Bruselas propone que los usuarios tengan derecho a borrar su rastro en la red
26/01/2012
La Comisión Europea ha propuesto que se obligue a las páginas web que contienen datos personales -fotografías o vídeos incluidos- de ciudadanos europeos, que los borren de internet tras la petición de los propios usuarios.

Fuente:  www.cibersur.com  Fecha:  26.01.2012

La propuesta del "derecho al olvido"  ha sido presentada por la comisaria de Justicia y Derechos Fundamentales, Viviane Reding, que ha querido plasmar su vieja reivindicación de que los ciudadanos europeos tengan el derecho a 'borrar su rastro en internet' cuando lo deseen, aunque previamente hayan accedido a dar información sobre sí mismos colgando, por ejemplo, fotografías en las redes sociales.

'La protección de datos es un derecho fundamental pero a veces los ciudadanos ven como se les escapa de las manos', ha dicho Reding ante la prensa.

Esta es la primera de las propuestas presentada por la comisaria europea para actualizar la ley europea de protección de datos, una legislación que data de 1995, antes de la popularización de la red.

La nueva legislación propuesta por Bruselas, que necesitará el visto bueno de los gobiernos de los Veintisiete y del pleno de la Eurocámara, facilitará a los ciudadanos borrar la información que aparece de ellos en buscadores como Google o en redes sociales como Facebook.

La comisaria ha destacado la necesidad de poner al día la legislación sobre protección de datos dado que 'cuando se aprobó la última, en 1995, solo un 1 % de los europeos se comunicaba habitualmente por internet. Hoy es el 97 %', ha dicho.

La iniciativa pretende que exista un solo mercado digital para usuarios y empresas, y una sola ley para los Veintisiete en términos de protección de datos.

Además de mejorar los derechos de los usuarios, la iniciativa también pretende simplificar la legislación para las empresas de telecomunicaciones que operan en la UE.

'El mercado digital europeo no vuela tan alto como podría porque las empresas tienen que pensar en veintisiete legislaciones distintas', ha señalado Reding.

Por ello, la medida prevé que exista un futuro conjunto único de normas de protección de datos y que se eliminen 'requisitos administrativos innecesarios' que permitirán ahorrar 2.300 millones de euros al año a las compañías, ha explicado.

Hasta ahora, las empresas tenían que notificar sus actividades de protección de datos a los supervisores nacionales.

A partir de ahora, solo tendrán que hacerlo a una única autoridad, y no a veintisiete distintas.

Esta 'ventanilla única' de datos personales facilitará las cosas a las empresas 'pero también a los ciudadanos que quieran denunciar abusos', ha dejado claro Reding.

En casos de incumplimiento por las compañías de sus obligaciones de protección de datos, las empresas deberán hacer frente a sanciones de hasta 1 millón de euros o el 2 % del volumen de su negocio.