo innovador), es una palanca de generación de valor añadido, de mejora de la productividad y la competitividad y está vinculada al capital humano de las organizaciones y empresas, involucra directamente a grupos de interés tanto externos como internos a la Organización", ha añadido.