Para salir de la crisis hay que apostar por I+D, dice Garmendia
18/02/2009
Transformar una economía como la española, cuyo crecimiento en los últimos años ha estado basado en la construcción y el turismo, en otra que se base en la ciencia y la innovación es el ambicioso reto de la ministra Cristina Garmendia.

Fuente: http://es.reuters.com  Publicación: 17.02.2009

"Una de las recetas para salir de la crisis es apostar por la ciencia y la innovación, esto es unánime en todos los países", aseguró en una entrevista reciente con Reuters. "Este país tiene que apostar por la I+D+I no como una opción, sino como una necesidad".
España apenas destina el 1,3 por ciento de su PIB a investigación y desarrollo, lo que supone un 60 por ciento de la media de la UE-15, y solo cuatro comunidades autónomas - Madrid, Navarra, País Vasco y Cataluña - superaron el uno por ciento, según los últimos datos disponibles, correspondientes a 2005, del Plan Nacional de Investigación Científica, Desarrollo e Innovación Tecnológica.
La cifra queda muy lejos del 3% que la Unión Europea considera óptimo, pero también del 2% que se ha puesto el Gobierno como objetivo para 2010. Aún así, la ministra se muestra optimista.
"En los últimos cuatro años hemos multiplicado nuestro esfuerzo público por 2,7, (pero) no hemos dado tiempo realmente a que estos sectores emergentes tengan peso en el PIB. Si no hubiéramos hecho esta apuesta hace cuatro años, ahora mismo nuestro futuro estaría seriamente comprometido", aseguró.
Pero también reconoció que "no hemos conseguido acompasar con el mismo esfuerzo inversor en el sector productivo, y esto nos tiene que hacer reflexionar".
En un momento en el que la economía española está inmersa en la recesión y los peores pronósticos apuntan a alcanzar los cuatro millones de parados, Garmendia admitió que su ministerio no será el que más desempleados vaya a recolocar - situó la cifra en un máximo de 50.000 empleos nuevos dentro del Plan E - , pero insistió en que son políticas de futuro, y que en España tiene que haber un cambio de cultura.
La ministra pidió una reflexión sobre "en qué momento nos encontramos y cuáles son nuestras opciones de futuro".
"¿Por qué hemos perdido competitividad en España? Primero porque ya no tenemos ventajas en costes, y segundo porque no hemos sabido acompasar el que nuestros costes se han incrementado con que hayan incrementado las actividades que tengan valor añadido".
"Esto es donde estamos ahora mismo muy enfocados, en generar sectores de alto valor añadido, no solamente en los sectores tecnológicos emergentes, sino en los tradicionales que a través de I+D+I pueden reinventar parte de sus actividades y tienen que intentar enfocarse en estos nuevos nichos de mercado que van a emerger con la globalización".
El ministerio también ha desarrollado programas para ayudar a las empresas con problemas de liquidez.
"Es importante que en este momento no recorten la apuesta por la innovación en aras de resolver sus problemas de corto plazo, porque estarán comprometiendo su futuro".
La salud, la biotecnología, la energía, las telecomunicaciones y la nanociencia y la nanotecnología son las cinco áreas estratégicas donde España tiene capacidad científica, talento y empresas innovadoras que el ministerio quiere potenciar.
"Yo espero generar los indicadores que muestren que España tiene que apostar por este camino. Muchos de los sectores emergentes, biotecnología, salud, energías renovables, son los que a pesar de la crisis internacional y en España están generando empleo, un empleo cualificado en términos de remuneración y de estabilidad. Y además son empleos que son tractores de otros empleos".
MITOS ANTIBOLONIA
Otro ambicioso objetivo de esta ministra, nacida en San Sebastián en 1962, es mejorar la vinculación entre empresas y universidades para que España se acerque a otros países más avanzados, así como fomentar la movilidad de estudiantes y profesores.
Parte imprescindible del objetivo es la puesta en marcha del Espacio Europeo de Educación Superior, el conocido como Proceso de Bolonia, sobre el que ha surgido cierta oposición en la Universidad y que pretende estar completado dentro de dos cursos.
Garmendia señaló que la oposición es "minoritaria, lo que pasa es que los medios de comunicación la han recogido ampliamente", y que cuando visitan las universidades y explican en qué va a consistir el proceso, "el ambiente se normaliza".
"A mí me cuesta pensar que un estudiante al que se le diga que si quiere puede empezar su primer curso en España, hacer segundo en Francia, o viceversa, o cuando acabe y egrese, pueda trabajar en 46 países, me cuesta mucho pensar que un estudiante que entienda bien la oportunidad que supone esto, esté en contra".
Además criticó lo que llamó "mitos antiBolonia", como la supuesta privatización de las universidades.
"¿Dónde lo pone? ¿Cuál es el riesgo? Yo no lo veo (…) Debemos garantizar una buena cualificación de nuestros egresados para que tengan un mejor empleo, más cualificado y más estable. Esto no tiene nada que ver con la privatización".
La ministra confió en que "entre seis u ocho" universidades españolas se metan entre las 100 mejores de Europa para 2015, y señaló que les pedirán "que se especialicen y trabajen sus fortalezas".
Esta ministra que proviene del campo científico - licenciada en Ciencias Biológicas, se doctoró en el laboratorio de Margarita Salas - también destacó el potencial de España en el ámbito de la salud.
"La salud es un ámbito en el que España puede competir a nivel internacional", aseguró. "Podemos ser referentes en algunas de las patologías", y citó la oncología y la medicina regenerativa, entre otras.
A punto de cumplir un año en un ministerio de nueva creación, Garmendia es consciente de que su labor pueda no ser muy conocida.
"Posiblemente no haya estado tan preocupada con los titulares, he estado más ocupada en construir de una forma sólida las bases del ministerio", afirmó. "Espero que me puedan juzgar por los resultados, además de por mis fotos".

 



Otras direcciones de internet relacionadas: