INFORME [94 Kb]
EUROSTAT. España está a la altura de Malta y Hungría en algunos indicadores tecnológicos
31/10/2007
Eurostat afirma que nuestro país es uno de los que menos apuesta por esta materia de toda la Unión Europea.

EFE. 29.10.2007

* Sólo destaca en ventas de productos novedosos.

* De los siete indicadores que miden la innovación en Europa, España sólo destaca en la venta de productos novedosos.

* Lejos de mejorar, España ha retrocedido.

España es uno de los países de la Unión Europea que menos apuesta por la innovación tecnológica en sus productos y servicios o por cambiar la estructura empresarial para adaptarse a los cambios tecnológicos, según el Marcador de la Innovación Europea elaborado por la oficina estadística comunitaria, Eurostat .

Este informe recoge datos sobre el periodo que va de 2004 a 2006 y refleja que la situación de las empresas españolas lejos de mejorar ha retrocedido unas décimas respecto a la última medición que fue hecha entre 2002 a 2004.

España, en el grupo de "países que van a la zaga" a la hora de aplicar las nuevas tecnologías

El estudio sitúa a España en el grupo de "países que van a la zaga" a la hora de aplicar las nuevas tecnologías a su oferta de productos o servicios, en el que también se encuentran Italia, Malta, Hungría, Croacia y Eslovaquia.

La innovación tecnológica que analiza el estudio abarca conceptos tan amplios como la aplicación empresarial de nuevos descubrimientos, las patentes, las relaciones empresariales en el campo de la tecnología o la adaptación de la estructura empresarial a estos cambios. De los siete indicadores que el estudio ha utilizado para medir la innovación, España sólo destaca en la venta de productos novedosos (que representan en torno al 10% de la facturación total), aunque es superada por Alemania.

Pero por otro lado España se encuentra en penúltima posición (sólo por delante de Bulgaria) en la compra de bienes de equipo, programas informáticos o diseño industrial aplicados a los productos o servicios ofertados por las empresas. Nuestras empresas gastan poco más del 1% de sus ingresos a este campo, frente a más del 3% en Alemania, Suecia y Grecia.

No es mejor su situación en otros indicadores como el número de pequeñas y medianas empresas que han cambiado su organización para adaptarse a las nuevas tecnologías o han integrado algunos de sus departamentos para potenciar la innovación. En este aspecto España se encuentra en la novena posición, con un 30% de las empresas que han realizado los cambios necesarios, muy alejada de los líderes como Luxemburgo o Dinamarca.

España también está en las últimas posiciones en la colaboración entre las pymes y las instituciones opara impulsar el desarrollo científico y tecnológico. En concreto se sitúa en el puesto número diecisiete, cerca de países como Italia, Lituania o Polonia, ya que menos del 40% de las pymes españolas colaboran con alguna institución que fomente la innovación, muy lejos de Irlanda, con un porcentaje que supera el 70%.