Las empresas españolas siguen apostando por la innovación para hacer frente a la crisis
11/08/2011
De acuerdo con los resultados de la Encuesta europea sobre tendencias empresariales en materia de inversiones en I+D (EU Survey on R&D Investment Business Trends)

Fuente:  www.euroalert.net  Fecha:  11.08.2011

 En 2009 las inversiones empresariales en este ámbito a nivel mundial lograron resistir las presiones del entorno de crisis global. Este signo de la importancia estratégica de este factor para las empresas europeas se ha hecho aún más patente en España donde, pese a la situación económica, la inversión en I+D ha superado el 15%.
 

La Encuesta europea sobre tendencias empresariales en materia de inversiones en I+D (EU Survey on R&D InvestmentBusiness Trends) muestra que una media del 27% de las ventas anuales de las empresas europeas se ha debido a productos innovadores introducidos en los últimos tres años. En este contexto, las mayores empresas de inversión en I+D con sede en la UE prevén que sus inversiones globales en investigación y desarrollo aumenten anualmente en un 5% entre 2011 y 2013.

No obstante, conviene señalar que dentro de la Unión Europea existen divergencias en los índices de incremento de inversiones en I+D que reflejan las diferencias de reparto sectorial. Según la encuesta, la mayor parte del descenso generalizado en I+D proviene de países con una parte importante de innovación centrada en el sector de la automoción, como es el caso de Alemania o Francia, o en las tecnologías de la información y el hardware, como es el caso de Finlandia o Suecia.

Frente a este descenso generalizado, destaca el caso de las empresas españolas que han experimentado un importante crecimiento de la inversión en I+D del 15,4% pese a la importante crisis financiera que ha provocado un descenso en las ventas del 6,4%. Estas cifras se deben en gran medida a las importantes inversiones realizadas por algunas de las principales multinacionales españolas.

De formal general las previsiones de inversión corporativa en I+D supondrán más del doble de las previsiones realizadas en 2010 y representan una subida importante frente al 2,6 % de disminución de las inversiones en I+D registrada por esas empresas en 2009. Aunque el porcentaje de inversión en innovación previsto en la UE continúe siendo inferior al de otras regiones del mundo, las empresas siguen previendo destinar el 75% de sus inversiones a la UE. Los porcentajes más altos previstos en sus inversiones de I+D corresponderán a China (25 %), Japón (17 %), otros países europeos (8 %), India (8 %) y los Estados Unidos y Canadá (5 %).

Este tendencia indica que las empresas con sede en la UE desean aprovechar el crecimiento de las economías emergentes sin dejar de centrarse sobre todo en la UE. Así lo confirman los importes nominales de inversión en I+D, que van a aumentar en 2.200 millones de euros durante los tres próximos años en la UE y en 2.700 millones de euros fuera de la UE.

Los principales factores positivos para la innovación en la UE residen en la existencia de personal cualificado y el apoyo público en forma de subvenciones e incentivos fiscales. Frente a ello factores negativos como los costes de aplicación de los derechos de propiedad intelectual (DPI) y el tiempo necesario para conseguir la protección de los DPI, ponen de relieve la importancia de fomentar un régimen de DPI que favorezca la innovación, elemento para el que la propuesta de patente única de la UE representará un gran paso adelante.