Según Gartner, los departamentos de TI deberían innovar o hibernar para pasar la crisis
05/11/2008
Los departamentos de TI de las compañías de servicios financieros deberían innovar o ‘hibernar’ para pasar la recisión. Así de rotunda se mostraba Gartner en su Simposium en Cannes.

 

La innovación en TI puede producir un cambio radical en el negocio, mientras que la hibernación puede minimizar el gasto y dejar a la organización con recursos que pueden ser utilizados más tarde, explica Alistair Newton, vicepresidente de investigación de Gartner.

Las compañías que elijan un camino intermedio corren el riesgo de acometer una gran modernización por una pequeña ganancia.

Newton destaca que las compañías de servicios financieros pueden “incorporar la innovación en su agenda y cultura corporativa”. Y, en este sentido, comenta que, por ejemplo, las sucursales necesitan ser rediseñadas para vender y asesorar. Al haber apartado al cliente de las oficinas a través de la banca telefónica y la banca por internet, la automatización de la sucursal y la integración multicanal puede permitir a los bancos reenganchar a los clientes. Aunque, para ello, es necesario prestar más atención a la personalización del cliente. 

Por otro lado, Newton resalta el protagonismo cada vez mayor de las redes sociales. Algunos nuevos actores del mercado de servicios financieros, como las start-up de la conectividad social, están intentando utilizar la tecnología de red social. "El próximo paso será salvar la diferencia entre las redes sociales puras y las redes sociales financieras”, explica.

Las redes sociales financieras están “impulsando a las redes sociales a iniciar una nueva forma de transacción financiera, al permitir a sus miembros no sólo compartir información sino también a prestar y tomar prestado el uno al otro, eliminado al intermediario - en este caso el banco, " puntualiza.

Por último, Gartner señala que los bancos también deben actualizar su visión de los sistemas de pago. "Algunas innovaciones hechas en este sentido están muy centrada en las aplicaciones de pago en sí mismas y tiene como resultado el despliegue de tarjetas multiaplicación y el uso de aplicaciones de fidelización. Sin embargo, muchas innovaciones son invisibles de cara a los clientes al centrarse, en vez de en un uso más eficiente de la información de pago, en el rediseño de las infraestructuras que soportan el despliegue de centros de pago en la organización”.