La banda ancha garantiza el desarrollo sostenible
21/06/2012
La Conferencia Río+20 menciona el papel catalizador de las TIC en su llamamiento a la acción.

Fuente:  www.redestelecom.es

La Comisión de la Banda Ancha para el Desarrollo Digital ha lanzado un llamamiento a los delegados en Río+20, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre desarrollo sostenible, para que reconozcan en las TIC los tres pilares de la sostenibilidad aplicada al desarrollo: crecimiento económico, integración social y sostenibilidad medioambiental.

En la declaración conjunta, los miembros de la Comisión de la Banda Ancha señalaron que se trata de una "tecnología fundamental que permitírá lograr un desarrollo sostenible, por lo que debería contar en futuros objetivos de dentro de este campo".

El Dr. Hamadoun Touré, secretario general de la UIT (Unión Internacional de Telecomunicaciones), declaró que las TIC "representan un momento decisivo de la evolución de la humanidad y tendrán su efecto en el desarrollo sostenible del planeta". Touré añadió que "la hoja de ruta que se está negociando en Río+20 debe reconcoer explícitamente el potencial de las TIC y la conectividad de banda ancha". Para Hamadoun Touré, la integración de todos a través de la banda ancha debe estar "totalmente incorporada en las estrategias que se definan en el marco de desarrollo internacional para después de 2015".

En esta corriente de opinión se sitúa también el informe The Broadband Bridge, publicado por el Grupo de Trabajo de la Comisión sobre Cambio Climático, donde insisten en el poder de las soluciones de gran evergadura que permite la conectividad de banda ancha. El estudio contiene ejemplos prácticos de cómo esta tecnología contribuye a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, mitiga los efectos del cambio climático y promueve la utilización eficaz de los recursos. Y es que la conectividad de banda ancha ofrece soluciones compatibles con el desarrollo sostenible, aumentando el desarrollo socioeconómico y mejorando la calidad de vida. Por si fuera poco, contribuye de manera decisiva a la transformación de varios sectores industriales como la energía, el transporte, la construcción o la sanidad, entre otros.