La innovación abierta, un arma cargada de futuro
25/11/2009
En estos días en los que el presidente Zapatero habla del nuevo modelo económico y nos pide, con todos mis respetos, que juguemos a la gallinita ciega. Quiero arrojar una lanza por la Innovación abierta, Open Innovation, que es lo que empieza a estar de moda, por fin, también en nuestro entorno. Una lanza por la Innovación abierta para que en ese modelo que se está construyendo y que aún no se desvela por completo porque el mismo debe de ser un modelo que construyamos entre todos y no sólo los expertos, sea un modelo colaborativo con ideas destiladas de todos los ámbitos económicos que forman el entramado de empresas, instituciones, Administraciones Públicas, fundaciones y centros educativos y de investigación del país construyendo y apostando claramente por la innovación abierta, y no sólo por la innovación a secas. Porque la innovación abierta es la democratización del proceso de innovación, es inclusiva y responde a la sabiduría de la multitud, wisdom of crowds, que ya se sabe, vale más que la sabiduría de los expertos y gurús.

Fuente:  www.cincodias.com  Fecha:  25.11.2009

La multitud tiene respuestas a sus propias preguntas si se le consulta. La multitud ya intuía que el modelo del ladrillo y de la poca investigación básica no iba a terminar bien. ¿De dónde salía el dinero que hacía que el valor de nuestros pisos se multiplicara por cinco? Es como si de repente la energía se creara de la nada, como vivir en un espacio donde se estaban violando los principios básicos de la termodinámica. La innovación abierta donde se permite el fracaso y volver a empezar, la prueba y error, no sólo debe de platearse en la ciencia, en la tecnología y en los centros de investigación, que son imprescindibles ya que España sin más investigación básica no va a ninguna parte porque es el pulmón necesario para poder respirar en el futuro, sino que también debe plantearse a nivel empresarial, institucional, comunitario, educativo. La innovación abierta donde las decisiones las toman los usuarios, los prosumers y nuestros empleados, consumidores, funcionarios, ciudadanos que votan y dicen cómo debemos de priorizar en función de las necesidades y nichos no cubiertos de los mercados pero también asumiendo ideas y proyectos con riesgo, ideas que pueden o no tener un gran potencial mas allá de nuestros ojos y entendimiento, y luego van y nos sorprenden.

Si hay innovación abierta habrá democratización del talento y creación de nuevas empresas con grandes y pequeñas ideas y saldrán del intraemprendimiento (desde dentro) como del extraemprendimiento (desde fuera) y removerán los cimientos hacia una clase creativa que nos lleve a un sueño español como el sueño americano (American Dream) del pasado. Pero para ello es imprescindible que se incluya la innovación abierta como materia obligatoria de estudio en las escuelas, institutos y universidades la educación 2.0 y la universidad 2.0 y que se promueva a los nuevos emprendedores que crearán un nuevo modelo administrativo Administración 2.0 y empresarial más abierto con organizaciones diferentes, Empresa 2.0, disruptivas, participativas, donde el fenómeno de las redes sociales se habrá implantado como una herramienta imprescindible para establecer las conversaciones y los diálogos abiertos que se necesitarán, redes sociales que por otra parte ya han invadido sus espacios y a las que ya no se les puede dar la espalda. La innovación abierta es la nueva poesía para halagar nuestros oídos, la esperanza del presente, un arma cargada de futuro.