El Centro Común de Investigación analiza la interacción en Internet
30/11/2009
El Instituto de Prospectiva Tecnológica (IPTS) del Centro Común de Investigación (JRC) ha publicado un informe que afirma que la expansión de la Web 2.0 brinda a los usuarios de Internet la posibilidad de influir en gran medida en cómo se diseñan y utilizan los productos y servicios tanto comerciales como públicos.

Fuente: http://euroalert.net  Fecha: 30.11.2009

La Web 2.0, término acuñado para referirse a la "segunda generación" de la Red de Redes, se caracteriza por ofrecer aplicaciones con contenidos generados por los propios usuarios (como los blogs y los sitios de las redes sociales) y por la computación en nube, que permite el almacenaje de datos y aplicaciones en servidores Web y el acceso a los mismos con un navegador.

El informe, titulado "Repercusiones de la computación social en la sociedad de la información y la economía de la UE", ha sido elaborado por el Instituto de Prospectiva Tecnológica (IPTS) del Centro Común de Investigación (JRC), e indica que en 2008 el 41% de los usuarios de Internet participaban en "actividades de computación social" a través de sitios de interacción social como los blogs, los juegos en línea para múltiples jugadores y los portales de intercambio de fotos y vídeos como YouTube.

El fenómeno de las redes sociales cambia las formas cotidianas de comunicarse y relacionarse y también podría contribuir decisivamente al aumento de la participación ciudadana en los debates de índole sociopolítica.

El informe hace hincapié en que la computación social está cambiando la vida cotidiana de la gente a medida que ésta acude a sitios web de interacción social para participar en programas de formación extralaborales y ampliar sus conocimientos y habilidades, unirse a organizaciones de contenido político y medioambiental en Internet y participar en recogidas de firmas virtuales y debates de temática política y social. La creciente participación en redes informáticas de contenido social o comercial trae consigo la posibilidad de que la gente participe más en su entorno social, lo cual podría ser beneficioso para grupos propensos a padecer exclusión social como los inmigrantes.

El informe asegura que, a diez o veinte años vista, la computación social tendrá repercusiones de gran calado en múltiples vertientes de la vida, entre ellas la innovación y el desarrollo de nuevos productos y servicios, y potenciará la competividad de las empresas, ya que éstas podrán valerse de las redes sociales en Internet para publicitarse a sí mismas, sus productos y sus valores éticos. Asimismo, una mayor participación del ciudadano en la vida pública social puede favorecer la transparencia de los procesos de la Administración y depositar más poder en la gente.

Por otra parte, el informe también señala los riesgos que suscita el incremento de la computación social, entre ellos la nueva "brecha digital" que separa a los que poseen los conocimientos y las habilidades para sacar partido a estos recursos y al resto de la sociedad. Además se alude a la aparición de nuevas amenazas a la seguridad y la intimidad que plantea la ingente cantidad de información personal que se confía a estas redes sociales.