Informe Deloitte. Un tercio de las empresas ya tiene implantado algún proceso de innovación
25/01/2008
La principal vía de innovación se realiza internamente y un 40% de las innovaciones se realizan con la colaboración de socios externos.

El 33% de las empresas españolas cuenta ya con procesos formales de captación de ideas y programas que incentivan el proceso de innovación. Lo que supone un horizonte de crecimiento para las empresas y un aspecto en el que mejorar. Además, el 89% de las empresas cuenta con una estrategia corporativa de innovación, lo que plantea un entorno aún más favorable. Así lo afirma el estudio realizado por Deloitte, bajo el título La innovación en la empresa española.160;

Un horizonte prometedor.

En cuanto a las estrategias de innovación de las compañías, en un 50% de los casos analizados existe una estrategia de innovación, en un 39% existe pero no ha sido comunicada de momento y un 11% no tiene.

En cuanto a los métodos para llevar a cabo las innovaciones, se apuesta principalmente por aquellas desarrolladas en la propia empresa. Así un 72% lo identifica como el método más importante, seguido de las acciones desarrolladas con la colaboración de socios externos, que es señalado como otro método por el 40% de los encuestados. Las acciones conjuntas con las universidades es la vía menos utilizada, según indica el 16% de las empresas.

El 50% de las empresas considera que las innovaciones que lleva a cabo tienen una rentabilidad suficiente. No obstante, un 25% de los encuestados afirma que sus innovaciones aportan un crecimiento insuficiente en la rentabilidad.

El estudio que ha elaborado Deloitte a partir de las opiniones de las compañías líderes nacionales en sus respectivos sectores de actividad, señala también que en los próximos años un 11% de los ingresos provendrá de la comercialización de nuevos productos, y en el 69% de los casos vendrá dada por ligeras innovaciones en productos y servicios (innovación incremental).

Finalmente, el estudio señala que las empresas españolas están muy focalizadas en innovaciones funcionales. Las tres principales prioridades de las empresas a la hora de tomar decisiones de inversión en innovación son: añadir valor a un producto actual, obtener mayor penetración en mercados existentes y desarrollar una gran base de clientes estables.

El estudio concluye que existe una elevada heterogeneidad en la forma de entender la innovación por parte de la empresa española y que se da una percepción muy conservadora a la hora de concebir la innovación. El análisis señala, además, que para potenciar la innovación en las empresas es necesaria una mayor flexibilidad de las estrategias corporativas sobre todo porque existen claras oportunidades para optimizar los procesos asociados a la innovación.