La I+D+i española necesita más recursos ligados a reformas y "un cambio radical en la carrera investigadora"
25/07/2014
El sistema de I+D+i español requiere más recursos ligados a reformas estructurales y un cambio radical en la carrera investigadora, según han concluido los expertos europeos que han llevado a cabo la auditoría encargada por el Ministerio de Economía.

Fuente:  www.cibersur.com

El ministro Luis de Guindos encargó esta análisis a un grupo de expertos de la Comisión Europea, que realizaron el estudio a través del denominado European Research Area Committee (ERAC) Peer review.

Nueve expertos de cinco países de la Unión Europea (Bélgica, Alemania, Estonia, Francia y Suecia), cuatro expertos independientes y dos representantes de la Comisión Europea se reunieron durante dos días con los actores del Sistema Español de I+D+i.

El resumen ejecutivo, señala que el incremento de los recursos, siendo necesario, debe basarse en una adecuada planificación estratégica a diez años y con consenso político. Es necesario, a juicio de los expertos, asumir un programa/plan de resultados esperados así como las correspondientes reformas estructurales. Por ello, recomiendan que se acompañe del progresivo incremento de recursos públicos hasta alcanzar, en el plazo de tres años, el 0,7% del Producto Interior Bruto.

Junto con ello, señalan que los recursos humanos son el problema más acuciante del Sistema y piden actuar con carácter inmediato. De este modo, señalan el envejecimiento de plantillas, la congelación de reposición y la necesidad de implementar una carrera investigadora alternativa al estándar vigente ligado al modelo funcionarial. También es necesario introducir un cambio radical en la gestión de la carrera investigadora, que busque liderazgo científico, autonomía y movilidad.

Más autonomía
Además, consideran que la reforma institucional es fundamental para dotar a los organismos públicos de investigación (OPI) y universidades, así como a los institutos, centros y departamentos que los integran, de un grado de autonomía mayor del que disponen en la actualidad, ligada a un sistema de rendición de cuentas y a un programa de reorganización de los organismos públicos de investigación.

Por ello, consideran relevante un sistema de evaluación basado en la excelencia y el impacto económico, social y cultural, tanto para organismos de investigación como para universidades, que determine la asignación de recursos tanto directa como indirecta. Es necesario también, en opinión de los expertos, incrementar la proporción de fondos competitivos.

Para que el modelo de innovación sea eficaz requiere también, según apuntan, de un nuevo nivel de coordinación entre los agentes, para lo que plantean la creación de consorcios nacionales denominados Ámbitos Estratégicos de Innovación. En definitiva, consideran que existe una clara necesidad de promover la colaboración público-privada a nivel nacional orientada a la innovación. En consecuencia, ven fundamental incluir un número mayor de agentes empresariales en el Sistema, así como un mercado y una cultura para la innovación.

Finalmente, plantea la necesidad de contar con una agencia independiente para implementar una parte de las reformas propuestas, Incentivar sinergias regionales de apoyo al sector privado y a la creación de empresas y hacer un seguimiento eficaz y evaluación para apoyar una política basada en la evidencia.