"El futuro de Europa necesita la ciencia y la innovación para su desarrollo sostenible"
26/11/2009

Fuente:  www.cibersur.com   Fecha:  26.11.2009

“Las perspectivas de futuro para la Unión Europea hacen más patente que nunca la necesidad de hacer de la ciencia y de la innovación palancas para un desarrollo sostenible”. Así lo ha indicado la ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, en su comparecencia en la Comisión Mixta para la Unión Europea en el Senado para explicar las grandes prioridades de su Departamento durante la Presidencia del Consejo de la Unión Europea el primer semestre de 2010, dentro de los principios de innovación e igualdad que marcarán toda la acción del Gobierno en este periodo.

La Presidencia Española, ha señalado, impulsará iniciativas concretas que permitan enfocar a la Unión Europea hacia los retos globales a los que se enfrentará en este siglo. Para ello, Garmendia ha definido los tres ejes de acción fundamentales que desarrollarán durante la Presidencia.

El primero de estos ejes irá dirigido a “situar las políticas de I+D y de innovación en el centro del proyecto europeo”, ha señalado Garmendia. Para ello resulta necesario dotar al Espacio Europeo de Investigación (ERA, en sus siglas en inglés) de mecanismos y reglas comunes que armonicen las iniciativas y las políticas existentes en las regiones y los estados, y que saquen el máximo partido de las nuevas oportunidades que, en materia de ciencia e innovación, ofrece el nuevo tratado de Lisboa.

“Solamente con un espacio común para el conocimiento en el que los científicos y las ideas circulen libremente, podremos garantizar que la investigación y la innovación sean los motores del progreso económico y social en las próximas décadas”, ha afirmado la ministra.

Conseguir un ERA más eficaz requiere además trabajar en la eliminación de barreras a la movilidad de los investigadores o en la revisión de los mecanismos de decisión en torno al mapa europeo de infraestructuras científicas, aspectos a los que la Presidencia Española también prestará especial atención.La titular de Ciencia e Innovación ha explicado además que España defenderá durante su Presidencia que las políticas de ciencia e innovación vayan de la mano, integrando en el debate sobre el futuro Plan Europeo para la Innovación los avances que ya se están dando en la construcción del ERA. “La innovación no puede impulsarse sin atender al empuje que la ciencia y el nuevo conocimiento tiene sobre la generación de nuevos procesos, productos y servicios”, ha asegurado.

La Presidencia Española tratará además que este Plan incluya los cinco elementos principales de la futura Estrategia Estatal de Innovación que el Ministerio de Ciencia e Innovación se encuentra elaborando actualmente: un entorno financiero proclive a la innovación; mercados líderes innovadores; internacionalización de la innovación; difusión de la innovación a escala regional y local, y, por último, las personas como eje del cambio de modelo productivo.

Involucrar a la ciencia en las necesidades de la sociedad

El segundo de los ejes de acción que definirán las prioridades del Ministerio de Ciencia e Innovación durante la Presidencia Española del Consejo de la Unión Europea consistirá en involucrar a los ciudadanos europeos en la construcción del ERA. Esto no será posible, ha indicado Garmendia, si los programas de investigación y de innovación - comunitarios, nacionales e intergubernamentales- no responden a los grandes retos y preocupaciones sociales.

“Trataremos de acelerar las iniciativas comunitarias de I+D que tienen que ver con retos como las fuentes de energía, el cambio climático, la salud o el envejecimiento” ha anunciado.

Dentro de este eje de acción la Presidencia Española también impulsará las reformas necesarias para simplificar los programas comunitarios y, en particular, el Programa Marco. El objetivo es reducir la complejidad que los científicos y las empresas europeas se encuentran para participar de forma eficiente en proyectos europeos con sus homólogos de otros países.

Ciencia contra la pobreza y la exclusión social

El último eje de acción irá destinado a conseguir una ciencia comprometida y de mayor sensibilidad que juegue “un papel más activo en la búsqueda de la cohesión social y en la lucha contra la pobreza y la exclusión”, según la ministra. El objetivo es situar “la ciencia y la tecnología al servicio de la lucha contra las desigualdades”.

En este área, la Presidencia Española apostará por la idea de una ciencia que incorpore entre sus desafíos la difusión universal del conocimiento científico con iniciativas específicamente dirigidas a los colectivos y países con más dificultades para acceder a este conocimiento. Asimismo, también trabajará por la trasferencia de tecnología a las regiones del mundo más desfavorecidas.