Un cibercentro protegerá a la UE contra el crimen en Internet
29/03/2012
La Comisión Europea estableció el miércoles los planes para un centro con el que combatir la actividad ilegal en Internet y proteger a la Unión Europea contra el cibercrimen, un sector de rápido crecimiento que cuesta unos 380.000 millones de dólares (unos 284.000 millones de euros) anuales a las empresas mundiales.

Fuente: http://www.cibersur.com  Fecha: 29.3.2012

Se espera que este centro, que tendrá su sede en Holanda, esté en marcha desde enero de 2013, a la espera de la aprobación de la autorización presupuestaria por parte de Europol, la oficina de policía europea, que tiene su sede en La Haya.

Propuesto por la Comisión, se centrará en el fraude implicado en los robos en Internet de datos bancarios y de tarjetas de crédito, y trabajará para coordinar la protección de las empresas y los ciudadanos europeos de la delincuencia organizada en la Red.

'A medida que crece la parte 'online' de nuestra vida diaria, el crimen organizado va detrás', dijo la comisaria para Asuntos de Interior, Cecilia Malmström, cuando presentó la propuesta el miércoles en Bruselas.

Alrededor de un tercio de los 500 millones de ciudadanos hacen operaciones bancarias en línea, y unos 8.000 billones de dólares cambian de manos a nivel mundial cada año en el comercio electrónico, dijo la Comisión.

Las noticias sobre ciberdelincuencia crecen cada año, y los grupos de piratas informáticos desarrollan métodos cada vez más ingeniosos para sortear los sistemas de seguridad y los cortafuegos corporativos.

El fraude en Internet está valorado en hasta 388.000 millones de dólares (unos 290.000 millones de euros) anuales en todo el mundo, según un informe del proveedor de antivirus Norton.

En 2011, los expertos en seguridad de McAfee revelaron la mayor serie de ciberataques de la historia, con la infiltración en las redes de 72 organizaciones mundiales, entre las que se encontraba la ONU, el Comité Olímpico Internacional y el Gobierno estadounidense.

El martes, el comité de libertades civiles del Parlamento Europeo aprobó una ley que convierte en delito los ataques a los sistemas de tecnologías de la información, con una pena de al menos dos años de cárcel.