Alarma: cerca del 21% de los niños españoles, en riesgo de ser adicto a Internet
17/09/2014
Un total de 857.000 menores españoles, de entre 4 y 16 años, se encuentran en riesgo de desarrollar una adicción a Internet, lo que equivale al 21,3 por ciento de los más de cuatro millones de niños internautas en España, según un estudio realizado por el Centro de Seguridad para los Menores en Internet Protégeles.com, con datos extraídos del informe EU.NET.ADBl realizado en colaboración con varios países europeos.

Fuente:  http://www.cibersur.com

Así, el análisis recoge que España es el país europeo con la tasa más alta de menores en riesgo de sufrir adicción a Internet (21,3 por ciento); una cifra que duplica la media europea, que se sitúa en el 13 por ciento.

De esta forma, tras España se encuentra Rumanía, con un 16 por ciento de menores con posibilidades de desarrollar adicción; seguido de Polonia, con un 12 por ciento. En el extremo contrario se encuentran los islandeses (7,6 por ciento) y alemanes (9,2 por ciento).

Preocupa también, que a los niños que podrían ser adictos a Internet en el futuro, hay que sumar los que ya presentan una conducta disfuncional, que ya son considerados adictos.

Se trata de más de 60.300 menores --una cifra que supone el 1,5 por ciento de todos los que hoy en día utilizan frecuentemente Internet--, los que ya presentan un patrón de comportamiento que se caracteriza por la pérdida de control sobre el uso de Internet y que puede llegar a ocasionar aislamiento y descuido de las relaciones sociales, la higiene personal e incluso un menor rendimiento académico.

En este sentido, el informe revela que los hábitos fundamentales que favorecen una adicción a Internet son el uso de las redes sociales más de dos horas al día, tener más de 500 amigos online o jugar con el ordenador durante casi tres horas diarias.

Sin embargo, hay muchos otros factores que también contribuyen a este fenómeno como el aumento del número de dispositivos con conexión a Internet en cada hogar. Así, el documento apunta que en España hay una media de 3,64 gadgets en cada domicilio; un 96 por ciento de los hogares cuenta con al menos un teléfono móvil; y el 54 por ciento posee al menos un ordenador.

La permisibilidad por parte de los padres ante el uso de Internet, es un motivo importante en la aparición de la adicción, pues en muchas ocasiones se utiliza la tecnología como elemento para distraer a los más pequeños en lugar de fomentar su uso con un fin educativo. El hecho de que los dos padres trabajen fuera de casa o puedan dedicar menos horas al día a estar con sus hijos ha favorecido a un aumento en el tiempo de uso de dispositivos electrónicos por parte de los niños.

Un 66% de los niños utiliza Internet habitualmente
Respecto al tiempo que invierten los pequeños en tecnologías, el primer puesto siegue siendo para la televisión, con un total de 1,96 horas de uso diario; seguida por el teléfono móvil, que les mantiene ocupados durante 1,65 horas al día; Internet, con 1,60 horas diarias; y por último, el uso de videoconsolas, una afición en la que invierten 1,30 horas al día.

En total, el informe expone que los niños españoles pasan casi 100 minutos, es decir, 1,6 horas al día enganchados a la red. Esto supone 11,2 horas a la semana, 48,5 horas al mes y 24 días al año de media. Unas cifras que sitúan a los niños españoles por encima de la media europea, consistente en 88 minutos de conexión diaria a Internet, el equivalente a 22 días al año.

Entre los dispositivos habituales para conectarse a Internet, el ordenador sigue siendo la herramienta principal, aunque el uso del móvil está experimentando un importante crecimiento. Así, el texto apunta que más del 95 por ciento de los menores de 10 a 15 años dispone de un ordenador en sus hogares; mientras que el móvil está presente en un 63 por ciento de los casos.

Además, el 66,5 por ciento de los menores españoles utiliza Internet de forma habitual, esto corresponde a casi 7 de cada 10 niños de entre 4 y 16 años.

Ante estos datos, el estudio de Protégeles.com muestra que e 1,5 por ciento de los jóvenes de esas edades (60.356) ya puede considerarse adicto; entre las principales actividades donde los menores usan Internet son en trabajos escolares (92 por ciento), juegos online (83 por ciento), ver videoclips (75 por ciento) y conectarse a redes sociales (71 por ciento); a partir de los 12 años, los niños se conectan a Internet prácticamente a diario; además, las niñas (92,2 por ciento) se conectan mas que los niños (90,7 por ciento); El 88,2 por cuento, accede a Internet desde la vivienda familiar, el 70 por ciento desde el colegio y el 34 por ciento desde casas de amigos; por último, señala que el 72 por ciento de los niños entre 11 y 14 anos tiene abierto al menos un perfil en redes sociales.

Entre los usos que hacen de Internet, el estudio muestra que el 76 por ciento utiliza WhatsApp habitualmente, un porcentaje que alcanza el 78,5 por ciento si incluimos otros programas de mensajería gratuita como Line o WeChat; el 80 por ciento, escucha música; el 60 por ciento, busca información; el 38 por ciento se dedica a leer y enviar correos electrónicos; y el 23 por ciento, reconoce que publica fotos y vídeos en la red.

El informe apunta también a los peligros de Internet. Ene ste sentido, señala que su uso de forma inadecuada y sin control de adultos puede llevar a los menores a pasar conectados más tiempo del recomendable o a tener acceso a contenidos online no adecuados para su edad.

Además, destaca otros riesgos como el 'grooming' --término inglés con el que se conoce al hecho de quedar con personas desconocidas--, pues entre los jóvenes europeos de 12 a 18 años, un 63 por ciento reconoce que ha entrado en contacto alguna vez con una persona a la que no conocía a través de la red. De ellos, casi la mitad (45,7 por ciento) ha llegado a quedar con esa persona.

Otro de los problemas más comunes es el acoso online o cyberbulling, que han sufrido alguna vez el 21,9 por ciento de los jóvenes. En este aspecto, España es uno de los países europeos en los que menos porcentaje de niños lo sufren (el 4 por ciento de los menores); y son las chicas las que lo padecen más.